Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

La falta de agua es un factor estresante para los árboles urbanos

Compartir en redes sociales:

Un estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE.UU.) concluyó que los árboles urbanos pueden sobrevivir bastante bien al aumento del calor y las plagas de insectos, a menos que tengan sed. 

Túnel de Árboles en Medellín

La falta de agua es un problema cada vez más latente en los centros urbanos. Y lo es, en particular, para los individuos arbóreos, elementos esenciales de los ecosistemas de las ciudades. La insuficiencia de agua no solo daña los árboles, sino que permite que otros problemas tengan un efecto desproporcionado en los árboles en entornos urbanos, de acuerdo con un estudio publicado hoy por la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE.UU.).

“Vimos algunos árboles urbanos vibrantes cubiertos de insectos escamados (cocoideos), pero también vimos otros árboles urbanos claramente estresados ​​y luchando contra esos insectos”, señala Emily Meineke, investigadora postdoctoral en Harvard y autora principal de este estudio sobre el tema. “Queríamos saber qué permitió a algunos árboles lidiar con estas plagas con mucho más éxito”, agregó.

“Esto es importante porque los árboles necesitan crecer para realizar valiosos servicios ecosistémicos, como eliminar contaminantes del aire y almacenar carbono”, dice Steven Frank, profesor asociado de entomología en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y coautor del estudio.

Como es extremadamente difícil diseñar un estudio de campo que aborde estas preguntas sobre el papel de diversas variables ambientales, dados todos los factores no controlados en un entorno urbano, entonces, los investigadores usaron datos de campo y experimentos de laboratorio controlados.

Los investigadores recogieron datos detallados sobre 40 sauces urbanos (Quercus phellos) en el transcurso de dos años. Los datos incluían la temperatura, el estrés hídrico de los árboles y la densidad de los insectos escamados. Estos insectos (especies de Parthenolecanium) son plagas de árboles bien conocidas.

Pero los investigadores también realizaron experimentos de laboratorio utilizando árboles jóvenes de sauces. En estos experimentos, los investigadores manipularon tres variables al crecer los robles de sauce: la temperatura, el agua y la presencia de insectos de escamas.

Los científicos hallaron que las temperaturas más altas podrían tener un efecto positivo en el crecimiento de los árboles, siempre y cuando los árboles tuvieran agua adecuada. Y los insectos de escamas tenían poco o ningún efecto adverso en los árboles si los árboles no tenían estrés hídrico.

Los autores también encontraron que el estrés hídrico limitaba el crecimiento de los árboles por sí solo. Pero el aumento de insectos o de calor, cuando se combina con el estrés hídrico, tuvo un efecto multiplicador, reduciendo el crecimiento mucho más que el estrés hídrico o los insectos de escamas por separado.

“Esto nos dice que las estrategias de gestión destinadas a aumentar la hidratación de los árboles en las ciudades pueden reducir los efectos adversos de los tres factores estresantes clave”, afirma Meineke. “Y es probable que sea cada vez más importante ya que la poca disponibilidad de agua, la temperatura y la abundancia de plagas se ven afectadas por una mayor urbanización y el cambio climático”.

Emily Meineke, investigadora de la Universidad Estatal de Carolina del
Norte y líder de este estudio. Foto: Tyler Andrews

“Por ejemplo, los planificadores urbanos podrían diseñar paisajes urbanos que retengan las aguas pluviales en la vegetación, invertir en estrategias de hidratación, como la calidad del suelo y el volumen del suelo, y plantar árboles y genotipos resistentes a la sequía en las partes más cálidas de sus ciudades”, asegura Frank.

“En el futuro, tenemos mucha curiosidad sobre la prevalencia del estrés hídrico en los árboles urbanos a nivel mundial, y si esto lleva a problemas similares con respecto al impacto de las plagas de árboles”, dice Meineke. “De ser así, una mejor hidratación de los árboles podría convertirse en una prioridad muy alta para la gestión forestal urbana”.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados