Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Aumento de la hora de la rumba contribuye al deterioro de los ambientes en los barrios de Cali, Colombia

Compartir en redes sociales:

El aumento de la hora de la rumba de 2 a 4 AM, sin control estatal ha contribuido al deterioro de los ambientes en los barrios: más ruido, ventas ambulantes, microtráfico, prostitución, congestión vehicular, peleas, asociados a la rumba.

Hisilicon Balong

Uno de los factores de violencia en las sociedades contemporáneas es la ausencia del poder regulador del Estado en la vida de los ciudadanos, pues estos, sin el respaldo y protección de un organismo arbitral, deben enfrentar con sus mínimas capacidades e inteligencia a fuerzas económicas y de alto poder de subyugación que se apropian de los territorios y los tiempos urbanos.

En la ciudad de Cali, bajo la administración del Señor Armitage, se aumentó la hora de la rumba de 2 de la madrugada, cuyo límite era antes este, a las 4 am, dos horas más, que desde sus cálculos económicos, favorecen el crecimiento de la ciudad, pero que en términos de convivencia, seguridad y respeto para los espacios y tiempos de los ciudadanos, es una verdadera agresión. Pues una medida de estas debería estar acompañada de rigurosos controles y seguimientos por parte de los organismos municipales del estado para salvaguardar el derecho de los ciudadanos no partícipes de las actividades nocturnas de la rumba a un buen descanso, sueño, tranquilidad y recuperación de sus fuerzas físicas y mentales, en pos de continuar con sus actividades humanas regulares.

Pero la intromisión en los barrios y sectores tradicionalmente residenciales de múltiples negocios asociados con la rumba, como bares, estancos de licores, discotecas, cenaderos, restaurantes, etc, traen una cantidad de efectos colaterales que afectan la convivencia y el descanso de los ciudadanos ajenos a esta actividad. Las calles se llenan de automóviles y motos que invaden con su ruido, nuevos sujetos que fungen como cuidadores de carros se apropian de vías y andenes, vendedores de chicles y cigarrillos (algunas veces con expendio de psicotrópicos) deambulan de esquina a esquina, los usuarios de bares y discotecas “alegran” con sus exclamaciones la entrada y salida de los establecimientos, llegan las peleas de borrachos y drogados, peleas de pareja, más adelante llegan los y las trabajadooras sexuales a captar clientes, más el ruido propio de la música de cada establecimiento.

Esto ha sucedido en los últimos años en la ciudad de Cali, sin que organismos como el Dagma (supuestamente encargado de gestionar el medio ambiente de la ciudad), la Policía, Secretaría de Salud y Gobierno logren controlar la situación para garantizar los derechos de los ciudadanos que no quieren participar de este nuevo renglón económico; las calles de estos otrora barrios residenciales se han convertido en múltiples zonas rosa que nadie regula.

Cuando los ciudadanos, cansados de llamar a la policía, al tránsito y al Dagma, no reciben apoyo del estado, deben enfrentarse con sus mínimas fuerzas a esos buldozers económicos y con respaldo muchas veces armado, para ser finalmente humilados ante sus peticiones. Sólo les queda soportar este nuevo “medio ambiente” o desplazarse “voluntariamente”. Y cuando llegan ocasionalmente las patrullas policiales estos son recibidos amablemente por los propietarios de los establecimientos mostrándoles todos sus permisos en regla.

Lo cierto es que se sigue comprobando, como ha sucedido en gran parte de la historia de la violencia en Colombia, que la ausencia del estado en las más mínimas necesidades de sus ciudadanos genera mayores niveles de intolerancia y abusos. Tendría la palabra el señor Armitage para corregir esto en Cali.

 

Compartir en redes sociales:

0
0

Este es un espacio de cocreación libre e independiente. Las tesis, los argumentos, las opiniones expresadas aquí reflejan los puntos de vista de los autores y no comprometen el pensamiento ni la opinión del equipo editorial de LA Network. Uno de nuestros principios es la pluralidad y la practicamos con convicción.

¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen