Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Ciudades de Colombia y Brasil, las de peor tráfico en América Latina

Compartir en redes sociales:

De acuerdo con los resultados del Índice Global de Congestión Vehicular desarrollado por la firma investigadora INRIX, São Paulo, Bogotá, Ciudad de México, Medellín y Río de Janeiro son las cinco ciudades con mayor congestión en la región.

Ciudades de Colombia y Brasil, las de peor tráfico en América Latina
Para América Latina, la investigación revela cómo las ciudades más congestionadas están en Colombia y Brasil.

Los resultados del Índice Global de Congestión Vehicular INRIX 2017 demuestran, en concepto de sus investigadores, que la congestión ya no es solo un fenómeno global sino que generalmente va en una sola dirección: hacia arriba.

El estudio, presentado por primera vez en 2016, usa big data al aprovechar 500 terabytes de información de 300 millones de fuentes diferentes que cubren más de 5 millones de kilómetros de carreteras, combinados con otras fuentes como estacionamiento mundial, consumo de combustible, transporte público e información meteorológica, entro otros ítems.

Aunque existen estudios e índices similares como el TomTom Traffic Index, el INRIX 2017 Traffic Scorecard es el estudio de esta clase más grande y detallado hasta la fecha. Incluye datos sobre 1360 ciudades en 38 países que abarcan más de 250.000 kilómetros cuadrados de carreteras y se centra en la congestión en todos los momentos del día y de la semana.

Para América Latina, la investigación revela cómo las ciudades más congestionadas están en Colombia y Brasil, lo que coincide con los  resultados del Ranking Latinoamericano de 100 Ciudades Fatales presentado por LA Network a fines de 2017 y que también tiene a estos dos países como los que presentan mayor mortalidad vial en sus ciudades.

La ciudad de São Paulo es la primera latinoamericana del Índice INRIX en la posición número 4 (subió dos puestos en relación con 2016), en la que sus habitantes gastan 86 horas al año en trancones y con una tasa de congestión del 22 %. La segunda latinoamericana es Bogotá en el puesto 6 (bajó una posición) y donde sus habitantes pasan 75 horas al año en la congestión vehicular y con una tasa promedio de 30 %.

Ciudad de México se ubica en el puesto 16 con 58 horas al año en atascos pero vale resaltar que estaba en el puesto 12 en 2016, lo que significa una leve mejora. Mientras tanto, Medellín es la cuarta ciudad de la región en la posición 18  y la de peor resultado (subió 8 puestos) con 57 horas pérdidas al año en trancones. La quinta ciudad es Río de Janeiro, que se ubica en la posición número 24 con 51 horas perdidas al año.

Colombia aporta 8 ciudades en las primeras 100 posiciones de este estudio. Son ellas: Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Cali, Pasto, Villavicencio, Barranquilla y Pereira. Mientras que Brasil aporta entre las primeras 100 a São Paulo, Rio de Janeiro, Belem do Para, São José, Salvador y Recife.

Ya en el nivel mundial, las tres ciudades con peor tráfico son, de acuerdo con este estudio, Los Angeles (EE.UU.) con 102 horas perdidas en el tráfico al año, Moscú (Rusia) con 91 y Nueva York (EE.UU.) también con 91 horas.

Sin duda uno de los temas más sensibles es de los costos económicos que generan estas congestiones y que pueden dividirse en dos tipos: directos e indirectos. Los costos directos son asumidos puntualmente por el conductor del automóvil mediante el uso de las carreteras en la congestión e incluyen el valor o el costo de oportunidad del tiempo que gastó innecesariamente en la congestión, más el costo adicional de combustible y el costo social y ambiental de las emisiones liberadas por el vehículo. Los costos indirectos son asumidos por los hogares a través del aumento en los precios de los bienes y servicios debido a la congestión que enfrentan las empresas.

El equipo de investigación de INRIX cuenta con investigadores en Europa y América del Norte, y está compuesto principalmente por economistas, especialistas en políticas de transporte y científicos de datos con experiencia académica.

Un detalle que vale la pena destacar del informe 2017 es que las ciudades que evidencian mejoras en su movilidad son aquellas en las que los proyectos de obras públicas o mejoramiento vial han finalizado, lo que trae dos beneficios: lo primero y más importante es la utilidad de las vías en la mejora de la movilidad y lo segundo, que la obras en sí mismas suelen empeorar la congestión y finalizar su construcción proporciona un alivio a los automovilistas locales.

Compartir en redes sociales:

0
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios