Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Urbam – eafit – superior
Donar

Ciudades limpias, un reto para todos

Compartir en redes sociales:

El trabajo del colectivo venezolano Ecoreto busca que los ciudadanos participen y con ellos, avanzar en propuestas que permitan una mejor ciudad, más limpia y con respeto hacia sus ecosistemas.

Ciudades limpias, un reto para todos
San Cristóbal, estado venezolano de Táchira.

¿Qué estás haciendo por el pedacito de tierra que te tocó? En Latinoamérica el aumento de basuras sigue siendo obstáculo para el desarrollo, y de acuerdo con el más reciente informe publicado por ONU Medio Ambiente, un tercio de todos los residuos urbanos generados en la región aún terminan en basurales a cielo abierto o en el medio ambiente.

Según el mismo reporte, cada latinoamericano genera un kilo de basura al día y la región en su conjunto, unas 541 000 toneladas, afectando la salud, el agua, el aire y los suelos.

Ante este panorama, que no exime a ninguna ciudad latinoamericana, en San Cristóbal, en el estado venezolano de Táchira, nació Ecoreto, un emprendimiento con intereses ambientales, que desde 2016, de la mano de un grupo de jóvenes profesionales con formación en el tema ambiental, comenzó a llevar a cabo actividades para fomentar la gestión integral de los residuos y desechos sólidos,

El grupo se concentró en la separación de los residuos reciclables, buscando integrar a los que consideran los cuatro grandes responsables en el tema: comunidades, organismos públicos, instituciones educativas y empresas privadas; logrando así activar para cada uno, estrategias particulares.

“El objetivo: desarrollar un sistema que fomente el reciclaje, desde lo administrativo, operativo y legal. Desde una red de puntos verdes, centro de acopio, rutas selectivas de reciclaje, hasta propuestas de ordenanzas y asesorías”, destaca Ronny Chacón, responsable del Sistema Ecoreto.

Y lo cierto es que la ciudad necesita más que nunca de iniciativas ciudadanas como Ecoreto, ya que el pasado 14 de noviembre fue declarada la alerta sanitaria, ante las dificultades que tienen en la recolección de la basura: menos recursos para esta labor por la crisis económica, menos carros recolectores (de 27 a 15 camiones) y un abandono total del Gobierno nacional, por ser la actual alcaldía de San Cristóbal, oposición al régimen de Maduro. Resultado: hoy la ciudad está invadida por la basura.

Conciencia, educación y acción por la sostenibilidad

La labor de Ecoreto ha buscado siempre que los ciudadanos participen y con ellos, avanzar en propuestas que permitan una mejor ciudad, más limpia. Este propósito, ha llevado a que se realicen talleres de formación y capacitación, jornadas de Puntos Verdes, Centro de Acopio, Rutas Selectivas, crecimiento de la mano de comunidades organizadas y alianzas con empresas recicladoras que han confiado en la propuesta.

Gráfica: Ecoreto.

“Los Puntos Verdes son un espacio que se convierte en jornadas, en un aula abierta donde se recibe y se enseña cómo separar, qué se recibe, como comenzar desde casa, responder dudas, recibir sugerencias, enlaces con empresas”, agrega Chacó.

Esa intención de integración con la sociedad ha sido compleja, pero gratificante, como lo destaca el mismo Ronny Chacón. Sin embargo, el tiempo ha puesto la buena voluntad de Ecoreto en su lugar, y los ciudadanos le han dado el espacio que se merece una apuesta por ciudades más amigables con el entorno natural.

“Poco a poco las personas han ido respondiendo. Ha sido difícil, ya que hablamos de generar un hábito, cambiar una mala costumbre de comprar-usar-botar”, explica Chacón.

De otro lado, a esta labor que cuesta interiorizar en los ciudadanos, se le debe sumar la situación política que vive Venezuela y que no propicia vínculos ni apoyos de parte de la institucionalidad. Todos estos obstáculos hacen de Ecoreto una quijotada verde.

“Nuestra mecánica involucra alianzas con empresas recicladoras. Somos independientes, no tenemos financiamiento de organismos ni instituciones. Se ofició a diferentes organismos, Gobernación, alcaldías, pero no se ha tenido el apoyo correspondiente”, sostiene el responsable del Sistema Ecoreto.

Persistencia, una necesidad por ciudades verdes

Algo que ha dado credibilidad y confianza al proyecto de Ecoreto es la constancia, el permanecer con actividades de puntos verdes, talleres de formación a comunidades y empresas, y desde julio de este año, contar con una red piloto de puntos verdes en residencias/urbanizaciones (8 puntos) y locales comerciales (2 puntos), que gracias al proyecto empezaron a separar sus residuos teniendo beneficios de manera inmediata, en lo ambiental, social, cultural y económico.

Foto: Archivo LA Network

Igualmente, en las próximas semanas esperan estar trabajando en Centros de Acopio para recibir de manera continua los residuos sólidos y así seguir brindando las opciones para tener una mejor ciudad. “Hasta el momento ya tenemos constancia con los puntos verdes, donde recibimos papel, cartón, vidrio y plástico, materiales reciclables, para así ayudar a reducir lo que es dispuesto al aseo”, agregan.

Este recorrido de dos años, como ellos mismos lo afirman, ha requerido inversión de tiempo, horas laborales, desgaste de vehículo, el mismo desgaste mental, “sobre todo al ver la posición de organismos públicos sobre la materia que aún en conocimiento de sus competencias, ha sido insuficiente su accionar”. Pese a ello, Ecoreto sigue avanzando y mantiene la voluntad, a pesar de los fracasos y desaciertos que han tenido, pero conscientes de la importancia de su labor.

“A futuro nos vemos como un Sistema Ecoreto que sea modelo y demostrar que sí se puede hacer gestión ambiental en Venezuela. Comenzamos con recursos del sueldo normal de un profesor (es muy bajo), pero hemos tenido constancia. En marcha seguir desarrollando el sistema, generar empleo”, finaliza Chacón.

La visión de Ecoreto, de que “si somos parte del problema debemos ser parte de la solución”, les permite no solo hablar de cambiar el mundo, sino que les posibilita, “desde el pedacito que nos tocó”, hacer parte del impulso por ese cambio.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios