Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

'Gastamos mucho en seguridad pública pero lo hacemos de forma ineficiente': Robert Muggah

Compartir en redes sociales:

El investigador canadiense Robert Muggah es quizás una de las personas que más sabe sobre criminalidad y violencia en América Latina. En 2011 fundó el Instituto Igarapé en Río de Janeiro, un think tank reconocido en todo el mundo por sus investigaciones en materia de seguridad. LA Network dialogó con Muggah justamente sobre las causas de la violencia en la región y las posibles acciones para disminuirla.  

Robert Muggah, investigador canadiense y co-fundador del Instituto Igarapé. Foto: Fundación SecDev

Cada hora 4 personas son asesinadas en México. Esto significa 90 personas al día. En las ciudades centroamericanas la violencia es de una magnitud similar, al punto que ha provocado la más reciente caravana migrante hacia los Estados Unidos que tiene enfurecido al presidente Donald Trump. Lo cierto es que los habitantes de Honduras, El Salvador y Guatemala, no aguantan más la presión de las pandillas, del crimen organizado en sus principales urbes. En Brasil, el nuevo gobierno de Jair Bolsonaro, sin empezar, ya legitima a través de su discurso la acción de las milicias parapoliciales en las zonas urbanas, lo que resultará en mayor violencia pronostican los expertos. Y para sumar al escenario inquietante del vecindario, una ciudad como Medellín (Colombia), que venía ganando la batalla contra la violencia, ya lleva tres años seguidos viendo crecer las cifras de homicidio. En conclusión: Latinoamérica sigue sin poder tramitar de manera efectiva una violencia que ya parece estructural.

Ver: 43 de las 50 ciudades con mayor violencia homicida del mundo están en América Latina y el Caribe 

Robert Muggah conoce muy bien esta realidad latinoamericana. Es co-fundador del Instituto Igarapé y la fundación canadiense SecDev, organizaciones reconocidas por su trabajo sólido en seguridad, ciudades frágiles, control de armas y migración. Es además integrante del comité consultivo del Parlamento Mundial de Alcaldes y fue nombrado asesor del Foro Económico Mundial para la revisión de la Agenda para el Futuro de las Ciudades y la Urbanización. LA Network dialogó con él para entender mejor el contexto de esta violencia en Latinoamérica y su posible solución.

¿Primero, por qué decidió crear el Instituto Igarapé en Brasil y por qué centrarse en la seguridad y la violencia?

América Latina es, desafortunadamente, una de las regiones más violentas del mundo. Y lo que inquieta aún más es que las cosas están empeorando. En este momento, la tasa regional de homicidios es de aproximadamente 22 por 100.000 y se incrementará a 35 por 100.000 para 2030 si no hacemos nada al respecto, y eso sin contar que los niveles de impunidad están fuera de las listas. Tenemos 43 de las 50 ciudades más violentas del mundo aquí en América Latina y, sin embargo, sigue siendo un tema que se trata de una forma banal, se ha normalizado, la gente ha aceptado esta idea de que somos intolerables, una sociedad violenta. En ese sentido, el Instituto Igarapé fue creado como una forma de llamar la atención sobre las tendencias subyacentes que están causando esta violencia, para empoderar a los políticos en los niveles nacionales y en las ciudades para que piensen en la prevención, en la reforma policial, la justicia penal y desarrollen nuevas tecnologías para ayudar a empoderar a los ciudadanos, para que así tengan más enfoques de seguridad centrados en los ciudadanos, así como el diseño de tecnología, herramientas y plataformas gubernamentales para los gobiernos. Trabajamos en toda el espectro porque la seguridad es un problema integrador.

Pandillero Mara en San Salvador. Foto: ES James – Shutterstock

Así es, se cree que la solución a la violencia es solo policial o de políticas de seguridad…

No se trata solo de hacer cumplir la ley, también se trata de salud pública, educación, diseño urbano y renovación, de nuevas tecnologías. Así que, por supuesto, trabajamos en temas de seguridad ciudadana con este enfoque, donde Colombia fue un pionero con Antanas Mockus, Sergio Fajardo, Peñalosa y todos estos maravillosos alcaldes de Colombia. También trabajamos en la reforma de la justicia penal y la reforma de la política de drogas, que es la gran parrilla en la sala, no solo en Colombia sino en América y en muchas otras partes donde todavía tenemos políticas bastante retrógradas cuando se trata de drogas. También trabajamos en cómo tener ciudades seguras, porque el 80 % de la población de América Latina vive en ciudades y, por lo tanto, la seguridad debe comenzar en la ciudad. Trabajamos con nuevas tecnologías, derechos digitales y privacidad, a medida que nuestras ciudades se vuelven más conectadas y donde ya el Internet de las Cosas (IoT) se convierte en la norma. Ya hay problemas relacionados con la protección de datos, quién es el propietario de los datos, cuánto tiempo se retienen los datos, cuándo se destruyen los datos, cuáles son las libertades civiles asociadas con los datos. Todas estas preguntas son fundamentales, aunque tal vez no se hayan abordado tan ampliamente en América Latina como en otras partes del mundo. Y estamos trabajando en la paz y la seguridad internacionales.

Según su experiencia y sus investigaciones, ¿por qué la violencia persiste en América Latina?

Podemos ver la violencia como multifactorial. A menudo, tenemos nuestra propia teoría de ruta de lo que es el elemento principal, pero estadísticamente hablando, hay 4 o 5 elementos claves que son recurrentes en el tiempo y el espacio. El primero es la desigualdad de ingresos. Cuanto mayor sea la desigualdad en una ciudad o un barrio, es más probable que veas violencia y América Latina tiene 10 de los 15 países más desiguales del mundo. El segundo gran problema es el desempleo juvenil. El aumento del 1 % en el desempleo juvenil se traduce en un aumento del 0.3 por ciento en la violencia homicida. Los jóvenes que carecen de acceso a medios de educación significativos (con una demografía de entre 15 y 29 años) a menudo son los que tienen más probabilidades de ser asesinados o estar involucrados en la comisión de la violencia. Los factores tres y cuatro son la urbanización y la informalidad. Pero no es tanto la urbanización en sí misma, sino la velocidad y la naturaleza no regulada de la urbanización que contribuyen al desorden social en muchas comunidades, reducen las relaciones de transacción y el capital social entre las personas y pueden dar como resultado la violencia homicida. También tenemos una gran cantidad de informalidad en las ciudades latinoamericanas. Casi el 25 % de los latinoamericanos (120 millones de personas) vive en barrios marginales, favelas o comunas. Esto perpetúa la desigualdad. Y no es tanto que vivas en un barrio pobre lo que te vuelve violento, es el hecho de que vives en una situación desigual, con pocas oportunidades de salir adelante. Y el quinto factor, por supuesto, es la impunidad y la debilidad institucional. Por ejemplo, la policía y las instituciones de justicia en América Latina son extremadamente débiles, tenemos el 95 % de los homicidios que no resultan en una condena. Tenemos enormes tasas de encarcelamiento, encarcelamos a muchas personas, y sabemos que las prisiones son escuelas de crimen en América Latina, especialmente en Centroamérica, Brasil, Colombia y México. Entonces tenemos este gran desafío y gastamos mucho en seguridad pública, pero gastamos de forma ineficiente.

Robert Muggah en su conferencia TED sobre ciudades frágiles en septiembre de 2017. Foto: TED

También hay causas próximas

Alcohol. El 50 % de las víctimas y los perpetradores superan el límite legal de alcohol en la sangre en el punto de homicidio o perpetración, por lo que el alcohol es un gran problema. Las pequeñas estrategias diseñadas para minimizar el acceso al alcohol en ciertas áreas y en ciertos momentos, como se ha experimentado en Colombia, Brasil y otros países del mundo, han generado resultados realmente positivos.

Las drogas. Y no tanto las drogas como el consumo, sino los beneficios que generan esas drogas a la delincuencia. Tendemos a tener un enfoque punitivo muy represivo de la política de drogas que perpetúa la estigmatización de los delincuentes de bajo nivel, pero no perseguimos a los grandes criminales o lo hacemos violentamente, y esto perpetúa el desequilibrio constante en los mercados ilegales.

Y finalmente, disparar armas. Los homicidios latinoamericanos se cometen abrumadoramente con armas. El 75 % de todos los homicidios en América Latina están relacionados con armas.  Entonces, cuando tienes más violencia con armas, generalmente tienes más homicidios. Y estas no son solo armas de los Estados Unidos o China, también hay armas que se producen localmente. En Brasil, más del 75 % de las muertes por armas de fuego son con armas de fabricación brasileña.

En Igarapé han trabajado el Índice de Ciudades Frágiles ¿Cómo puede este índice ayudar a reconocer y resolver el problema?

Tendemos a ver el mundo a través de la lente de los estados nacionales, y aún estamos atrapados en un paradigma de soberanía nacional y de comprensión de nuestros asuntos globales a través de los estados nacionales. Entonces, como resultado, no es sorprendente que durante los últimos 100 a 150 años hemos desarrollado datos bastante buenos sobre lo que está sucediendo en el nivel nacional. Piense en el Índice de Desarrollo Humano, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los ODS o todo el tipo de mediciones que se realizan. Sin embargo, no sabemos mucho sobre nuestras ciudades, aunque ahora somos una población urbana. Y eso es probablemente porque la urbanización ha ocurrido tan rápidamente en los últimos 50-60 años. Pasamos de ser 30 % urbanos a 54 % urbanos, y las ciudades de alguna manera han sido casi invisibles en el panorama global, aparte de algunas de las principales grandes ciudades globales. Por lo tanto, en la última década y media o dos décadas se ha intentado aumentar la calidad de los datos en las ciudades, pero esto todavía se ha centrado en las ciudades occidentales de Europa y América del Norte y en algunas ciudades de Asia. Comenzamos hace un par de años a trabajar con la ONU, el Banco Mundial y algunos otros para elaborar un mapeo de ciudades de todo el mundo, y reunimos una recopilación de datos sobre 2.100 ciudades durante un período de 15 años para probar, para trazar el tipo de riesgos que hacen que las ciudades sean más frágiles, más volátiles, más turbulentas, más vulnerables y qué podría hacerlas más resistentes. Se identificaron a través del proceso de investigación 11 métricas clave y las agrupamos en un índice compuesto muy simple para tratar de medir los cambios relativos en el tiempo. Y no es tanto su puntaje, es el cambio que creo que es más interesante: ¿Está pasando de ser más o menos frágil a ser más o menos resistente?… el punto era dar un panorama, comprender la variación, la heterogeneidad para comenzar a tener una conversación. Así que utilizamos esto como una forma de abrir la conversación con los alcaldes para que puedan ubicarse dentro de sus vecindarios, pero también en el nivel mundial para ver cómo se están desempeñando.

Ver: “Instinto de vida”: ciudades latinoamericanas contra el homicidio 

Finalmente, para Robert Muggah el camino para la solución de la violencia en Latinoamérica tiene que trazarse mediante estrategias de prevención. Incluso en los propios países las mediciones ciudadanas reportan un mayor apoyo para las intervenciones preventivas que para la “mano dura”. “Estos puntos de vista esperanzadores están respaldados por la evidencia. La campaña Instinto de Vida ha identificado una serie de medidas que han evitado con éxito que ocurran más homicidios. Estas incluyen estrategias basadas en la disuasión focalizada en los crímenes más violentos, las intervenciones en “puntos calientes”, la regulación responsable de las armas de fuego y municiones, y la prevención de la reincidencia”, señala el investigador. Como bien lo sentenció en una columna periodística: “Si los Gobiernos latinoamericanos van a avanzar en la reducción del homicidio, harían bien en atender las sugerencias de sus propios ciudadanos”.

Compartir en redes sociales:

4
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros