Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Idea – Banner superior general
Donar

LA

Network

Equipo editorial Medellín - Colombia
Editor
¿Te gustó este contenido? Apoyar a este autor

Las ciudades que definen un enfoque preciso de cómo adaptarse al cambio climático obtienen más beneficios

Compartir en redes sociales:

A medida que las ciudades de EE.UU. comienzan a planificar su adaptación a los impactos del cambio climático, los encargados de la toma de decisiones locales se enfrentan a la dificultad de cómo comenzar. Una investigación de la Universidad de Kansas (EE.UU.) da pautas, que pueden ser tenidas en cuenta por otras ciudades del mundo.

Inundaciones, uno de los casos de desastre más frecuentes en el mundo.

Un nuevo estudio liderado por un investigador de planificación urbana de la Universidad de Kansas arroja luces sobre las ventajas y desventajas de adoptar un enfoque limitado centrado en las conexiones entre adaptación al cambio climático y reducir los riesgos de peligros como los huracanes o adoptar un enfoque mayor que amplía la gama de funciones de la ciudad.

“Los impactos del cambio climático serán profundos, forzando cambios en el transporte, la vivienda, la gestión de emergencias y muchos otros temas de nuestra vida cotidiana, y las ciudades necesitarán estrategias holísticas”, dijo Ward Lyles, profesor asistente de planificación urbana en la Escuela de Asuntos Públicos y Administración de la Universidad de Kansas.

Sin embargo, la investigación de Lyles identifica una paradoja: “las ciudades que comienzan con un enfoque más restringido como parte de la planificación de peligros naturales parecen sentar una base más sólida. Mientras tanto, las ciudades que comienzan abordando el rango integral del clima y los impactos relacionados pueden carecer del enfoque necesario para abordar de manera sólida los impactos del cambio climático, como las inundaciones y las tormentas severas.”

Lyles y sus coautores en su estudio reciente publicado por el Journal of Environmental Planning and Management identificaron 51 ciudades de EE. UU. que habían adoptado planes de adaptación al cambio climático. Estos planes abordan específicamente peligros y posibles efectos negativos del cambio climático, tales como inundaciones. Por el contrario, los planes de mitigación del cambio climático buscan modificar o frenar los factores que contribuyen al cambio climático, como la emisión de gases de efecto invernadero, la mayoría procedentes de vehículos o centrales eléctricas basadas en combustibles fósiles.

“Las ciudades necesitan abordar la adaptación al cambio climático de manera integral para todas las funciones de la ciudad. Es tentador, y parece lógico, que las ciudades intenten comerse al elefante de un mordisco y hacer todas las conexiones entre los impactos del cambio climático desde el comienzo “, dijo Lyles. “Pero, hemos identificado claros beneficios de comenzar de manera limitada con un enfoque en las conexiones a los peligros naturales. Hacer conexiones más amplias puede venir una vez se establezca esta base”.

Ward Lyles, investigador de planificación urbana de la Universidad de Kansas

Los hallazgos podrían parecer un poco contradictorios para los planificadores municipales y defensores del cambio climático porque podría parecer que tomar medidas más pequeñas no sería suficiente para hacer mella en los enormes desafíos que presenta el cambio climático. Pero Lyles dijo que su estudio indicaba que comenzar en pequeño o en un área podía establecer una base clara y facilitar el impulso, especialmente porque desde la Ley de Mitigación de Desastres de 2000, ley federal, exige que todas las ciudades y condados tengan planes para reducir los riesgos de peligros naturales para ser elegibles y recibir fondos federales de alivio de desastres.

“Vimos dos puntos fuertes de los planes de alcance más estrecho”, dijo Lyles. “En primer lugar, generalmente hicieron conexiones explícitas con el uso de la tierra, el transporte y otros planes relacionados que las ciudades ya habían adoptado. Segundo, típicamente incluyen más políticas enfocadas a dirigir el desarrollo de áreas peligrosas conocidas hacia áreas más seguras”.

Otra contribución clave del trabajo es que los investigadores crearon una base de datos completa y mapearon las 51 ciudades de EE. UU. que han adoptado planes de adaptación al cambio climático. La mayoría está agrupada en California y New England, que suelen ser áreas con mayor tendencia política liberal. Las ciudades fuera de esas regiones que han adoptado políticas similares también tienden a estar en áreas con inclinaciones políticamente liberales.

“Entre esa gran cantidad de lugares en el sureste de los EE. UU. que fueron arrasados por los huracanes este año, solo cuatro ciudades tienen planes de adaptación climática”, dijo Lyles. “Durante mucho tiempo, las ciudades en la costa oeste y el noreste han sido líderes claros en la planificación del cambio climático ya que el gobierno federal y la mayoría de los estados se han metido de lleno en el tema. Con llamadas de alerta como los huracanes Harvey, Irma y María en rápida sucesión, muchas más ciudades se despertarán ante el desafío y tomarán la iniciativa también. Y van a preguntar: ¿Cuál es la mejor manera de comenzar la planificación de adaptación al cambio climático? “

Compartir en redes sociales:

0
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios