Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

ProÁrbol: ciudadanos en favor del arbolado urbano en Valledupar

Compartir en redes sociales:

El colectivo ciudadano ProÁrbol, formado por ingenieros ambientales, forestales y también por voluntarios, quiere conservar los sistemas arbóreos de esta ciudad cálida ubicada en la zona Caribe de Colombia, que por sobradas razones requiere la sombra protectora de los árboles.

El túnel verde en el Canal de Panamá en la ciudad de Valledupar, es una muestra del trabajo de protección y conservación que adelanta ProÁrbol. Foto: ProÁrbol

Según estimaciones, a 2050 el exceso de contaminación y calor podría matar a cerca de 6.5 millones de personas por año, un panorama ante el cual plantar árboles podría ser la solución más factible y económica para evitar este escenario. De hecho, por ejemplo, los tres millones de muertes por año que deja en el mundo la contaminación de aire, especialmente por causa de las partículas menores a 2.5 microgramos de diámetro (PM 2.5), también podría tener en los árboles un escudo protector.

En Colombia, el tema de la pérdida de arbolado urbano se ha convertido en un factor que agrava el aumento de la contaminación en las ciudades, y en el caso de Valledupar, la capital del departamento del Cesar, las problemáticas socio-ambientales que se generaron por proyectos de expansiones viales urbanas que afectaron árboles, motivó a que un grupo de jóvenes profesionales en ingeniería ambiental y forestal, y además voluntarios que apoyan las actividades, se vincularan a un proyecto que llamaron ProÁrbol.

“En la ciudad de Valledupar se encuentran uno de los pocos reductos del bosque seco tropical. Los inventarios de árboles han sido realizados por la autoridad ambiental Corpocesar con un estimado de 150 mil árboles. Nosotros como ONG ambiental hemos reforestado en zonas verdes de comunidades”, destacó el ingeniero Sanitario y Ambiental, Duver Vides, presidente de ProÁrbol, en diálogo con LA Network.

Vides, remarcó que en términos ambientales la situación en Valledupar es positiva y ante ello se han vinculado con acciones encaminadas para su conservación y protección. “Trabajamos bajo metodologías de participación comunitaria que permitan cohesión y tejido social en comunidades”, afirma.

La educación ambiental es uno de las mayores obsesiones de la organización sin fines de lucro. Foto: ProÁrbol

Campo de acción

En este tiempo de trabajo por el medio ambiente, ProÁrbol se ha propuesto generar conciencia en la población sobre los problemas del arbolado, la silvicultura urbana, las especies en vía de extinción, los huertos urbanos, la producción de compost, lombricultura, aprovechamiento forestal, residuos orgánicos y el aprovechamiento racional de los recursos naturales, con estrategias como la interacción con instituciones del sector público y privado, profesionales expertos en urbanismo y silvicultura, la academia y comunidad en general.

“Estamos aportando para la construcción de una Valledupar Resiliente y las instituciones, Gobierno local y autoridades ambientales lo ven de manera positiva. Nos gustaría generar alianzas con estos entes para trabajos conjuntos”, agregó el ingeniero Vides.

De esta manera, para lograr una mayor cohesión social, ProÁrbol ha venido realizando eventos de siembra de árboles en conjunto con otras entidades y han podido recuperar arbolado urbano. Además, han logrado con los huertos que las cosechas producidas sean repartidas entre las personas participantes del proyecto y miembros de la comunidad, garantizando la seguridad alimentaria y promoviendo el autoconsumo. Actualmente, ProÁrbol cuenta con un huerto destinado para producción de hortalizas de forma orgánica, por lo que el uso de agroquímicos no está permitido.

Este es un pepino salido de los huertos urbanos que tiene ProÁrbol en la ciudad de Valledupar. Foto: ProÁrbol

Ciudadanía Activa

En ProÁrbol, con datos conocidos internacionalmente como que el inventario de árboles está aportando una reducción de entre 0.5 y 2.0 grados centígrados en los momentos de más altas temperaturas en los veranos, tienen claro que el camino es seguir, sembrar, cuidar e incentivar la protección del arbolado urbano y más aún una ciudad cálida como esta.

Para ello, se han embarcado en actividades sociales y académicas como el Primer Congreso de Arboricultura que se llevó a cabo en Valledupar, y que permitió una alianza con The Forest Service para desarrollar el programa Comunas Verdes. Además, han sido destacados por organizaciones como Ciclo Siete, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) de Colombia y Low Carbon City.

“Para el programa Comunas Verdes, ProÁrbol escogió a la comuna 2 de la ciudad para desarrollar la apuesta y en el segundo semestre de 2017 iniciamos con el primer huerto urbano comunitario en las instalaciones de la institución educativa Leonidas Acuña. El objetivo del proyecto es garantizar la seguridad alimentaria de las comunidades, lo cual está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS en su objetivo 2 Hambre Cero”, recalcó el presidente de ProÁrbol, Duver Vides.

Además, ProÁrbol hizo parte del equipo de la construcción del Plan de Manejo de Arbolado Urbano de la ciudad de Valledupar, impulsado por la Alcaldía local en cooperación con el Servicio Forestal de los Estados Unidos – USFS y USAID. Una iniciativa que, como destacan desde la organización, está alineada con su filosofía de que “mucha gente pequeña en lugares pequeños, realizando cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”.

Compartir en redes sociales:

2
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios