Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

¿Qué nos dice la Comuna 13 de la noche del 3 de julio?

Compartir en redes sociales:

¿Qué nos dice la Comuna 13 de la noche del 3 de julio?
Comuna 13 de Medellín

Que Medellín no ha superado una violencia que destina a adolescentes al homicidio en los mismos guetos de siempre, en las mismas esquinas de periferia de siempre. Que la capacidad instalada del crimen es mayor a la que usa para la violencia y por eso siempre se puede domesticar un poco a las mafias, también se puede por supuesto ignorarlas por todo tipo de razones y dilemas éticos, pero a la final la capacidad instalada de la violencia sigue ahí mostrando la impotencia de nuestro aparato de justicia y la ausencia de un cambio cultural que enfrente la raíz de ese fenómeno.

Los adolescentes, muchas veces sin rostro y sin voz, pero con más capacidades de redes de apoyo en la 13, que en Altavista y en Aures, dicen “me preocupa quienes no amanezcan mañana”, la niñez se interrumpe, los adolescentes se encierran, piden dormir donde un tío o un amigo, ¿hasta cuándo? ¿qué pasa con los adolescentes sin tíos, con los que su familia es muy pequeña?

¿Qué pasa en Medellín?

Los hechos no cesan en Altavista y pueden ser los más graves de su historia. La extorsión y por tanto las amenazas se desbordan de sus territorios, la gente cierra parcial y totalmente las tiendas (no tenemos las cifras pero conocemos dos y es un indicador grave que no había pasado en 14 años).

Las balaceras vuelven a ser constantes en Medellín, el 3 de julio en Independencias, pero cada tanto en Altos de la Virgen, Manzanillo, Nuevo Amanecer y Aures. El homicidio viene subiendo y la edad modal de la víctima de homicidio en Medellín pasó de ser de 27 años en 2017 a 24 años en 2018.

De nuevo, el perfil de la víctima que se repite es el de un joven pobre, por eso nos demoramos tanto en hacer algo radicalmente distinto y la voluntad política sigue siendo precaria.

La Alcaldía de Medellín ha optado una vez más (en distintos cuatrienios) por concentrarse completamente en “la mano dura”. Dejando por fuera lo ideológico o incluso lo filosófico, “la mano dura” tiene un problema: es una táctica sin estrategia. Igual que la prevención o cargarle a lo social o a lo cultural la reducción de la violencia. Sólo capturando no se va a reducir la violencia, sólo haciendo conciertos, abriendo escuelas o restaurantes comunitarios tampoco.

“La mano dura” carece de integralidad y al tener poca integralidad y en escenarios de baja gobernabilidad y poca gerencia, genera atropellos a los derechos humanos, unos costos así de enormes, y muchas veces la ampliación o consolidación de la base social de las mafias.

El Secretario de Seguridad dijo el 4 de julio en la mañana, en W Radio, otra vez que al capturar tantos cabecillas la violencia aumenta. Primero, empieza uno a pensar que no es consciente de los costos y segundo, hay que empezar a cuestionar la mediocridad de no lograr recuperar un territorio después de que se captura un cabecilla o se desmantela una banda. No hay planeación y no hay prospectiva (contando con un modelo) de qué va a pasar después de cada operativo y cada captura. El discurso empieza a desteñirse porque empieza a ser evidente que los costos los pagan los vecindarios y los ciudadanos de territorios pobres y la posición de quien alienta la política es cómoda.

Varios vecinos de las Independencias estaban reclamando desde el 3 de julio que policías estaban aliados con algún grupo y que eso trae consigo arbitrariedades y el miedo de la comunidad de contradecir o desafiar a algún grupo. Es muy probable que algo así pueda estar pasando en Altavista, La Cruz, Villa Liliam. El Secretario de Seguridad, en todo caso responde dos cosas: que si estuvieran aliados con algún grupo no hubieran tantas capturas e incautaciones y que no entiende por qué la gente no critica a los criminales, siendo “el real enemigo”.

Podemos aportar a la discusión y a la veeduría a la Alcaldía dos elementos:

  • Si elementos de la Policía deciden apoyar a un grupo, van a tener bastantes resultados de capturas y de incautaciones frente al otro. Los criminales y sobre todo las disidencias de grupos son la mejor fuente posible. Sin duda, los monopolios criminales no son el escenario que se nos promete con esta política de seguridad.
  • Un Secretario de Seguridad, un Alcalde, incluso un director de la Policía no deben tener enemigos, los criminales siguen siendo nacionales, al quitarles el status político también dejan de ser contrincantes y son simplemente infractores. No pensamos que la palabra criminal sea más suave que enemigo, pero sí nos pone en otra dinámica.

Estamos escribiendo esto refiriéndonos a la veeduría a la Alcaldía y con el anhelo de que el Secretario de Seguridad y el Alcalde nos lea, porque la ciudadanía no le hace veeduría al crimen, porque la ciudadanía le exige a sus servidores públicos y no al crimen.

La Alcaldía de Medellín debe cambiar su política de seguridad y reintentar una gerencia y un gobierno de la co-gestión de la seguridad con 7 puntos:

Primero, atienda mejor a los amenazados de ser víctimas de homicidios (donde también estarían los casos de alertas de feminicidio y el Protocolo Nada Justifica el Homicidio).

Segundo, afine un mayor servicio en sus programas de recuperación social e instálelos en los microespacios donde tenía más injerencia un grupo criminal.

Tercero, tenga mejor información y a mayor velocidad de las perspectivas desde el vecindario y de pobladores con vulnerabilidades.

Cuarto, logre una mayor supervisión y acompañamiento de la Policía y un mejor funcionamiento y compromisos más integrales de los cuadrantes.

Quinto, cree unos mejores servicios de policía con el 123, Inspecciones y Comisarías.

Sexto, comience un programa ambicioso con mucha cobertura de segundas oportunidades y resocialización -con una metodología de llegar hasta el más excluido y a los eslabones más débiles-.

Séptimo, un acompañamiento temprano e integral a las familias víctimas de homicidio de Medellín.

Sería empezar por ahí y aprovechar el año y medio que queda. Luego habrá que hacer mucho más y seguir en el camino largo de la solidaridad y la cultura.

Compartir en redes sociales:

0
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios