Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

¿Y si tu cepillo de dientes fuera ecológico, de bambú?

Compartir en redes sociales:

Entre 500 y 1 000 años tarda en degradarse el cepillo de dientes, un negativo aporte contaminante que tiene solución: hacerlos de material ecológico como el bambú. En Heredia, Costa Rica, ya los están fabricando.

¿Y si tu cepillo de dientes fuera ecológico, de bambú?
En la actualidad, la producción de bambú en Costa Rica no es muy fuerte y por ello los cepillos se están fabricando en el exterior donde también se cultiva el bambú

Practica el taekwondo y le encanta bailar -de hecho enseña danza-. Tiene tan solo 19 años, ya estudia odontología y además, desde los 14 años ya andaba buscando soluciones ecológicas prácticas para ayudar a que el planeta viva mejor.

En esa etapa escolar empezó a ocuparse del tema de los pitillos o pajillas plásticas, antes de que se despertara mundialmente el rechazo a su uso y que  incluso ciudades hayan tomado la decisión de prohibirlos debido a su alto impacto en el medio ambiente. Su propuesta fue importar los de acero inoxidable, es decir la pajilla personal.

Se llama Katherine Hidalgo Contreras y desde la pequeña ciudad de Heredia -a 10 kilómetros de San José-, en Costa Rica; esta chica la tiene clara: “cada año el mundo usa 3.600 millones de cepillos de dientes y cada uno de ellos puede tardar 1 000 años en biodegradarse”, dice la joven con su acento particular.

Según Greenpeace, “si se mantienen las previsiones actuales de producción y no cambia la gestión del plástico nos encontraremos en 2050 con ¡12 000 millones de toneladas de residuos de plástico!”.

¿Y si tu cepillo de dientes fuera ecológico, de bambú?
Según relata la emprendedora, su firma Vitalis ya recibe mensajes de apoyo por su propuesta. Foto: Katherine Hidalgo

Qué tremenda sentencia para un planeta que cada vez está más invadido por este material artificial; un problema que no ha sido ajeno para la joven estudiante y empresaria costarricense que desde hace dos años se dio a la tarea de desarrollar la idea de los cepillos de dientes biodegradables: específicamente de bambú.

“El bambú se cultiva específicamente para la producción pues es una de las plantas que crecen más rápido en el planeta, es una planta sostenible que no necesita fertilizantes ni pesticidas así que es orgánica. Aparte de esto, el bambú tiene propiedades antibacterianas lo mejor es que se biodegrada en tan solo cinco años”, resalta la joven estudiante de odontología.

Según relata la emprendedora, su firma Vitalis ya recibe mensajes de apoyo por su propuesta.  Esta idea de Hidalgo, aunque se ha desarrollado también en otras partes del mundo, es de las pioneras en Latinoamérica y su país.

El cepillo de bambú tiene todas las posibilidades normales del cepillo convencional, con distintas durezas de las cerdas también hechas de las fibras vegetales (suave, media y dura) y tamaños para niños y adultos. Tiene un peso de 6 y 12 gramos respectivamente y como se mencionó, no genera contaminación como los de plástico al biodegradarse en corto tiempo en su totalidad.

¿Y si tu cepillo de dientes fuera ecológico, de bambú?
El cepillo de bambú tiene todas las posibilidades normales del cepillo convencional, con distintas durezas de las cerdas también hechas de las fibras vegetales .

Teniendo en cuenta que la población latinoamericana supera los 600 millones de personas, el cambio de uso a un cepillo de estas características sería un grandioso aporte desde las ciudades en la sostenibilidad del planeta.

De hecho, ya Vitalis está desarrollando un hisopo o ‘copito de algodón’ de bambú como una opción ecológica frente al tradicional que tiene su asa o mango de material plástico. De esta manera los millones de ‘copitos’ o hisopos usados en las ciudades de la región serían totalmente de origen vegetal: tanto el mango de madera como la fibra de algodón, es decir totalmente biodegradables.

Hidalgo recuerda que desde niña su madre le inculcó el respeto por el medio ambiente, por el reciclaje, el cultivo de plantas, lo que ahora se manifiesta con ideas prácticas que van encaminadas a aportar a un menor impacto, una menor huella humana en el medio ambiente.

En la actualidad, la producción de bambú en Costa Rica no es muy fuerte y por ello los cepillos se están fabricando en el exterior donde también se cultiva el bambú necesario para impulsar este intento de cambios de paradigma en el consumo de otro producto más que contamina sin que los latinoamericanos estén conscientes de ello: se calcula que el 79 % del plástico del mundo es desechado en basureros y entornos naturales. Así que la próxima vez que te cepilles y te mires al espejo, hazte la pregunta: ¿Y si mi cepillo fuera ecológico?

Compartir en redes sociales:

2
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen