Fundación 1+1: sumar y construir entre todos

Marcela Agudelo
21 diciembre, 2017

La fundación colombiana 1+1 nació en 2003 con un propósito: contribuir a la prevención de los problemas de baja visión o ceguera que afectan a niños, niñas y adolescentes y también ofrecer oportunidades de atención para que, a pesar de las dificultades que enfrentan, puedan tener una mejor calidad de vida

Su fundador y hoy director ejecutivo, Luis Fernando Gómez Yepes, vivió en cuerpo propio esa condición. Desde que era niño le fue diagnosticada una enfermedad degenerativa de la visión, pero gracias a su familia y a las oportunidades a las que tuvo acceso, se pudo graduar como Administrador de Negocios y montar sus propios almacenes de moda. Pero llegó el momento en el que perdió totalmente la vista y durante ese proceso entendió que podía afrontar aquel momento complejo gracias a las oportunidades de las que había gozado. Eso mismo quería para los chicos con limitaciones similares que apenas comenzaban su vida. Que tuvieran herramientas. Esa fue la motivación para fundar 1+1 .

Luis Fernando Gómez explica cuáles fueron los primeros proyectos en los que trabajó la Fundación

Limitadas ya las posibilidades de realizar las tareas de prevención y tamizajes, que demandaban enormes recursos económicos y la voluntad política de los gobernantes de turno, Luis Fernando desarrolló en 2014 un programa cuyo centro fuera la formación humana y artística.

Sumando voluntades -como le gusta a nuestro invitado-, en alianza con la Fundación Incolmotos Yamaha iniciaron el proyecto “Música para Ver”, con el objetivo de lograr la inclusión social de los niños y jóvenes con visión limitada o ceguera en la escena musical, para que así pudieran aprender a tocar un instrumento y si tienen el talento y la disciplina, continuar sus estudios en una institución universitaria.

El programa tiene inscritos actualmente 400 jóvenes en Bogotá, Pereira, Dosquebradas, Bucaramanga, Medellín y otros municipios del Departamento de Antioquia. Y ya son 16 los muchachos que ha demostrado talento y que estudian musicografía –para aprender a leer las partituras en lenguaje braile- y a quienes la propia fundación les donó el instrumento profesional y están becados en una universidad.

Pero el programa ha trascendido lo artístico para convertirse en una manera de que los chicos entiendan que tiene la misma dignidad de cualquier otra persona, que no son menos que nadie y que cuando la vida te da, tú también tienes que dar a otros. Una de las experiencias más bonitas que Luis Fernando tuvo hasta ahora fue cuando los chicos decidieron donar sus instrumentos a los muchachos que vienen más abajo en el proceso.

Luis nos relata en el siguiente video esa experiencia.

Pero el programa “Música para ver” tiene otro componente que es vital para la sostenibilidad de la fundación: los conciertos. El amor de Luis Fernando por la música lo llevó a crear una novedosa propuesta en su momento: llevar al terreno de la música sinfónica grandes bandas de rock. Así nacieron los conciertos de Pink Floyd, Led Zeppelin, Queen y Beatles Sinfónicos.

Los conciertos, en alianza con la Orquesta Filarmónica de Medellín, cumplen cuatro fines básicos: ser un evento de altísima calidad como espectáculo, crear dentro del concierto una experiencia sensorial que transmita el sentido de la visión y la inclusión, incluir a los niños ciegos y sus familias en la dinámica musical y obtener excedentes que puedan apalancar los programas de la fundación.

Luis Fernando detalla justamente cómo es el momento experiencial con el público y su connotación profunda

Tener un grupo musical propio, el siguiente sueño

De los conciertos se ha derivado un ejercicio muy valioso y es que los chicos han participado de ellos con la interpretación de canciones y ahora se está conformando precisamente con los más calificados un grupo musical propio con 18 integrantes.  El sueño de Luis Fernando es poder consolidarlo y que sea una agrupación ejemplo para América Latina, cuyo trabajo puede ayudar a compartir el amor por la música, pero sobre todo a enviar el mensaje que sí se puede pertenecer al mundo desde la diferencia y sumando voluntades. Así se sigue cumpliendo la filosofía de la fundación: sumar entre todos, desde la diversidad y para beneficio de todos.

Luis Fernando recuerda cómo se fue conformando este grupo musical propio