Alajuela en Cleta: activismo comprometido con la movilidad en bici

LA Network - Equipo editorial
4 septiembre, 2022 - Movilidad

Un colectivo que nació en el ámbito académico hoy es un referente local en la promoción de la movilidad sostenible en esta ciudad costarricense.  

Foto: Alajuela en Cleta

Alajuela es una ciudad de Costa Rica, de clima caliente y ubicada a 20 kilómetros de la capital San José. Su casco central tiene una población cercana a los 70 mil habitantes, y se le suma la población de la periferia, se pueden contar unos 400 mil habitantes. La ciudad está siendo permeada por el espíritu de la bicicleta en una tarea del colectivo Alajuela en Cleta

De acuerdo con Jaime Gutiérrez Alfaro, fundador de este colectivo, en términos de movilidad, la ciudad de Alajuela “está diseñada para moverse en carro (aunque bastante colapsada)”. Mientras tanto, la movilidad en bicicleta o peatonalización de algunos espacios “es un tema pendiente, aunque han existido iniciativas municipales que no se han llegado a concretar”.  

En LA Network dialogamos con Gutiérrez para conocer más sobre el trabajo de esta organización y sus avances. 

¿Cuándo nace y por qué esta idea que fundar Alajuela en Cleta? 

Alajuela en Cleta nace de manera orgánica en marzo de 2015. Yo trabajo como profesor y un día con un grupo de estudiantes decidimos hacer un pequeño paseo en bici por la ciudad. Lo planeamos para un sábado en la noche e hicimos un pequeño anuncio de la “cleteada”. Cuando llegó el día había un grupo de personas desconocidas que se animaron a recorrer en bici. Esa noche la pasamos tan bien que decidimos seguir saliendo a cletear el tercer sábado de cada mes. Ese mismo día bautizamos el colectivo. Para no quedarnos solo con las “cleteadas”, decidimos también plantearnos el objetivo de promover el ciclismo urbano en Alajuela, aunque es un tema pendiente en la ciudad a pesar de que fue declarada por la Municipalidad como ciudad biciamigable en 2014. 

Foto: Alajuela en Cleta

Hablemos primero de las cleteadas: ¿Cómo han evolucionado? ¿Cuánta gente logran convocar? ¿Y qué esperan a futuro que se siga fortaleciendo con este proceso? 

El recorrido es corto en distancia (aproximadamente 12 km) y nos toma como dos horas. Es un espacio seguro para moverse en bicicleta con una participación que incluye niñas, niños y familias enteras. Con las “cleteadas” procuramos ayudar a generar conciencia sobre la necesidad de contar con espacios adecuados para moverse en bici por el centro de Alajuela. Hemos tenido tres momentos con las “cleteadas”: entre 2015 y 2016 las organizábamos sin apoyos. El tema de la seguridad de la caravana siempre era complejo. Asistían entre 30 y 120 personas. Al final de 2016 decidimos suspenderlas porque era difícil mantener la seguridad. En 2018 volvimos, con el apoyo de la Cruz Roja y personas vinculadas a la política nacional y cantonal. Más personas se sumaron a colaborar con el colectivo y la asistencia aumentó bastante. Llegaban hasta 350 personas en una salida. Llegó la pandemia y suspendimos. Recién este año en abril volvimos a salir. La novedad que tenemos ahora es que sumamos el apoyo de la Municipalidad de Alajuela, que nos ayuda a difundir los eventos y acompaña con policletos (policía en bicicleta) el recorrido. La expectativa a futuro es mantener los recorridos como un evento donde nos encontramos como familia cletera y con el cual exploramos rinconcitos de la ciudad. Fomentar una apropiación de la ciudad en bicicleta. 

¿Con base en qué Alajuela fue declarada ciudad biciamigable en 2014? 

Fue una declaración de intenciones motivada por el contacto que tuvieron integrantes del Concejo Municipal con otras ciudades donde la movilidad en bici era una realidad. Y si bien el Acuerdo del Concejo es muy interesante en términos de lo que fomenta, no se acompañó de un plan de acción para implementarlo.  

Al final la declaratoria se concretó en la instalación de rotulación (en calles peligrosas para moverse en bici), parqueos para bicis (estéticos, pero no muy funcionales) y una que otra intervención aislada en las vías públicas. Entonces quizás la declaratoria no tuvo el efecto deseado, pero de alguna forma nos da pie para posicionar el tema y continuar buscando medios para mejorar las condiciones de movilidad en bici. 

Precisamente en ese sentido y ante la falta de acciones más contundentes en favor de la bici en Alajuela, hace poco ustedes sostuvieron una reunión en la Municipalidad y de allí salieron tres acuerdos, hablemos de esto. 

Con el regreso de las “cleteadas” tuvimos un acercamiento de parte del Municipio para trabajar en forma conjunta. Desde la Alcaldía se logró el apoyo con tres puntos: difusión, creación de una comisión y la presencia de policletos en las “cleteadas” nocturnas. 

Foto: Alejuela en Cleta

En cuanto a la difusión, el acuerdo implica que desde las redes sociales del Municipio se comparten los eventos de Alajuela en Cleta, así como algunos videos que producimos. Esta difusión inició el mes anterior. Este apoyo es valioso porque nos permite ampliar el alcance. La participación de policletos en las “cleteadas” nocturnas nos ayudará a mantener la seguridad de la caravana. Si bien las personas participantes nos autogestionamos para lograr disfrutar de forma segura, con los policletos vamos más tranquiles.  

El tercer acuerdo es la creación de la Comisión “Municipalidad en Cleta”, que tiene como fin trabajar en intervenciones que promuevan el uso de la bici como medio de transporte. Este es el más interesante porque es el primer espacio que tenemos para trabajar de manera conjunta con el municipio. La Comisión recién se reunió una vez, pero las sensaciones son agradables y esperamos poder desarrollar acciones importantes en el corto y mediano plazo. 

Jaime, vamos a cerrar con dos temas que reflejan su activismo en favor de la bici: seguridad vial y participación ciudadana. Cuéntenos cómo funcionan los Chalecos Naranja y cómo avanzan en intervenciones grupales, como en el caso de Habla Alajuela. 

Sí, para nosotros es fundamental la apropiación de los espacios públicos. Eso siempre lo tenemos presente cuando hacemos entrevistas como esta y espacios como Habla Alajuela u otros medios de prensa donde nos han dado espacios para comentar nuestro quehacer. 

Foto: Alajuela en Cleta

En este sentido, buscamos que las “cleteadas” además de ser un recorrido en bici, sirvan para que reconozcamos algunos espacios públicos que a veces pasan desapercibidos. Entonces siempre hacemos una parada en algún parque donde nos tomamos fotos. Es decir, el colectivo propone esta participación ciudadana a través de la apropiación. Ahí es donde creemos que tiene sentido nuestro trabajo.  

Con respecto a la seguridad vial, la iniciativa chalecos naranja busca que las persona que participan en las “cleteadas” nos ayuden a promover la seguridad, de modo que todas y todos nos cuidemos en los recorridos. 

Las personas chalecos naranja están a cargo de detener el tráfico automotor para garantizar que la caravana de ciclistas pueda avanzar de manera compacta. Son parte fundamental de la organización de una “cleteada”.