Me encuentro en Ámsterdam, Holanda, una ciudad maravilla para quienes amamos el transporte, con una infraestructura montada para el ciclista e integrada a los otros sistemas de transporte masivo.