Apoyo del CAF beneficiará zona de reserva en Guayaquil

LA Network Ciudades - Ciudades
25 julio, 2017 - Ecología Urbana

Durante el año 2015, CAF compensó su huella de carbono en áreas degradadas de este bosque protector, con el enriquecimiento forestal de 18,5 hectáreas.

Foto: www.bosquecerroblanco.org

Un convenio de cooperación técnica firmado entre la Fundación Probosque de Guayaquil y el Banco de Desarrollo de América Latina –CAF-, permitirá beneficios para el Bosque Protector Cerro Blanco y el Corredor Biológico Sub Cuenca del Río Chongón, y proteger así los recursos forestales en este país latinoamericano.

El convenio incluye el análisis del estado actual de vegetación, la medición del CO2 captado por el Bosque Protector Cerro Blanco, en Guayaquil, e incluye las áreas en procesos de regeneración natural y posterior restauración, mediante plantación de árboles nativos ejecutados por la Fundación Pro-Bosque, comuneros y propietarios privados.

El proceso en estas reservas naturales, permitirá a los expertos analizar las áreas de deforestación actual y futura por varios factores incluyendo la agricultura migratoria, expansión urbana, construcción de infraestructura (carreteras, entre otras). Además, el proceso incluye una zonificación actualizada, mapas de cobertura vegetal, y se podrá crear un inventario de stocks de carbono de esta área de estudio.

El proceso y los resultados del mismo, permitirán a las autoridades ambientales de esta zona del Ecuador, potenciar la generación de co-beneficios sociales y ambientales que contribuyan a los objetivos de desarrollo del país, fortalecer capacidades técnicas sobre medidas y acciones REDD+ con otros actores relevantes,  prepararse para la eficiente canalización de recursos REDD+ , y realizar esfuerzos para difundir información.

La actividad se enmarca dentro de la iniciativa REDD+, que busca reducir las emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal en países en desarrollo y se ha convertido en un mecanismo de mitigación del cambio climático.

Con esta apuesta apoyada por el CAF, se busca proveer incentivos positivos a los países en vías de desarrollo para proteger sus recursos forestales, mejorar su gestión y utilizarlos de manera sostenible con el fin de contribuir a la lucha global contra el cambio climático y sus efectos.

Con información de CAF