Árboles, para salvar las ciudades de la contaminación y el calor

Árboles, para salvar las ciudades de la contaminación y el calor

LA Network - Equipo editorial
26 noviembre, 2017 - Ecología Urbana

En 2050 estos dos fenómenos podrían matar a cerca de 6.5 millones de personas por año. Plantar árboles podría ser la solución más factible y económica.

Árboles, para salvar las ciudades de la contaminación y el calor

Los árboles podrían ser el antídoto para evitar que tres millones de muertes por año deja en el mundo la contaminación de aire, especialmente por causa de las partículas menores a 2.5 microgramos de diámetro (PM 2.5).

”Las partículas finas  puede inhalarse profundamente en los pulmones y se estima que causa 3,2 millones de muertes por año (alrededor del 4 por ciento de la carga mundial de la enfermedad)”, afirma el estudio de la organización internacional Nature Conservancy con apoyo del grupo C40 de ciudades líderes contra el cambio climático; que analizó por primera vez a nivel mundial el aporte de la naturaleza, exactamente del sembrar árboles, en el mejoramiento de la calidad del aire y como solución para otro problema inquietante de las ciudades del mundo: las oleadas de calor.

Planting Healthy Air: análisis global del papel de los árboles urbanos en el abordaje de la contaminación de material particulado y calor extremo”, es el título de este documento que pone las cosas en su lugar, iniciando con los efectos mortales de las PM 2.5 y de las oleadas de calor de las que informa, se están presentado cerca de 12.000 muerte por año.

Pero, más allá, frente a estos dos graves problemas climáticos, el análisis que tomó como base 245 ciudades en el mundo, señala lapidariamente que en el caso de las muertes por PM 2.5 en el año 2050 -cuando el 70% de la población mundial esté habitando ciudades-; será de seis millones de personas.

“Y el problema tiene el potencial de empeorar: un estudio pronostica que para 2050, las partículas finas podrían matar 6.2 millones de personas por año”, afirma la organización  que agrega que las enfermedades relacionadas con esas muertes serán en su mayoría accidentes cerebrovasculares y cardiopatías isquémicas.

A este problema se suman las altas temperaturas en verano que al sumarse con los gases de efecto invernadero que atrapan el calor de las ciudades, aumentan la intensidad de las oleadas y un estudio de la OMS citado por los autores del análisis, señala que esas 12.000 muertes serán 250.000 en el año 2050.

Árboles, para salvar las ciudades de la contaminación y el calor
Túnel de árboles en Medellín, Colombia

¿Es la naturaleza la respuesta?

El estudio de Nature Conservancy y C40 cubrió 245 ciudades que representan un total de 910 millones de personas, es decir cerca del 25% de la población urbana del mundo para responder a preguntas sobre cómo aportan los árboles en el mejoramiento del aire sucio y caliente; qué inversión se requiere para que el aporte de los árboles sea efectivo y cuáles son los mejores sitios para invertir en árboles para generar mayor impacto; entre otras.

En ese sentido el estudio investigó la densidad de esas ciudades, la ubicación de los bosques y árboles en las calles; los niveles de contaminación PM 2.5 y de allí se hizo la relación para estimar el aporte de estos árboles en el mejoramiento del aire urbano.

Se estimó que actualmente el inventario de árboles está aportando a cerca de 70 millones de personas una reducción de entre 0.5 y 2.0 grados centígrados en los momentos demás altas temperaturas en los veranos.

Por otra parte, frente al aire contaminado con PM 2.5, el inventario de árboles de las 245 ciudades, les está aportando a 1.3 millones de personas una reducción de 10 microgramos por metro cúbico. A 10.2 millones una reducción de 5 μg/m3 y a 52 millones de personas, una disminución de al menos 1 μg/m3.

Retorno de la inversión

El análisis estableció los diferentes niveles de retorno de la inversión (ROI) al plantar árboles en las ciudades, señalando que en la mayoría de ciudades de los Estados Unidos y Europa occidental, ese ROI es bajo tanto en reducción de PM o de temperatura.

Árboles, para salvar las ciudades de la contaminación y el calor
Retorno de inversión al sembrar arboles

No ocurre lo mismo con las ciudades de Latinoamérica (con algunas excepciones en Brasil); también en las de África Subsahariana, India, Oriente Medio y lejano Oriente, el retorno es alto.

“El análisis encontró que invertir sólo $4 dólares por residente en cada una de estas ciudades en los esfuerzos de plantación de árboles podría mejorar la salud de millones de personas y que los árboles son tan rentables como muchas otras soluciones comunes”, señala el resumen de la Organización sobre el informe.

Este indica que los árboles aportan en la reducción de PM 2.5 por ejemplo con el proceso de deposición seca que consiste en las partículas que se posan sobre la superficie de las hojas de los árboles reduciendo la concentración de las mismas.  Por otra parte, en materia de reducción de temperatura, las reducciones se dan en un rango de 100 metro alrededor de donde  están plantados los árboles urbanos, además de que sus sombras enfrían aceras y edificios. Esta estrategia es más económica según el informe que cualquiera de las demás soluciones grises (de construcción).

“En conclusión, la plantación de árboles constituye una parte de una cartera rentable de intervenciones destinadas a controlar la contaminación por partículas y mitigar las altas temperaturas en las ciudades. Si bien los árboles no pueden y no deben reemplazar otras estrategias para que el aire sea más saludable, los árboles pueden usarse junto con estas otras estrategias para ayudar a limpiar y refrescar el aire”, destacó el informe.