Aumento de infracciones por velocidad preocupa a las autoridades de Montevideo

LA Network Ciudades - Ciudades
23 junio, 2017 - Movilidad

A partir de la puesta en marcha del monitoreo del tránsito y la fiscalización electrónica, Montevideo logró reducir los siniestros con lesionados en La Rambla en un 52%.

Foto: Radar Rambla y Coimbra

Las autoridades de movilidad de la Intendencia de Montevideo, invitaron a los conductores de la capital uruguaya a disminuir la velocidad en dos puntos de fiscalización de la ciudad, los cuales aglomeran más infracciones por exceso de velocidad que en el resto de los 31 puntos de control dispuestos en la ciudad.

Se trata de los puntos de control en Millán y Cisplatina, y rambla O’ Higgins y Motivos de Proteo, donde se ha registrado un nivel mayor de infracciones cometidas por conductores y que han sido registradas en los puntos de fiscalización electrónica instalados en los principales corredores de Montevideo.

El equipo de fiscalización de rambla O’ Higgins y Motivos de Proteo se instaló el 22 de marzo de este año y comenzó a registrar infracciones por exceso de velocidad a partir del 2 de abril. Controla ambos sentidos de circulación en forma simultánea y la velocidad máxima permitida en esa zona es de 60 km/h.

 

Este lugar de la rambla fue elegido para la instalación de un equipo de control debido a que es uno de los que registra siniestros graves o fatales con mayor frecuencia.

A partir de la puesta en marcha del monitoreo del tránsito por el CGM y la fiscalización electrónica, la Intendencia de Montevideo logró reducir la cantidad de siniestros con lesionados en la rambla en un 52%, comparado con el promedio de los últimos tres años para la misma arteria. Sin embargo, en ese punto aún no se ha logrado reducir la siniestralidad.

De acuerdo con los datos de la Intendencia, solo el 0,1% del total de vehículos fiscalizados (77.000 por mes) cometen infracciones de exceso de velocidad y no respeto de la luz roja del semáforo, que son las controladas por los equipos del CGM.

Por su parte, en el caso del dispositivo instalado en Millán y Cisplatina, la elección de ese lugar responde a que próximo al cruce hay varios centros educativos públicos y privados, lo que significa que niñas, niños y adolescentes se desplazan como peatones y realizan cruces en la zona.

En esta misma intersección existe un cruce peatonal tipo “cebra”, que se encuentra correctamente señalizado, por lo que exhortamos la disminución de la velocidad y el respeto de dicho cruce por parte de los conductores de vehículos.