Belice y Guatemala, últimos países de la región en unirse a la campaña Mares Limpios

Belice y Guatemala, últimos países de la región en unirse a la campaña Mares Limpios

LA Network Ciudades - Ciudades
18 noviembre, 2018 - Ecología Urbana

Argentina, Barbados, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Granada, Guyana, Honduras, Panamá, Perú, Santa Lucía y Uruguay ya forman parte de esta campaña.

Belice y Guatemala, últimos países de la región en unirse a la campaña Mares Limpios
Foto: Guillaume Baudusseau – Unsplash

Los gobiernos de Belice y Guatemala, en Centroamérica, se convirtieron en los últimos países de la región en unirse a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente para reducir drásticamente el consumo de plásticos desechables y erradicar el uso de microplásticos.

Al respecto, Belice, conocido por su barrera de arrecifes de coral, la segunda más grande del mundo, se ha comprometido a prohibir para abril de 2019 los utensilios de plástico de un solo uso, como cubiertos, bolsas y pajitas, así como los contenedores de espuma de poliestireno.

A su vez, Guatemala está utilizando cercas artesanales, hechas de residuos plásticos recuperados, para recolectar residuos plásticos de los ríos, lo que permite a las comunidades recolectarlos, desecharlos o reciclarlos. Honduras, República Dominicana y Panamá también han instalado las llamadas biobardas.

Sobre las apuestas de la campaña Mares Limpios, en agosto, Chile se convirtió en el primer país suramericano en prohibir legalmente el uso generalizado de bolsas de plástico. La legislación otorga a las grandes empresas seis meses para dejar de usar bolsas de plástico, tiempo durante el cual pueden entregar un máximo de dos bolsas por cliente. Las tiendas pequeñas tienen dos años para adaptarse.

Sin embargo, en las dos principales economías de la región, Brasil y México, no ha sido posible introducir la prohibición de las bolsas de plástico a nivel nacional. En cambio, las ciudades han implementado sus propias medidas. En São Paulo, las autoridades aprobaron en 2011 una ley que prohíbe la distribución gratuita de bolsas de plástico en tiendas en 2011, y entró en vigencia en 2015. Además, este año Río de Janeiro se convirtió en la primera ciudad de Brasil en prohibir las pajitas de plástico (pitillos) y también aprobó una legislación para eliminar las bolsas de plástico.