Berny Bluman y su trabajo por una Colombia accesible y sin barreras

Marcela Agudelo
7 agosto, 2017
[ultimate_spacer height=”500″]

Berny Bluman Levy estudió Administración de Empresas con el propósito de liderar en el futuro inmediato los negocios de la familia. Sería su camino vital. Pero un viaje al suroeste de Antioquia le cambió la ruta. A raíz de un accidente ahora usa sillas de ruedas para movilizarse. Muy pronto entendió su nueva realidad y quiso ayudar a otros a poder hacer lo mismo y llevar una vida mejor. Hoy su interés es que las ciudades comprendan el valor de ser accesibles y que todos los ciudadanos puedan disfrutar la ciudad de la misma manera, no importa si están o no en condición de discapacidad. Para ello ha creado la organización Colombia Accesible.

Escucha cómo fue el proceso de Berny:


Colombia Accesible:

una necesidad de Berny convertida en obra

A inicios de 2003 Berny creó un portal en Internet llamado lesionmedular.org, con el objetivo de conectar a personas en el mundo en su misma condición y poder resolver sus dudas más frecuentes. Pero el portal generó otras nuevas preguntas. “La red fue creciendo mucho y empecé a ver a través de la red que todos tenían la misma dificultad que yo y era: bueno, ya nos rehabilitamos, ya aprendimos a manejar nuestra discapacidad, pero las ciudades no están preparadas”, explica Berny. Comenzó entonces a estudiar sobre accesibilidad en las ciudades y fue así como en 2006 creó Colombia Accesible, para estudiar el tema y desarrollar proyectos que faciliten la vida de las personas en condición de discapacidad a partir de intervenciones urbanas. Igualmente sensibiliza por medio de talleres experienciales a personas que no tienen discapacidad para que se pongan en los zapatos de otros.

“Mejoramiento sin barreras”, un sueño compartido convertido en programa

Berny le propuso en 2013 a Isvimed, empresa pública dedicada a la política de vivienda y hábitat en Medellín, una idea para mejorar las condiciones de las personas en sus casas, que no están hechas para la accesibilidad. “Nos enfocamos en ese momento en algo primordial del hábitat que es el baño, o sea, las personas llevaban años sin poder ir al baño de su vivienda porque no caben con su silla de ruedas o porque no caben con su caminador, o porque las ayudas sanitarias no les permiten llegar hasta la ducha, una cantidad de dificultades que tenían que no eran por su capacidad sino por el entorno propio en su vivienda.” Este programa ya ha atendido unas 1.700 viviendas en la ciudad y fue finalista en los Premios Mundiales de Hábitat 2015-2016 en Quito como buena práctica. (Fotos: Isvimed y bshf.org)

Las aceras y el espacio público

Aceras amplias, rampas en cada esquina, una señalización bien hecha con letras legibles, contrastantes, bien ubicadas, donde las personas puedan saber dónde están sin necesidad de preguntarle a alguien. Igualmente, espacios libres de obstáculos, tanto por la infraestructura como por el mobiliario.

 

.

El transporte público

El transporte público accesible no es solamente el transporte masivo. Los buses también deben ser accesibles. Cuando no lo son, las personas tienen que buscar otra alternativa como por ejemplo, el taxi, pero los taxis, en general, no les paran a las personas con discapacidad y además son mucho más costosos. En conclusión, “si yo no permito que el transporte sea accesible para todos, estoy haciendo que estas personas estén encerradas en sus casas o tengan que gastar mucho dinero para poderse movilizar.”, afirma Bluman

Acceso a sitios públicos

Los cines, los teatros, los estadios, los sitios donde hay actividades deportivas o actividades culturales es algo a lo que muy poca atención se le presta, pero que para las personas con discapacidad es vital como para cualquier otra persona, explica Bluman.

.

Baños amplios

Cada vez construyen viviendas más pequeñas y por consiguiente hacen los baños más pequeños. Un baño amplio le permite a todo el mundo utilizarlo, tenga o no discapacidad. No se debería tener ni siquiera que pensar en hacer baños para hombres, baños para mujeres y baños para personas con discapacidad. Si se hacen baños accesibles todo el mundo los puede utilizar. Pero es muy difícil encontrar un baño accesible. En los últimos años los centros comerciales tienen, pero el resto de los sitios no: bares, discotecas, restaurantes…no cuentan con baños accesibles.

La accesibilidad, un mandato para las ciudades

Desde 2006 existe en el mundo la Convención sobre los Derechos de la personas con discapacidad para promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad. El artículo 9 de esa convención está enfocado en la accesibilidad y obliga a todos los Estados a garantizar los derechos en esta materia, asunto que no se cumple en muchos países y ciudades. De igual forma, la Nueva Agenda Urbana, aprobada en 2016 en Quito (Ecuador), tiene por lo menos 16 puntos que remiten al concepto de ciudad inclusiva y accesible y de facilitar el acceso equitativo para todos a las infraestructuras y que las viviendas sean accesibles. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible también advierten a los gobiernos que deben orientar sus esfuerzos a “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.

.

NUEVA YORK: La ciudad tiene taxis accesibles bajo la denominación “Accesible Dispatch”. Estos tienen una rampa y una adecuación para fijar la silla de ruedas en la banca de atrás y lo mejor: cuesta lo mismo que un taxi normal.

CIUDAD DE MÉXICO: La ciudad tiene un organismo, el Instituto de las Personas con Discapacidad (INDEPEDI), que trabaja por garantizar los derechos de esta población. En el caso del transporte público, hoy el Metro tienes 132 elevadores accesibles en 56 estaciones. Mientras tanto, el porcentaje de accesibilidad del Sistema Metrobús registra el 98 %, ya que de las 207 estaciones que integran las seis líneas, 202 son accesibles.

CHESTER: Esta ciudad de Reino Unido tiene una población de 329.000 habitantes, de los cuales cerca del 18% tiene alguna discapacidad y el 21% son mayores de 65 años. El plan One City constituye una estrategia de 15 años que da prioridad a la accesibilidad en todos los aspectos. Recibió el galardón Access City Award 2017 como la ciudad más accesible de Europa entre 43 ciudades evaluadas.