Bogotá evidencia avances pero el combate a la desigualdad aún es una asignatura pendiente

LA Network - Equipo editorial
25 julio, 2017 - Inclusión

Este lunes fue presentado el Informe de Calidad de Vida 2016 de la ciudad de Bogotá (Colombia). En él, las áreas de seguridad, salud y educación presentan los mayores avances y el mejor nivel de cumplimiento con respecto a las metas fijadas en el Plan de Desarrollo del Gobierno de Enrique Peñalosa. Mientras que los temas más inquietantes son el leve aumento en la pobreza, el crecimiento de la vivienda ilegal y la movilidad.

Ciudad Bolívar, Bogotá (Colombia)

Lo que no se mide no se puede mejorar. Y es ante esa realidad que hace ya 20 años nació en la ciudad de Bogotá el modelo de veeduría y evaluación técnica de indicadores denominado “Cómo Vamos”. El modelo se gestó durante la campaña electoral de 1997, ante la ausencia de un ejercicio ciudadano de rendición de cuentas para verificar el cumplimiento de promesas electorales del candidato, ya elegido como alcalde, y su impacto en la calidad de vida de la ciudad.

Hoy el esquema es un ejemplo para Latinoamérica: en Colombia hay 14 ciudades en la Red de Ciudades Cómo Vamos y en América Latina 78 ciudades y territorios hacen parte de la Red Latinoamericana por Ciudades y Territorios Justos, Democráticos y Sustentables que se inspiraron en Bogotá Cómo Vamos.

Siguiendo con la tradición de control y participación ciudadana este lunes se presentó el Informe de Calidad de Vida 2016, que hizo un seguimiento especial a 50 metas del Plan de Desarrollo, de las cuales el 52 % tiene avances significativos; el 22 % avances relativos y el 26 % no muestra progresos.

“Definimos alrededor de 50 metas que son estratégicas para cada sector. Encontramos que se presentan avances significativos en seguridad, educación y salud, y donde hay avances relativos es en movilidad, medio ambiente y hábitat”, explicó el director de Bogotá Cómo Vamos, Ómar Oróstegui.

Avances

En materia de seguridad se destacaron avances significativos en 2016: los homicidios se redujeron en un 5 % y el hurto a personas, en un 2,4 %. El hurto al comercio también cayó un 28 % y los casos de lesiones personales se redujeron un 6 %. Sin embargo, el crecimiento de los hurtos a vehículos en un 15 % y sobre todo el aumento de los casos de violencia intrafamiliar se convirtieron en un llamado de atención a la administración local. No obstante, vale destacar que la denuncia ciudadana aumentó en un 22 % con relación a 2015 y eso es un gran activo para efectos de mejora.

“El problema de seguridad es uno de los más sentidos de los ciudadanos, por esto creamos la Secretaría de Seguridad. Hemos incrementado de una manera importante los recursos pasando de $170.000 a más de $360.000 millones”, afirmó la secretaria Jurídica y alcaldesa (e) de Bogotá, Dalila Hernández, vocera de la administración distrital.

En materia de educación el informe resaltó  que de las seis metas que se midieron cuatro avanzan satisfactoriamente, entre ellas se encuentra la implementación de la Ruta Integral para la Primera Infancia, matrícula en jornada única, colegios en categorías altas en las Pruebas Saber y la creación de un sistema de educación superior. Así mismo, los colegios oficiales en categoría A+ de las Pruebas Saber 11 lograron un salto significativo en el último año, al subir 7 puntos porcentuales. Se pasó de 13 % a 20 % en esta clasificación, la más alta en estas pruebas.

Por su parte en salud, se disminuyó la mortalidad materna: mientras en 2015 se registraron 36 casos, en 2016 la cifra cayó a 24 muertes. Adicionalmente, el informe resalta que la reforma a la salud en cuatro subredes ha mejorado la atención a los ciudadanos.

“Las subredes de los hospitales públicos han ayudado a hacer más eficientes el tema de las citas y las autorizaciones, ya que está permitiendo hacer una diferencia en las atenciones de los especialistas”, resaltó Luis Jorge Hernández, integrante del grupo de salud pública de la Universidad de Los Andes.

Presentación informe Bogotá Cómo Vamos.

Pobreza y Hábitat, los temas más preocupantes

Bogotá había venido teniendo avances significativos en la reducción tanto de la pobreza monetaria como de la pobreza multidimensional en la última década, sin embargo, por primera vez en cinco años, en 2016 se registró un incremento de dichos índices en más de un punto porcentual. El porcentaje de pobreza monetaria pasó de 10.4 a 11.6 %, mientras que el porcentaje de pobreza extrema pasó de 2.0 a 2.3 %

Para Bogotá Cómo Vamos la ciudad enfrenta retos importantes en temas de reducción de pobreza y desigualdad y “la administración debe analizar las causas del incremento en los niveles de pobreza tanto monetaria como multidimensional en 2016 para tomar medidas correctivas que permitan que la tendencia a la reducción que se registró en los años anteriores se mantenga en el mediano y largo plazo.”

Otro tema inquietante que reveló el informe en materia de hábitat es “el constante crecimiento de ocupaciones ilegales localizadas principalmente en la periferia sur de la ciudad que, vienen configurando la ciudad no planificada y demandan acciones de ordenamiento territorial que permitan la articulación integral de este tipo de asentamientos con el resto de la ciudad.” Ómar Oróstegui aseguró que desde el 2009 hasta el 2016, “las ocupaciones ilegales se incrementaron en un 74 por ciento” y son promovidas especialmente por una red mafiosa conocida como “los tierreros”.

Movilidad y ambiente con pocos avances

En materia de movilidad, la ciudad no presenta mayores avances y sí números inquietantes. Una cifra explica por qué ha sido difícil avanzar en este tema: entre 2010 y 2016 los automóviles aumentaron un 48 % en la ciudad mientras que las motocicletas aumentaron un 124 %.

En materia de accidentalidad, el año pasado se presentaron 582 muertes por accidentes de tránsito. Y en esa accidentalidad, las víctimas fatales están concentradas en los usuarios de las vías más vulnerables (motociclistas, ciclistas y peatones). En el caso de los ciclistas, en 2016 se reportaron 730 heridos y 72 muertos, con un aumento del 2% y del 20% respectivamente, frente al 2015. Para los investigadores de Bogotá Cómo Vamos hay que tomar acciones efectivas e inmediatas para revertir esta tendencia.

Una de las solicitudes más puntuales de Bogotá Cómo Vamos en materia de transporte público es implementar y reestructurar el SITP para mejorar la calidad del servicio (renovación de flota, reestructuración de rutas, capacitación conductores y cierre del SITP provisional).

Ya en el apartado de ambiente, el informe llama la atención por la contaminación del aire y el nulo control a las emisiones del transporte público; la necesidad también de avanzar en una mejor gestión para descontaminar las fuentes hídricas; el deficiente manejo de los residuos sólidos y el ruido y también los escasos controles a este tema.

Luego del análisis y presentación de todos los indicadores, la secretaria Jurídica y alcaldesa (e) de Bogotá, Dalila Hernández, destacó que los insumos de este informe son muy importantes para poder generar políticas públicas que se acerquen cada vez más a los ciudadanos.

“Vale la pena señalar que el trabajo que venimos  haciendo es importante y trabajamos en todos los frentes por hacer realidad un proyecto de ciudad. Las grandes obras ya están en diseños y muy pronto iniciarán su construcción, queremos hacer las cosas bien hechas”, añadió la funcionaria.