Centros de Pensamiento: para fortalecer el desarrollo de las ciudades

LA Network - Equipo editorial
21 octubre, 2016 - Hábitat y Desarrollo Urbano

Este tipo de entidades, conocidas también como Think Tanks, tienen la responsabilidad de aportar conocimiento y discusión al desarrollo de una ciudad. Hoy tenemos un buen ejemplo desde Argentina que va en esa dirección, con un énfasis especial en el acompañamiento al sector público.

img_5117
Mercedes Bidart – Programa de Ciudades CIPPEC

El CIPPEC es una organización independiente, plural y sin fines de lucro, que promueve mejores políticas públicas para fortalecer el ejercicio de gobierno, especialmente en las ciudades y municipalidades argentinas. LA Network dialogó con Mercedes Bidart, del Programa de Ciudades de esta entidad, para conocer algunos de sus programas en el fortalecimiento de la gestión pública.

¿Cuáles son los desafíos de la ciudad latinoamericana?

Nosotros vemos que hay dos problemas fundamentales que están enfrentando hoy las ciudades: la inequidad y los efectos que tiene el cambio climático. Para poder enfrentarlos, nosotros reconocemos igualmente que hay dos desafíos: la falta de conocimiento y conciencia sobre estos problemas en la gente que está a cargo de las ciudades; y por otro lado, la falta de conocimiento técnico, de capacidad técnica. Frente a esto, nosotros desarrollamos diferentes tipos de proyectos los cuales se basan en: brindar capacidades y generar conciencia mediante la información. Es así como con diferentes proyectos de investigación, nosotros generamos información sobre cómo están las ciudades -en términos económicos, sociales, políticos, institucionales-, y cómo están creciendo. Con estas investigaciones y estudios técnicos, llevamos la información a las ciudades y generamos entre ellas diferentes tipos de diálogos y también entre sus líderes, para que incluso puedan trabajar en políticas coordinadas.

¿Ejemplos concretos?

Por ejemplo, uno de nuestros proyectos se llama “Líderes de ciudades”. Ya es el undécimo año en el que lo hacemos, ya participaron más 600 líderes de ciudades, intendentes, concejales, funcionarios públicos. Este año lo distinto fue que no solo conectamos líderes del sector público, sino también conectamos líderes de la academia, líderes del sector social, del sector privado y del comunitario, porque entendemos que para dar soluciones a las ciudades no solo tiene  que participar el sector público sino también el resto de los sectores. Entonces lo que hicimos fue mediante metodologías de aprendizaje entre pares, conectarlos dos días enteros para pensar en los problemas -por un lado que enfrenta la región metropolitana de Buenos Aires-, y luego en soluciones posibles, soluciones cocreadas entre líderes, que muchas veces ni siquiera se conocían entre si y que trabajan para la misma región. Ese es uno de los proyectos que tenemos.

¿Hay otros en la misma dirección?

Otro se llama Diálogos Metropolitanos, en donde en diferentes regiones metropolitanas del país llevamos un estudio técnico sobre cómo está creciendo la ciudad, hacemos un estudio sobre si hubo o no planificación urbana y luego de eso entrevistamos a los diferentes actores de la ciudad -aproximadamente 30, quienes están tomando decisiones sobre cómo está funcionando esa ciudad-, y luego con esas entrevistas comparamos el análisis de percepción con el análisis real de cómo está creciendo y generamos un encuentro con toda la ciudadanía para poder contarles cómo es que se están abordando los problemas que existen, cómo los están pensando y cómo es que se pueden llegar a pensar para que los trabajen en conjunto. Así generamos conciencia. Creemos que para empezar a pensar en soluciones, primero debemos ser conscientes de cómo es que está creciendo nuestra ciudad y cuáles son los problemas que está enfrentando. Si no sabemos los problemas concretos que tenemos es muy difícil que podamos cocrear soluciones o al menos crearlas

Y sobre el trabajo con los jóvenes desde su experiencia, que podría decirnos

La realidad es que desde mi experiencia como joven yo digo que en estos ámbitos con los cuales trabajo -que son de tomadores de decisión-, falta juventud. No me encuentro con jóvenes que estén involucrados en estos procesos, veo que esto es un desafío que tenemos en cómo los nuevos gobiernos nos pueden involucrar a nosotros que tenemos tanto para decir y que tenemos tantas ideas frescas y nuevas para poder traer a nuestras ciudades. Yo veo que nosotros los jóvenes tenemos muchas ganas y enfrentamos todo con mucha pasión. Lo he visto en Hábitat III donde me he cruzado mil que por lo menos tenían mi edad o menos de 30 años, entonces los jóvenes estamos interesados en estos temas y creo que necesitamos que nos den un poco más de voz desde los gobiernos y desde los diferentes sectores. Veo que hay un vacío en el cual nosotros los jóvenes tenemos que tomar la iniciativa y nos tienen que dar más lugar porque tenemos muchos para decir, así que eso creo que es un desafío.

Hay que conquistar esos niveles…

Esperemos que sí. Creo que tenemos que empezar a trabajar juntos para eso, sino va a ser muy difícil. Si entre nosotros no empezamos a articular y a escuchar qué estamos pensando, cómo estamos viviendo y también darles voz a esos jóvenes que viven en asentamientos, quienes no la tienen y quienes tienen más para decir que cualquier experto porque están viviendo los problemas de la ciudad.