¿Sabes si tu ciudad es verde? Mira a Cuenca, un ejemplo para Latinoamérica

¿Sabes si tu ciudad es verde? Mira a Cuenca, un ejemplo para Latinoamérica

LA Network - Equipo editorial
14 diciembre, 2017 - Ecología Urbana

Cuenca, ciudad ecuatoriana de 600 mil habitantes, se decidió a crear un cinturón verde y conservar sus mejores territorios para el disfrute de todos sus ciudadanos.

¿Sabes si tu ciudad es verde? Mira a Cuenca, un ejemplo para Latinoamérica
Paredes de piedra Pumapungo. Cuenca, Ecuador

Cuando el arquitecto Paul Ortiz Ulloa habla del proyecto de Cinturón Verde de su ciudad, lo hace con una pasión contagiosa.

Él que es su creador e impulsor desde su cargo como Coordinador General de Planificación del municipio de Cuenca, en Ecuador, se emociona afirmando que este proyecto es uno de los más premiados en materia ambiental no solo en su país sino a nivel internacional: a solo un año de iniciar la implementación del proyecto ya era premiado por ONU Hábitat III en Quito como ‘Ciudad Verde Global’ y también fue reconocido en Londres y en Medellín (Cities for Life 2015); además del Premio Latinoamérica Verde que se le entregó en Guayaquil y que le destacó entre países del Caribe y Suramérica.

A nivel nacional recibió dos Premios Sacha, entregados por el Ministerio de Medio Ambiente por Repoblación y Ornamentación Urbana; reconocimientos en los 100 mejores programas sociales; a buenas prácticas de parte de las corporaciones líderes para Gobernar.

Pero, ¿de qué se trata el proyecto de Cinturón Verde de la ciudad de Cuenca para que sea tan destacado?

Según Ortiz Ulloa, nació con el objetivo de reservar el suelo verde de la zonas perimetral de esta ciudad de cerca de 600.000 habitantes, pero ahora se ha convertido en un componente integral para estructurar a Cuenca como una urbe verde según los parámetros de los países europeos sobre ejes como áreas verdes; transporte público eficiente; espacios públicos de calidad;  programas de compostaje y reciclaje;  ciclorrutas; ciudad inteligente; edificios verdes; inversión ecológica, “los cuales desarrollamos paralelamente y es así que en estos tres años y medio que lleva el proyecto hemos tenido grandes alcances y hemos sumado a los elementos de la sostenibilidad como lo social, lo económico y lo ambiental, también lo cultural”.

La base del proyecto fue crear una serie de megaparques o cinturón articulados a los cuatro ríos que atraviesan la ciudad. Desde la alcaldía se pensaba en estructurar cuatro sectores en un área futura de 44.000 hectáreas, es decir nada menos que 44 millones de metros cuadrados, pero el proyecto -hoy Plan Maestro-, “determinó seis áreas que tenían potencial de reservas ecológicas, son ecosistemas frágiles y todavía están en condiciones naturales”, relató Ortiz Ulloa.

Ese sistema de megaparques configura un cinturón alrededor de la zona urbana que se constituye en una barrera para la expansión y esas zonas ya no podrían ser tocadas y por ello el crecimiento de la ciudad debe ser mejor planeado hacia el futuro, una decisión en la que ha participado un amplio espectro de la sociedad cuencana. De hecho, agrega el Director de  Planificación, se ha inspirado a los habitantes de esas zonas para que no vean sus territorios como propiedades urbanizables sino como su verdadera riqueza.

¿Sabes si tu ciudad es verde? Mira a Cuenca, un ejemplo para Latinoamérica
Paul Ortiz, arquitecto.

Más que una suma de territorios

Esas riquezas no son solo el suelo sino la cultura desde la que procede la sociedad cuencana con sus ancestros milenarios incas y su relación con la naturaleza que Ortiz Ulloa promueve desde su cercanía con la gente: “Tenemos un requisito inapelable y es que los procesos de participación solo se realizan con la presencia de los niños y los adultos mayores”, dos extremos de la herencia y el legado que vincula a este pueblo con los vientos, el agua, lo verde.

Precisamente, entre ese rico legado que constituye el Cinturón Verde está la provisión de espacio verde público de calidad para las cuencanos que ha creado en tan solo tres años y medio de implementación: “desde 2014 teníamos un déficit de 5.98 metros cuadrados de espacios verdes por habitante porque nunca hubo la visión de afectar los terrenos. Lo que hicimos en nuestra administración fue empezar a pagar por esos terrenos, a contratar los estudios y a constituirlos. En 3 años y medio estamos ya bordeando los 9.27 m2/habitante; es decir hemos alcanzado el mínimo recomendable”, destacó el arquitecto Ortiz Ulloa.

Otro aporte a la sostenibilidad de esta ciudad ecuatoriana y a su sello como ‘verde’ es el aporte en movilidad limpia del Cinturón, como lo es el impulso a las cicloinfraestructuras en los que ya se tienen planificados 26 kilómetros adicionales a los 15 que ya bordean los cuatro ríos de Santa Ana de los cuatro ríos de Cuenca’: Tomebamba, Machángara, Tarqui y Yanuncay.

Aunque el funcionario reconoció que fue una intensa lucha cambiar el pensamiento carrocentrista de algunos sectores que ocupaban con sus vehículos amplios espacios, “hemos logrado afrontar el tema con entereza, con decisión y hoy por hoy la gente, los ciclistas y los colectivos cambiaron el discurso: saben que la visión de ciudad es restarle espacio al vehículo y darle otras opciones de movilidad”.

Interesante también el componente del proyecto que está ‘reciclando’ espacios para beneficio de la cultura y el patrimonio de Cuenca y un ejemplo de ello es la conversión de la vieja cárcel de varones en el Centro Documental Histórico, lo que demuestra que una ciudad verde no solo se compone de zonas ecológicas sino de una concepción integral, por ejemplo sumando también parques dotados con iluminación LED para que los ciudadanos se los apropien a lo largo de todo el día. Adicionalmente y a través del Cinturón Verde, se han restaurado museos, edificios; también creado centros artesanales, entre otras acciones.

Sin duda el Cinturón Verde está construyendo y ganando no solo espacios físicos y naturales para sus ciudadanos, sino creando una nueva visión de una sociedad que renuncia a un crecimiento urbano sin límites y sin considerar el estrecho equilibrio entre la ciudad, su gente y su entorno: “yo comparto que trabajo por convicción, no por dinero o como funcionario, sino como ciudadano. La experiencia del día a día que me está dando este proyecto lleva a una sensibilización mucho más profunda”, concluyó el creador del proyecto.

¿Sabes si tu ciudad es verde? Mira a Cuenca, un ejemplo para Latinoamérica
Rìo Tomebamba, Cuenca.

Cinco datos de Cuenca y el Cinturón Verde

Los megaparques llegarían en la presente Administración a 8.000 hectáreas.

Desde el proyecto se espera llegar en el futuro a una meta de espacio público verde de 26m2/habitante.

Cuenca es una ciudad estructurada por terrazas, según su altura. La ciudad tiene tres terrazas.

El 98% de la ciudad tiene dotación de agua potable y un 95% de servicio de alcantarillado.

Cuenca está integrada por 15 ‘parroquias’ (barrios) urbanas y 21 rurales.

lexapro and weight gain reviews.