Colectivo Túnel Verde vigente y vigilante por el arbolado urbano en Medellín

Colectivo Túnel Verde vigente y vigilante por el arbolado urbano en Medellín

LA Network - Equipo editorial
30 agosto, 2019 - Ecología Urbana

Este grupo que nació para rechazar una tala en un proyecto BRT en el sur del área metropolitana de Medellín, cerró un ciclo de empoderamiento ciudadano, ahora cambia de rostro para defender el arbolado urbano.

Colectivo Túnel Verde vigente y vigilante por el arbolado urbano en Medellín
Una ciudadanía fortalecida bajo la acción colectiva, pueden lograr que los tomadores de decisiones deban tenerles en cuenta y que de esta manera la construcción del territorio sea menos agresiva con la naturaleza y quienes lo habitan.

Nacieron en 2013 para defender lo que, en Envigado, uno de los municipios del área metropolitana de Medellín, llamaron el Túnel Verde: un corredor vial cubierto por 420 frondosos árboles de 89 especies de los cuales, en ese año, estaban programados 133 para ser talados y dar paso a la ampliación del sistema de BRT (Bus Rapid Transit) es ese sector del Valle de Aburrá.

Pronto se hicieron famosas sus protestas, las manifestaciones eran verdaderos éxitos en las redes sociales, varios miles de ciudadanos se sumaron a la causa –mucho de ellos integraron el colectivo y sus mesas temáticas- y sus estrategias de comunicación, así como las jurídicas, lograron detener durante seis años el proyecto que entonces estaba tasado en unos US$9.000.000 y beneficiaria con este sistema de transporte público a cerca de 300 000 personas.

Sin embargo, luego de haber demostrado el poder que la unión de los ciudadanos en busca de un propósito puede lograr, hace poco los estrados judiciales indicaron que el proyecto puede seguir adelante con las debidas compensaciones de los árboles talados: mientras el Colectivo Túnel Verde pedía una obra con dos carriles para evitar la tala, el proyecto contemplaba tres carriles, uno exclusivo para el sistema de transporte semimasivo y dos para el resto de los automotores.

“Entonces en ese sentido sentimos que no se logró el rediseño del proyecto, sin embargo, como integrante del colectivo, siento que fue muy positivo todo ese conflicto porque de alguna forma se logró una actitud, una sensibilidad hacia el arbolado urbano, que se replicó en diferentes zonas del área metropolitana, porque luego nos escribieron incluso desde otras ciudades del país preguntándonos sobre cómo proteger el arbolado urbano, el patrimonio natural de sus territorios”, dice Juan Carlos Valencia, zootecnista y especialista en Comunicación Política, uno de sus primeros miembros y quien hoy permanece en él.

LA Network indaga a Valencia sobre cuál para él fue la importancia de estos seis años de lucha ciudadana y en verdad, pese a que el sistema de transporte prevaleció sobre el propósito conservacionista, se siente que hay un balance positivo.

“Desde que se inició el tema de los árboles, el colectivo trascendió más allá de los árboles, de los temas importantes en torno a Metroplús (constructora de la infraestructura), el túnel verde. Nos fuimos dando cuenta de que las personas y la ciudadanía se apropiaron de esa zona, de ese tramo, eso nos dio cuenta de la importancia, sobre todo de la fuerza, de lo que la ciudadanía unida podría lograr. Estoy convencido que la participación ciudadana es una herramienta fundamental para la construcción urbana”, revindica Valencia.

Agrega que una ciudadanía fortalecida bajo la acción colectiva, pueden lograr que los tomadores de decisiones deban tenerles en cuenta y que de esta manera la construcción del territorio sea menos agresiva con la naturaleza y quienes lo habitan.

“Muchas veces las instituciones públicas como el caso del Metroplús tienen una visión de ciudad que probablemente no haya sido consultada con la ciudadanía y que eso representa para las personas que están en el sector una forma de violencia, de forma que sienten que están destruyendo su territorio. Nos dimos cuenta de la importancia del movimiento cuando vimos que había una apropiación ciudadana muy fuerte con eso. Entendimos que podríamos lograr muchos cambios y muchas cosas de las que se lograron: parte de eso fue lo jurídico, que se tenía un respaldo ciudadano y eso es lo que lo hace exitoso”, afirma el líder de la comunidad.

Aunque afirma la premisa universal que la mejor defensa es el ataque, Valencia asegura –hablando de si los movimientos ciudadanos requieren para ser exitosos, necesariamente, ser contestatarios- que, en la construcción de la ciudad, hay responsabilidades compartidas entre el sector público, los tomadores de decisiones, los líderes públicos y los ciudadanos.

Indica que, mientras los primeros imponen sus visiones de ciudad sin consultar con los ciudadanos y con frecuencia la gestión social de los proyectos, la socialización de estos se confunde con la mera acción informativa sobre decisiones ya tomadas; los segundos con frecuencia resultan indiferentes frente a lo que sucede en su ciudad.

“Es claro para que la ciudadanía se active, pero también hay una responsabilidad ciudadana porque también está el caso contrario que llegan las instituciones con toda la intención de hacer partícipe a la comunidad, pero también falta interés, creo que lo ideal es una forma coordinada entre instituciones y ciudadanía y creo que el tema del túnel verte es un claro ejemplo de cómo la ciudadanía puede activarse con una motivación, claro que sí”.

Hoy muchos de los integrantes del Colectivo Túnel Verde inicial han continuado sus proyectos personales de vida y restan cerca de 15 integrantes actualmente. Sin embargo, Valencia afirma que continuarán.

“Tenemos claro que el colectivo debe continuar y continuar en qué seguir promocionando la participación ciudadana, precisamente para que evitar conflictos como los del Túnel Verte y continuamos, continuaremos haciendo vigilancia en temas ambientales, en proyectos ambientales del arbolado urbano que es nuestro principal foco. Nosotros tenemos claro que vamos a continuar y probablemente más adelante tengamos diferentes proyectos en temas de participación ciudadana en temas ambientales”, concluye.