Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Idea Top
Donar

Cómo los ciudadanos pueden convertirse en agentes del cambio ambiental

Compartir en redes sociales:

Si te gusta caminar por el bosque, hacer rafting en un río, cavar en un jardín o mirar mariposas, podrías convertirte en un agente de cambio. Investigadores proponen un plan de cómo educar a las personas para maximizar su impacto

Cómo los ciudadanos pueden convertirse en agentes del cambio ambiental
La incorporación de los hallazgos del estudio en nuevos programas de educación ambiental podría ayudar a más organizaciones y agencias de conservación a involucrar al público de manera efectiva

La ciencia y la política pueden no ser suficientes para resolver los desafíos ambientales complejos que van desde la extinción de especies hasta la contaminación del agua, pero los ciudadanos involucrados de manera activa podrían inclinar la balanza, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), que proporciona un plan para empoderar a las personas a cambiar el rumbo del medio ambiente y evitar su destrucción.

Los investigadores describen cuatro facetas clave de los programas educativos que han tenido éxito en motivar y capacitar a las personas para que tengan un impacto significativo.

“La educación ambiental efectiva mueve a las personas a la acción constante a través de la participación en los problemas de manera relevante”, dijo la autora principal del estudio Nicole Ardoin, profesora asociada de Stanford. “Sin ella, no es posible realizar un cambio sostenido en cuestiones ambientales y de sostenibilidad”.

Si bien el cambio climático y la extinción de especies se intensifica, el sector de recreación al aire libre en EE. UU. está creciendo más de una vez y media más rápido que la economía en general. La histórica legislación federal aprobada a principios de este año está abriendo al acceso público a más de un millón de acres de tierras silvestres. Cada vez más, los grupos sin ánimo de lucro y las agencias gubernamentales están aprovechando este creciente interés en la naturaleza como una fuerza para conservarla. La pregunta para ellos ha sido qué tipo de actividades o compromiso educativo tienen el impacto más medible.

Cómo los ciudadanos pueden convertirse en agentes del cambio ambiental
Si te gusta caminar por el bosque, hacer rafting en un río, cavar en un jardín o mirar mariposas, podrías convertirte en un agente de cambio. Investigadores proponen un plan de cómo educar a las personas para maximizar su impacto

Para llegar a esa respuesta, los investigadores revisaron más de 100 programas de educación ambiental que abordaron temas como la protección y restauración del hábitat, la calidad del agua, la conservación de la energía, el cambio climático y el reciclaje. A partir de esto, los investigadores obtuvieron cuatro claves para maximizar la posibilidad de que los programas ayuden a los ciudadanos a tener impactos ambientales significativos. Son ellos:

1) Centrarse en los problemas ambientales locales o en las dimensiones locales relevantes

Ejemplo: los estudiantes en un proyecto de reforestación crearon viveros, mejoraron sus habilidades para servir como custodios y participaron en las plantaciones en los terrenos de la escuela, así como en otras partes deforestadas de la comunidad, con el objetivo de reconectarse con los ecosistemas locales y mejorar las capacidades de los estudiantes para servir como custodios.

2) Colaborar con científicos y administradores de recursos.

Ejemplo: Un programa reunió a presos con científicos, estudiantes y administradores de áreas naturales para fomentar el aprendizaje permanente, apoyar la investigación ecológica y promover la restauración del hábitat a través de la producción de plantas y la cría en cautiverio de animales en instalaciones correccionales. Los profesionales de la conservación proporcionaron el conocimiento que resultó en la cría y liberación de aproximadamente 550 ranas, 4 000 mariposas y 1 millón de plantas.

3) Incorporar elementos de acción en los programas.

Ejemplo: la investigación de tortugas marinas y la evaluación del hábitat de estudiantes universitarios dieron como resultado una propuesta al gobierno mexicano para un área marina protegida, con recomendaciones para zonas de actividad pesquera para uso de recursos y ecoturismo.

4) Medir e informar los resultados del programa

Ejemplo: Los investigadores en una iniciativa de educación sobre reforestación informaron no solo el número de árboles plantados, sino que también proporcionaron datos sobre las tasas de supervivencia de los árboles plantados.

La incorporación de los hallazgos del estudio en nuevos programas de educación ambiental podría ayudar a más organizaciones y agencias de conservación a involucrar al público de manera efectiva en la mejora de la calidad ambiental. Esta experiencia medible en Estados Unidos puede replicarse en cualquier lugar del mundo, en especial en Latinoamérica.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros