Conoce a los ganadores del premio Campeones de la Tierra 2022

LA Network - Equipo editorial
28 noviembre, 2022 - Ecología Urbana

La edición de 2022 pone de relieve los esfuerzos para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo.

Las personas galardonadas con el premio Campeones de la Tierra realizan proyectos innovadores para apoyar la extraordinaria capacidad de renovación que caracteriza a la naturaleza. Su trabajo en la restauración de nuestro planeta demuestra que los seres humanos cuentan con el ingenio y la ambición para proteger el medio ambiente y revertir la degradación de los ecosistemas.

Categoría Inspiración y Acción

Arcenciel – Grupo ambiental sin fines de lucro pionero en el Líbano

La gestión ambientalmente racional de los desechos es fundamental para proteger los ecosistemas y, en última instancia, la salud pública, que son objetivos centrales de la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas .

Responder a las crisis ha sido un sello distintivo del trabajo de Arcenciel. En 2015, cuando el cierre del vertedero de Naameh provocó que la basura se acumulara en las calles de Beirut y Monte Líbano, arcenciel duplicó con creces la cantidad de material que reciclaba, recogiendo 852 toneladas de residuos . También publicó un manual sobre la gestión eficaz de los residuos, capacitó a los municipios en la gestión de sus propios centros de gestión de residuos y elevó la conciencia pública sobre el tema.

La filosofía de reutilización y reciclaje de la organización también se extiende a muebles y ropa viejos. Todo lo que se puede salvar se salva del vertedero, se reutiliza y se vuelve a vender.

Constantino Aucca Chutas – Cofundador de la Asociación de Ecosistemas Andinos y presidente de Acción Andina

El interés de Constantino Aucca Chutas por la conservación comenzó hace tres décadas con el trabajo de campo que realizó como estudiante de biología en Cusco (Perú).

En ese momento, las impresionantes laderas de los Andes de Perú que rodeaban la ciudad estaban sometidas a la presión de la explotación forestal y la agricultura en expansión.

“La conservación se convirtió en una necesidad”, dijo Constantino Aucca recientemente durante una entrevista con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Su vocación de defensa de la naturaleza se fortaleció a instancias de sus abuelos, Indígenas agricultores quechuas. “Me dijeron: mira, tu nombre es Aucca, significa guerrero. Intente hacer algo por nosotros, los agricultores”.

Constantino Aucca ha dedicado los últimos 30 años a cumplir con esa petición y lidera a las comunidades locales en un esfuerzo por proteger los bosques en América del Sur, que son fundamentales para combatir el cambio climático y albergan especies únicas de plantas y animales.

La Asociación de Ecosistemas Andinos, que Constantino Aucca fundó en 2000, ha plantado más de 3 millones de árboles en Perú y protegido o restaurado 30.000 hectáreas de terreno.

Cécile Ndjebet – Cofundadora de Camerún Ecología y Presidenta de la Red de Mujeres Africanas para la Gestión Comunitaria de los Bosques

La humanidad ha alterado significativamente las tres cuartas partes de la tierra seca de la Tierra, talando bosques, drenando humedales y contaminando ríos a un ritmo que los expertos advierten que es insostenible .

Ndjebet se encuentra entre los líderes del movimiento para reparar ese daño.

Su visión ha resultado en un proyecto de Cameroon Ecology para capacitar a mujeres para revivir más de 1000 hectáreas de bosque para 2030.

Desde 2009, Ndjebet también ha encabezado los esfuerzos para promover la igualdad de género en la gestión forestal en 20 países africanos como presidenta de la Red de Mujeres Africanas para la Gestión Comunitaria de los Bosques (REFACOF), una organización que cofundó. La labor de promoción de Ndjebet, tanto en el país como en el extranjero, se ha centrado en fomentar que los intereses de las mujeres estén representados más ampliamente en las políticas ambientales.

REFACOF ha apoyado a grupos de mujeres para reforestar tierras degradadas y bosques de manglares, establecer viveros y huertos de plantas en Camerún y otros países miembros. También ha trabajado para persuadir a los jefes de las aldeas para que permitan a las mujeres plantar árboles en las tierras costeras como parte de una protección contra el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático.

A través de su trabajo de promoción más amplio en todo el continente, REFACOF ha propuesto políticas forestales a los gobiernos de 20 estados para garantizar los derechos de las mujeres en la silvicultura y la gestión de los recursos naturales.

Los estudios han encontrado que si las mujeres en las zonas rurales tuvieran el mismo acceso a la tierra, la tecnología, los servicios financieros, la educación y los mercados que los hombres, la producción agrícola en sus fincas podría aumentar entre un 20 y un 30 por ciento , lo suficiente como para transformar vidas.

Categoría Ciencia e Innovación

Sir Partha Dasgupta

Cuando el Tesoro del Reino Unido se acercó a Sir Partha Dasgupta en 2019 para llevar a cabo una revisión de la economía de la biodiversidad, la primera vez que se cree que un ministerio de finanzas encargó un estudio de este tipo, el eminente economista de la Universidad de Cambridge no lo pensó dos veces antes de decir “sí”. ”.

Durante los siguientes 18 meses, Dasgupta y su equipo combinaron evidencia científica, económica e histórica con modelos matemáticos rigurosos para producir The Economics of Biodiversity: The Dasgupta Review .

Publicado en febrero de 2021, el informe histórico muestra que el crecimiento económico ha tenido un costo devastador para la naturaleza. Deja en claro que la humanidad está destruyendo su bien más preciado, el mundo natural, al vivir más allá de los medios del planeta y destaca estimaciones recientes de que se necesitarían 1,6 Tierras para mantener el nivel de vida actual.

La Economía de la Biodiversidad es la base de un campo en crecimiento de lo que se conoce como contabilidad del capital natural, en el que los investigadores intentan evaluar el valor de la naturaleza. Esos números pueden ayudar a los gobiernos a comprender mejor los costos económicos a largo plazo de la tala, la minería y otras industrias potencialmente destructivas, lo que en última instancia refuerza el caso para proteger el mundo natural.

Categoría Visión Emprendedora

Dra. Purnima Barman – Fundadora del Ejército de Hargila y Gerente Principal de Proyectos de la División de Investigación y Conservación de Avifauna, Aaranyak

A la edad de cinco años, enviaron a Barman a vivir con su abuela a orillas del río Brahmaputra en el estado indio de Assam. Separada de sus padres y hermanos, la niña se volvió desconsolada. Para distraerla, la abuela de Barman, una granjera, comenzó a llevarla a los arrozales y humedales cercanos para enseñarle sobre las aves de allí.

“Vi cigüeñas y muchas otras especies. Ella me enseñó cantos de pájaros. Me pidió que cantara para las garcetas y las cigüeñas. Me enamoré de las aves”, dijo Barman, una bióloga de vida silvestre que ha dedicado gran parte de su carrera a salvar a la cigüeña ayudante mayor en peligro de extinción , la segunda especie de cigüeña más rara del mundo.

Una especie en declive

En la actualidad existen menos de 1.200 cigüeñas ayudantes mayores maduras, menos del 1 por ciento de lo que eran hace un siglo. La dramática disminución de su población ha sido impulsada en parte por la destrucción de su hábitat natural. Los humedales donde prosperan las cigüeñas han sido drenados, contaminados y degradados, reemplazados por edificios, carreteras y torres de telefonía móvil a medida que la urbanización de las áreas rurales se acelera. Los humedales nutren una gran diversidad de vida animal y vegetal, pero en todo el mundo están desapareciendo tres veces más rápido que los bosques debido a las actividades humanas y al calentamiento global.

Conflicto entre humanos y vida silvestre

Después de obtener una maestría en zoología, Barman comenzó un doctorado en la cigüeña ayudante mayor. Pero, al ver que muchas de las aves con las que había crecido ya no existían, decidió retrasar su tesis para centrarse en mantener viva la especie. Comenzó su campaña para proteger a la cigüeña en 2007, centrándose en las aldeas del distrito Kamrup de Assam, donde las aves estaban más concentradas y menos bienvenidas.

Barman dice que una de sus mayores recompensas ha sido el sentido de orgullo que se ha inculcado en el Ejército de Hargila y espera que su éxito inspire a la próxima generación de conservacionistas a perseguir sus sueños. “Ser una mujer que trabaja en conservación en una sociedad dominada por hombres es un desafío, pero el Ejército de Hargila ha demostrado cómo las mujeres pueden marcar la diferencia”, dijo.