El color ha servido también para recuperar lugares deshabitados, subutilizados o deprimidos. Un buen ejemplo está en la Rue Duperré, en el barrio Pigalle de París, donde esta transformación, producto de una colaboración entre la marca Pigalle y la firma de dirección de arte Ill-Studio, es evidente. Foto: Sébastien Michelini