Cuatro razones por las que la sociedad civil debería apoyar una infraestructura sostenible después del COVID-19

Cuatro razones por las que la sociedad civil debería apoyar una infraestructura sostenible después del COVID-19

Graham Watkins - Jefe de la División de Cambio Climático y Sostenibilidad del BID
Cuatro razones por las que la sociedad civil debería apoyar una infraestructura sostenible después del COVID-19
El BID está trabajando para dialogar mejor con la sociedad civil, reflexionar sobre lo que funciona y lo que no, y ayudar a todos a lograr un desarrollo sostenible.

La crisis del coronavirus es una prioridad crítica para los tomadores de decisiones de América Latina y el Caribe, quienes deben responder a la emergencia de salud e impulsar medidas de distanciamiento social para reducir la curva.

La pandemia representa el desafío económico más severo de la región desde la Gran Depresión, dado que podría causar entre 1.8 y 5.5 % de las reducciones de crecimiento del PIB este año. Los países se están centrando en salvar vidas, así como en lanzar intervenciones económicas y fiscales temporales para apoyar la economía.

En medio de estas respuestas, hay cada vez más pedidos de paquetes de recuperación económica para no rescatar sectores como los combustibles fósiles, el turismo de masas y las aerolíneas, que han contribuido a las emergencias climática y ecológica. En cambio, se deberían priorizar los paquetes de recuperación económica verde que cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ayuden a gestionar los riesgos futuros de pandemias.

Por ejemplo, 13 ministros europeos han pedido a la Unión Europea que establezca una meta de neutralidad climática y de acuerdo verde para 2050 como base para la recuperación económica, afirmando que no deben perder de vista la crisis climática y ecológica. Además, en Corea del Sur, el nuevo gobierno está listo para lanzar planes para impulsar la inversión en energía renovable, introducir un impuesto al carbono y apoyar a los trabajadores en la transición a empleos verdes con el objetivo de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La infraestructura sostenible es fundamental para una recuperación económica verde e inclusiva

En América Latina y el Caribe, un enfoque en la infraestructura sostenible podría guiar la recuperación económica, lo que puede impulsar el crecimiento y apoyar los esfuerzos para lograr economías de cero emisiones netas y resilientes al clima. Antes de la pandemia, las estimaciones sugerían que este tipo de transición podría generar ganancias económicas por un valor de USD 26 billones a nivel mundial en los próximos 12 años en comparación con los negocios habituales.

Los servicios de infraestructura que incluyen electricidad, agua, saneamiento, transporte, logística y comunicaciones son la columna vertebral del desarrollo económico e influyen directa o indirectamente en el logro de todos los ODS, incluido el 72% de los objetivos.

La forma en que construyamos la infraestructura futura determinará si podemos limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius o no. Dado que el 70 por ciento del aumento previsto de las emisiones de los países en desarrollo proviene de la infraestructura que aún no se ha construido, las decisiones tomadas hoy determinarán si el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible siguen siendo viables.

Los ciudadanos de ALC también se están volviendo cada vez más expresivos en sus demandas de servicios públicos e infraestructura de calidad. Para satisfacer la demanda de infraestructura sostenible y al mismo tiempo enfrentar la crisis climática, ALC necesita aumentar su inversión en infraestructura en al menos un 2 % de su producto interno bruto, para pasar de USD 150 mil millones a USD 250 mil millones por año.

Aunque los proyectos de infraestructura sostenible pueden implicar costos iniciales que son aproximadamente un 5 por ciento más grandes que los del pasado, estos pueden generar costos operativos más bajos durante la vida de la inversión, al tiempo que reducen los riesgos.

El Marco de Infraestructura Sostenible del Grupo BID intenta abordar estos desafíos promoviendo la toma de decisiones sobre una infraestructura que sea económica, financiera, social, ambiental e institucionalmente sostenible. Se aplica a todo el ciclo del proyecto, incluido el contexto político, la planificación, la adquisición, el diseño, la construcción, las operaciones y el desmantelamiento.

Cómo la sociedad civil puede desempeñar un papel clave en la infraestructura sostenible

La sociedad civil juega un papel vital en impulsar la infraestructura sostenible. Es un actor crítico para mejorar y ayudar a los países, bancos e inversores a avanzar en este enfoque para garantizar que “hagamos los proyectos correctamente” y, lo que es más importante, que “hagamos los proyectos correctos”.

El BID está trabajando para dialogar mejor con la sociedad civil, reflexionar sobre lo que funciona y lo que no, y ayudar a todos a lograr un desarrollo sostenible. Aquí les presentamos cuatro razones por las cuales la sociedad civil debería ayudar a dar forma a la agenda de infraestructura sostenible después del COVID-19:

  1. La infraestructura sostenible juega un papel vital en la salud.La crisis del coronavirus ha resaltado la importancia de las energías renovables y el transporte ecológico, y cómo esto reduce la contaminación mortal del aire. Los sistemas efectivos de agua y saneamiento y las áreas verdes, los cuales mejoran la calidad del aire y del agua, han sido fundamentales para garantizar el bienestar relativo de las personas refugiadas en sus hogares. La infraestructura es la base de los servicios de transporte que brindan acceso a la infraestructura de salud y comunicaciones que es esencial para trabajar desde casa. La sociedad civil tiene un papel clave en la defensa de la infraestructura que prioriza la salud de los ciudadanos.
  2. La infraestructura afecta la biodiversidad.América Latina y el Caribe posee el 40 % de la biodiversidad del mundo, pero estamos perdiendo la guerra contra la pérdida de la misma. Los principales causantes son la infraestructura, la expansión agrícola y las especies invasoras. El 70 % del bosque restante se encuentra a 1 km del borde de un bosque y el 90 % de la construcción de nuevas carreteras ocurrirá en países en desarrollo. COVID-19 surge debido a que hemos sido imprudentes en la gestión de las interacciones entre las personas y la naturaleza. La sociedad civil puede ayudar a crear conciencia y exigir que la infraestructura respalde toda la vida.
  3. Los servicios de infraestructura son críticos para el desarrollo sostenible.En América Latina, más del 80 % de su población vive en ciudades y alcanzará el 90 % en 25 años. Necesitamos mayores inversiones en infraestructura para ofrecer un transporte público verde que garantice un crecimiento justo e inclusivo, al tiempo que se brinda un mayor acceso a los beneficios del servicio. La sociedad civil puede ayudar a garantizar que esta nueva infraestructura sirva a las personas y al planeta.
  4. La infraestructura que construimos ahora determinará si podemos abordar las emergencias ecológicas y climáticas o no.Los proyectos de infraestructura tienen una vida útil muy larga. La sociedad civil ha tenido una relación tensa con los proyectos de infraestructura dado que la infraestructura puede ser tanto una solución como un motor de cambio negativo. Involucrar a la sociedad civil al inicio del ciclo del proyecto, y en la definición de los contextos institucionales para la infraestructura, es crucial para garantizar que la infraestructura sea sostenible.

Más allá de la emergencia médica inmediata, debemos tomar las decisiones correctas de inversión en infraestructura para proteger a las personas y al planeta. Trabajando junto a la sociedad civil, podemos vencer la creencia de que la sostenibilidad es un freno para el desarrollo y en su lugar promover una infraestructura sostenible como la próxima historia de crecimiento para nuestra región después de COVID-19.

Columna publicada originalmente en Blogs del BID