Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

El calor extremo es un problema de salud claro y creciente en las ciudades

Compartir en redes sociales:

Los impactos en la salud y las muertes por calor extremo están aumentando y se espera que estos efectos crezcan a medida que continúan aumentando las temperaturas globales. La mitigación del cambio climático es necesaria para ayudar a prevenir un mayor calentamiento. 

Los investigadores destacan las acciones que las personas pueden tomar para enfriarse y mitigar otros tipos de tensión fisiológica que surgen de la regulación de la temperatura corporal para combatir los riesgos para la salud derivados del calor extremo.

El calor extremo es un hecho cada vez más común en todo el mundo y por eso se espera que aumenten las muertes y enfermedades relacionadas con este fenómeno. Así lo advierten los autores de dos nuevas investigaciones sobre el calor y la salud, publicadas en la plataforma científica The Lancet, que recomiendan esfuerzos coordinados inmediatos y urgentes en todo el mundo para mitigar el cambio climático y aumentar la resiliencia al calor extremo, para así limitar el calentamiento adicional y salvar vidas protegiendo a las personas más vulnerables. 

Las medidas de enfriamiento efectivas y ambientalmente sostenibles pueden proteger de los peores impactos del calor en la salud. Estos van desde cambios inmediatos en la infraestructura urbana, el aumento de los espacios verdes en las ciudades, los revestimientos de las paredes que reflejan el calor de los edificios, el uso generalizado de ventiladores eléctricos y otras técnicas de enfriamiento personal ampliamente disponibles que los fisiólogos térmicos han demostrado que ayudan a las personas a regular su temperatura corporal sin exacerbar otros tipos de problemas fisiológicos. Si bien el aire acondicionado está cada vez más disponible en todo el mundo, no es asequible para las personas más vulnerables, es costoso económico y ambientalmente, y deja a muchos indefensos contra el calor extremo durante los cortes de energía.

“Se necesitan dos enfoques estratégicos para combatir el calor extremo. Uno es la mitigación del cambio climático para reducir las emisiones de carbono y regular el calentamiento del planeta. La otra es la identificación de medidas de prevención y respuesta oportunas y eficaces, en particular para entornos de escasos recursos. Con más de la mitad de la población mundial proyectada para estar expuesta a semanas de calor peligroso cada año para fines de este siglo, necesitamos encontrar formas de mantener frías a las personas de manera efectiva y sostenible”, explica la coautora principal del estudio, la profesora Kristie Ebi, de la Universidad de Washington (EE.UU.)

Ebi agrega que “si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y no se desarrollan e implementan planes de acción contra el calor basados ​​en la evidencia, un futuro muy diferente les espera a muchas personas y comunidades en todo el mundo. Las actividades diarias como hacer ejercicio y trabajar al aire libre, pueden cambiar drásticamente, ya que el aumento del calentamiento significa que las personas corren un mayor riesgo de exposición al calor intolerable con mucha más frecuencia, especialmente en las regiones tropicales”.

Los riesgos para la salud del calor extremo

Según un nuevo estudio de modelado de la carga mundial de enfermedades, también publicado en The Lancet, más de 356 000 muertes en 2019 estuvieron relacionadas con el calor y se espera que ese número aumente a medida que aumentan las temperaturas en todo el mundo. Sin embargo, señalan los autores de la serie, muchas muertes relacionadas con el calor se pueden prevenir mitigando el cambio climático y reduciendo la exposición al calor extremo.

Los efectos del calor extremo también están asociados con un aumento de las hospitalizaciones y visitas a la sala de emergencias, un aumento de las muertes por enfermedades cardiorrespiratorias y otras, problemas de salud mental, resultados adversos del embarazo y el parto y mayores costos de atención médica. Las personas mayores y otras personas vulnerables que pueden ser menos capaces de cuidarse a sí mismas en condiciones de calor extremo (por ejemplo, personas aisladas en el hogar, personas con poca movilidad) también tienen más probabilidades de experimentar los efectos del calor extremo en la salud.

El calor extremo también reduce la productividad de los trabajadores, especialmente entre los más de mil millones de trabajadores que están expuestos a altas temperaturas de forma regular. Estos trabajadores a menudo informan una reducción en la producción de trabajo debido al estrés por calor, muchos de los cuales son trabajadores manuales que no pueden tomar descansos u otras medidas para disminuir los efectos de la exposición al calor.

Por último, el aumento de las temperaturas está agravando otros desafíos ambientales, incluidas las concentraciones adversas de ozono a nivel del suelo, los incendios forestales y el rápido crecimiento de la población urbana.

Estrategias de enfriamiento efectivas para hoy y el futuro

Para contrarrestar estos efectos en la salud, los autores destacan estrategias de enfriamiento accesibles y efectivas de forma individual, de construcción, urbano y paisajístico. También recomiendan enfoques personalizados para entornos específicos, incluidos hogares de ancianos, áreas urbanas densamente pobladas, lugares de trabajo, escuelas, reuniones masivas, campos de refugiados y la práctica de deportes, donde las personas pueden ser particularmente vulnerables a los efectos del calor extremo.

Los investigadores destacan las acciones que las personas pueden tomar para enfriarse y mitigar otros tipos de tensión fisiológica que surgen de la regulación de la temperatura corporal para combatir los riesgos para la salud derivados del calor extremo. Estos incluyen el uso de ventiladores eléctricos y de nebulización, auto empaparse con un rociador de agua o una esponja, usar ropa mojada y sumergir los pies en agua fría. Otras medidas sencillas como tomar pequeños descansos de la actividad física, mantenerse bien hidratado (la temperatura del agua que se consume tiene poca consecuencia) y modificar la ropa o el equipo de protección para mejorar la ventilación también son estrategias efectivas y sostenibles.

Además de los enfoques individuales para reducir la tensión de calor fisiológica, las adaptaciones de los edificios pueden ayudar a enfriar los ambientes interiores. Estos incluyen revestimientos externos para reflejar el calor lejos de los edificios y muros verdes para reducir la temperatura de la superficie y mejorar el aislamiento. Las características del entorno urbano y el paisaje circundante también influyen en las condiciones de las zonas urbanizadas. Los lagos, los grandes pastizales, los parques y las áreas al aire libre con sombra, así como la reducción de la contaminación dentro de las ciudades, son importantes.

Estos estudios fueron financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates y realizados por investigadores de la Universidad de Washington (EE. UU.), la Universidad de Columbia Británica (Canadá) y el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades. 

Compartir en redes sociales:

0
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen