El calor puede poner en jaque a las ciudades en el futuro

El calor puede poner en jaque a las ciudades en el futuro

LA Network - Equipo editorial
17 noviembre, 2019 - Ecología Urbana

Un estudio de investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) proyecta que las temperaturas en algunas áreas urbanas aumentarán hasta 3°C a mediados de siglo debido al efecto de isla de calor urbano. Se necesitan desde ya políticas que restrinjan la expansión urbana y estrategias de planificación que mitiguen los efectos del aumento de temperatura, señalan los autores.

El calor puede poner en jaque a las ciudades en el futuro
Estos hallazgos ayudarán a complementar un creciente cuerpo de investigación sobre los posibles efectos de un mundo más cálido y más urbanizado.

Los científicos y expertos del clima predicen que las temperaturas globales aumentarán hasta 2 grados centígrados para 2050, debido a las crecientes concentraciones de emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera del planeta.

Pero para muchas de las áreas urbanas del mundo, un aumento de temperatura debido a la quema de combustibles fósiles podría ser aún más amenazante.

Una investigación de la Escuela de Estudios Forestales y Ambientales de la Universidad de Yale (Estados Unidos), proyecta que el crecimiento de las áreas urbanas en las próximas décadas desencadenará un calentamiento “adicional” debido a un fenómeno conocido como el efecto de isla de calor urbano. Según sus hallazgos, la expansión urbana causará que la temperatura promedio del verano en estas áreas aumente aproximadamente 0.5 a 0.6 grados centígrados, pero hasta 3 grados centígrados en algunos lugares.

Muestran que este calentamiento aumentará los riesgos de calor extremo para aproximadamente la mitad de la futura población urbana del mundo, particularmente en las regiones tropicales del hemisferio sur, donde los modelos climáticos ya proyectan un calentamiento más fuerte debido a las emisiones de gases de efecto invernadero y donde hay menos capacidad para la adaptación.

En estas regiones vulnerables -argumentan los autores-, se necesitan políticas que restrinjan o redistribuyan la expansión urbana y las estrategias de planificación que mitiguen los efectos de isla de calor urbano para reducir los efectos sobre la salud humana, los sistemas de energía, los ecosistemas y la infraestructura urbana.

“Sabemos que entre el 60 y el 70 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanas a mediados de siglo”, señaló Kangning Huang, autor principal del estudio. “Entonces, si no conoces el cambio en el efecto isla de calor urbano y solo te enfocas en el cambio climático por las emisiones de gases de efecto invernadero, estarás subestimando el nivel de calentamiento y calor al que estarán expuestos dos tercios de la población mundial”.

Según los autores, esta investigación representa un paso importante hacia la comprensión del futuro de la urbanización en el planeta. Aunque las Perspectivas de la Urbanización Mundial de la ONU han ofrecido una gran cantidad de datos sobre el crecimiento futuro de la población urbana, carece de información específica sobre cómo se distribuirá ese crecimiento dentro de los países y los cambios en los usos de la tierra.

Además, aunque los informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU incorporan estudios de modelado sobre el calentamiento futuro debido a las emisiones de gases de efecto invernadero, no proporcionan proyecciones de calentamiento a escala global como consecuencia del aumento de los efectos de isla de calor.

Las ciudades medianas en riesgo de padecer un mayor efecto isla de calor

El efecto de isla de calor urbano es un fenómeno en el que las áreas urbanas son significativamente más cálidas que el campo circundante, lo que induce efectos climáticos locales que agravan los efectos globales de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El calor puede poner en jaque a las ciudades en el futuro
Según los autores, esta investigación representa un paso importante hacia la comprensión del futuro de la urbanización en el planeta.

En el nuevo estudio, los autores predicen la distribución probable del crecimiento de la población urbana en función de diversos factores, como el crecimiento económico, la topografía y las redes de transporte, suponiendo una continuación de las tendencias históricas en la expansión urbana. Luego, utilizando modelos matemáticos, pronosticaron el aumento del efecto de isla de calor urbano a escalas locales y regionales. (El modelo produce resultados espaciales a una resolución de cinco kilómetros cuadrados).

“Si desea hacer una evaluación exhaustiva del riesgo de calentamiento, necesita tener esta información”, dijo Huang. “Los impactos climáticos dependen de la ubicación. Será diferente, por ejemplo, de Florida a California. Por lo tanto, es importante saber dónde viven las personas y el tamaño resultante de las áreas urbanas”, aseguró.

Del mismo modo, cualquier decisión política futura dependerá de las condiciones locales y regionales, añadió Huang. Aunque el documento no hace recomendaciones de política, ofrece a los encargados de formular políticas y a los científicos de todo el mundo un vistazo de cómo podría ser el futuro en sus regiones, y una oportunidad para elaborar políticas que respondan a esas proyecciones.

Entre otros hallazgos, informan que más del 70 por ciento de las nuevas tierras urbanas se concentrarán en las zonas templadas y tropicales más húmedas. En América del Norte y Europa, la expansión urbana tendrá lugar en zonas templadas y frías, mientras que, en China, la mayor parte de la expansión ocurrirá en zonas templadas en las secciones este y sur del país. En América Latina, el sudeste asiático y África subsahariana, la mayoría de las nuevas áreas urbanas se ubicarán en zonas tropicales.

Si bien los efectos de isla de calor de esta expansión de la tierra urbana variarán en gran medida entre las zonas climáticas y las regiones, los núcleos más calientes de los clústeres urbanos de tamaño mediano (definidos como 100 a 5 000 kilómetros cuadrados) verán aumentos diarios de temperatura de verano de 1 a 3 grados centígrados en algunos lugares. (Según sus hallazgos, el aumento en el efecto isla de calor tiende a aumentar más abruptamente a medida que las áreas urbanas tienen un tamaño de 100 kilómetros cuadrados y luego se estabilizan en unos 5 000 kilómetros cuadrados. En otras palabras: las grandes ciudades generalmente ya han alcanzado su meseta de “isla de calor”.) Muchas de estas ciudades medianas, señalan los autores, pueden carecer de la capacidad de adaptarse a un calentamiento más fuerte en comparación con las ciudades más grandes.

Los autores también estiman que las áreas urbanas aumentarán en hasta 1.3 millones de kilómetros cuadrados entre 2015 y 2050, un aumento del 171 por ciento sobre la huella urbana global en 2015. Esto sería el equivalente a construir una nueva ciudad del tamaño de la ciudad de Nueva York cada ocho días durante los próximos 35 años. Más del 70 por ciento de las nuevas tierras urbanas se concentrarán en zonas húmedas templadas y tropicales, principalmente en Asia y África.

Estos hallazgos ayudarán a complementar un creciente cuerpo de investigación sobre los posibles efectos de un mundo más cálido y más urbanizado, dijo Karen C. Seto, investigadora y coautora del estudio.

“Este es el primer y único estudio que proyecta la expansión del suelo urbano en el nivel mundial hasta 2050. Llena una brecha crítica de conocimiento para comprender las demandas de recursos de la urbanización futura, como la tierra, la energía y los materiales”, explicó Seto. “Al mismo tiempo, este estudio también nos ayuda a comprender cómo las ciudades pueden modificar su entorno local para mitigar los impactos de los cambios inducidos por las ciudades en las temperaturas locales y regionales”, agregó Seto.

Si quieres conocer la investigación completa, puedes dar clic aquí https://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/ab4b71