El COVID-19 también ‘enfermó’ el empleo juvenil en América Latina

El COVID-19 también ‘enfermó’ el empleo juvenil en América Latina

LA Network - Equipo editorial
23 agosto, 2021 - Trabajo y emprendimiento

Los jóvenes son uno de los colectivos que padecen con mayor intensidad las consecuencias sociales y económicas de la emergencia sanitaria en la región, puesto que no encuentran empleo y muy a menudo deben desempañar actividades informales para tener algún ingreso, así sea mínimo. 

El COVID-19 también ‘enfermó’ el empleo juvenil en América Latina
Según el reporte, la participación juvenil en el mercado de trabajo alcanzó apenas un 45,6 % en el primer trimestre de 2021.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió en un nuevo informe que el impacto de la pandemia de COVID-19, puso a la población joven de América Latina y el Caribe en riesgo de convertirse en una generación sin oportunidades laborales o educativas para construirse un mejor futuro 

Los datos de la OIT dan cuenta de un 23,8 % de desocupación en los jóvenes entre 15 y 24 años durante el primer trimestre de 2021, el nivel más alto desde 2006, año en que empezaron esos registros. La cifra representó un aumento de más de tres puntos porcentuales en relación con el nivel previo a la pandemia. 

“Esta generación ha experimentado los impactos del COVID-19 en muchas áreas: la interrupción de sus programas educativos o de formación y las actividades de puente hacia el mercado de trabajo (aprendizaje y pasantías), la pérdida de empleo y de ingresos, y la perspectiva de enfrentar mayores dificultades para encontrar una ocupación en el futuro”, explicó Vinicius Pinheiro, director para América Latina y el Caribe de la Organización.  

Pinheiro, además, agregó que será necesario desarrollar estrategias destinadas específicamente a mejorar el empleo juvenil para “desactivar” los profundos efectos de la pandemia y evitar que las secuelas se extiendan por mucho tiempo: “aunque la demanda de empleo comience a ser más favorable debido a un mayor dinamismo económico, las oportunidades de trabajo para los jóvenes continuarán muy restringidas”, remarcó. 

Según el reporte, la participación juvenil en el mercado de trabajo alcanzó apenas un 45,6 % en el primer trimestre de 2021, lo que implica que entre dos y tres millones de jóvenes estaban sin ocuparse por la inexistencia de oportunidades laborales. Además, la elevada incidencia de la informalidad entre estos trabajadores, que afectaba a seis de cada diez jóvenes antes de la pandemia, podría incrementarse aún más. 

El COVID-19 también ‘enfermó’ el empleo juvenil en América Latina
Joven trabajando en Brasil. Foto: Agência Brasil – Marcello Casal Jr

En tal sentido, un análisis del funcionario señala que la falta de oportunidades de empleo juvenil puede afectar la trayectoria laboral de las personas y limitar sus posibilidades de acceder a un trabajo decente en el futuro. Más aún, esta carencia, puede dar lugar a una frustración que genere situaciones conflictivas y “afecte la gobernabilidad a diversos niveles”. 

El director regional de la OIT consideró que, para abrir oportunidades de trabajo a los jóvenes, será necesaria una combinación de políticas que estimulen la contratación, y apoyen a las empresas y a los emprendedores. 

Igualmente, es imperativo impulsar la educación y la capacitación, sobre todo para incluir a los jóvenes en la revolución digital, debido a que las sociedades no pueden prescindir del aporte de los jóvenes, por lo que es urgente elaborar planes que promuevan el empleo juvenil.