El crecimiento mundial se desacelerará hasta el 2023

LA Network - Equipo editorial
16 enero, 2022 - Trabajo y emprendimiento
Foto de PhotoMIX Company en Pexels

A medida que se desacelera el crecimiento mundial, las economías en desarrollo enfrentan el riesgo de un “aterrizaje brusco”.

Se prevé que el crecimiento mundial se desacelerará marcadamente, a medida que los países empiezan a enfrentar el tercer año de la pandemia de COVID-19. Ante este difícil panorama, los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) encaran diversos desafíos económicos, entre ellos los brotes continuos de COVID-19, una elevada inflación, niveles de deuda sin precedentes y una mayor desigualdad de ingresos.

Según la última edición del informe Perspectivas económicas mundialesse espera que el crecimiento mundial se desacelere del 5,5 % en 2021 al 4,1 % en 2022 y al 3,2 % en 2023, a medida que la demanda reprimida se disipe y vayan eliminándose las iniciativas de apoyo fiscal y monetario en todo el mundo. La rápida propagación de la variante ómicron, además, indica que probablemente la pandemia continuará alterando la actividad económica en el corto plazo. Se proyecta que el crecimiento caiga del 6,3 % en 2021 al 4,6 % en 2022 y al 4,4 % en 2023 entre los MEED.

El panorama plantea peligros particulares para los MEED. En primer lugar, la notable desaceleración en las principales economías —entre ellas Estados Unidos y China— reducirá la demanda externa de bienes y servicios en numerosos MEED. Además, la desaceleración se produce justo cuando los Gobiernos de muchas de estas economías se están quedando sin espacio normativo para responder, de ser necesario, a los desafíos emergentes: nuevos brotes de COVID-19, persistentes cuellos de botella en las cadenas de suministro y presiones inflacionarias, y mayores vulnerabilidades financieras en amplias zonas del mundo. La combinación de estas amenazas podría aumentar el riesgo de un aterrizaje brusco en estas economías.

“Las economías avanzadas y los mercados emergentes y las economías en desarrollo se encuentran en dos trayectorias de crecimiento diferentes”, dijo Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial. “Si bien se desaceleran, las economías avanzadas siguen creciendo y se espera que, para 2023, la producción combinada de estas recupere la tendencia previa a la pandemia. Sin embargo, las economías emergentes y en desarrollo crecen menos, y no les queda mucha ‘gasolina’ en términos de espacio normativo si enfrentan factores adversos. Por eso nos preocupa que se produzca un aterrizaje brusco”.

La desigualdad de ingresos va en aumento

La pandemia de COVID-19 aumentó la desigualdad de ingresos en el mundo, revirtiendo en parte dos décadas de avances en la reducción de la desigualdad y afectando desproporcionadamente a los grupos vulnerables y los MEED, donde la desigualdad de ingresos es mucho mayor que en las economías avanzadas.

Los aumentos significativos de la desigualdad entre países son el resultado de la recuperación de la pandemia de dos vías, mientras que un moderado aumento de la desigualdad interna de los países en los MEED refleja las graves pérdidas de ingresos y las interrupciones del empleo experimentadas por los grupos vulnerables: los hogares de bajos ingresos, los trabajadores informales y de baja cualificación, y las mujeres. La desigualdad interna de los países sigue siendo particularmente alta en América Latina y el Caribe y en África al sur del Sahara, donde viven alrededor de dos tercios de las personas extremadamente pobres del mundo.

Pero la desigualdad va más allá del ingreso, en particular en los MEED y los países de ingreso bajo. La cobertura de vacunas sigue siendo muy poco equitativa en todo el mundo. Debido a los obstáculos en materia de adquisiciones, solo el 8 % de la población de los países de ingreso bajo ha recibido al menos una dosis, tasa que dará lugar a que solamente alrededor de un tercio de la población reciba una dosis de las vacunas a fines de 2023, si se mantiene el ritmo de vacunación actual. Menos del 55 % de la población total de los MEED se ha vacunado, en comparación con más del 75 % en las economías avanzadas.

Las medidas de contención de la pandemia han alterado gravemente el aprendizaje de los niños, intensificándose la desigualdad educativa. El teletrabajo y las oportunidades digitales, como la educación a distancia, no han sido igualmente accesibles para los hogares de bajos ingresos. La desigualdad de género también ha aumentado y los trabajadores informales han sufrido pérdidas importantes en materia de empleo e ingresos.

En el largo plazo, la desigualdad interna de los países podría seguir aumentando, a medida que los países enfrentan una mayor inflación —especialmente la inflación de los precios de los alimentos— y alteraciones en la educación relacionadas con la pandemia.

“Si bien se desaceleran, las economías avanzadas siguen creciendo y se espera que, para 2023, la producción combinada de estas recupere la tendencia previa a la pandemia. Sin embargo, las economías emergentes y en desarrollo crecen menos, y no les queda mucha ‘gasolina’ en términos de espacio normativo si enfrentan factores adversos. Por eso nos preocupa que se produzca un aterrizaje brusco”, destacó Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial.

Los ciclos de los precios de los productos básicos: una oportunidad para los MEED

Casi dos tercios de los MEED dependen de las exportaciones de productos básicos para su crecimiento y desarrollo, y más de la mitad de las personas extremadamente pobres del mundo vive en MEED exportadores de productos básicos. Estos países se ven cada vez más afectados por ciclos de auge y caída de los productos básicos, cuyas causas suelen estar fuera de su control.

Los precios de los productos básicos se dispararon, y el año pasado los precios de varios productos básicos alcanzaron máximos históricos. Eso fue posterior a una abrupta y amplia caída en la actividad en 2020, como resultado de la crisis de la COVID-19. Tanto el desplome de 2020 como el posterior repunte fueron más fuertes que después de cualquier ciclo anterior de productos básicos durante las recesiones mundiales del último medio siglo.

Estos tipos de ciclos de los productos básicos podrían constituir una oportunidad para los MEED, como se documenta en el último informe Perspectivas económicas mundiales: en los últimos 50 años, los auges de los precios de los productos básicos a menudo fueron mayores que las caídas. En promedio, los precios aumentaron un 4 % al mes, en comparación con una disminución promedio del 1 % durante los desplomes. El ciclo promedio de auge y caída duró unos seis años.

Esto significa que los Gobiernos de los MEED pueden utilizar los auges para obtener una base más sólida que les ayude a hacer frente a las crisis económicas. Por ejemplo, los exportadores de petróleo podrían aprovechar la oportunidad que les brindan los ingresos petroleros más altos que se registran en la actualidad para reconstruir el espacio fiscal y orientar el gasto hacia la resolución de los desafíos de largo plazo. Los países también pueden adoptar medidas para reducir la dependencia de los productos básicos al diversificar las exportaciones y las carteras de activos nacionales. Estos activos incluyen tanto el capital físico como el capital humano: por ejemplo, los países pueden utilizar esos ingresos para aumentar las inversiones en salud, educación e infraestructura digital.

Foto de Rafael Guimarães en Pexels

Los desafíos en materia de deuda: no repetir los mismos errores

Los niveles de la deuda mundial se dispararon como resultado de la pandemia: la deuda mundial total, que asciende al 263 % del PIB, ha alcanzado su nivel más alto en 50 años.

El aumento abarcó tanto la deuda pública como la deuda privada. Se manifestó tanto a nivel de la deuda externa como de la deuda interna, y en las economías avanzadas y los MEED por igual. Este incremento de la deuda, junto con la recesión económica mundial causada por la COVID-19, ha aumentado las vulnerabilidades de la deuda en los MEED, especialmente en las economías de bajos ingresos. Más de la mitad de los países más pobres ya se encuentran en una situación crítica a causa del sobreendeudamiento o están en grave riesgo de padecerla.

Las iniciativas de alivio y de reestructuración de la deuda requerirán una mayor transparencia, ya que la actual falta de claridad sobre los compromisos de deuda puede alterar el análisis de sostenibilidad de la deuda y retrasar el alivio hasta que se conozca el monto total que adeuda el país.

El proceso del Marco Común del G-20 es un acuerdo entre los países del Grupo de los Veinte (G-20) y el Club de París para trabajar juntos en los tratamientos de la deuda de muchas economías de bajos ingresos. Según el informe Perspectivas económicas mundiales, la estructura del marco, que continúa evolucionando, podría mejorarse para proporcionar un alivio más oportuno. La experiencia de anteriores iniciativas coordinadas de alivio de la deuda indica que las reducciones del volumen de endeudamiento pueden disminuir las pérdidas de producción asociadas con el sobreendeudamiento más que el alivio del servicio de la deuda.

Una acción normativa decisiva puede marcar una diferencia

Con el fin de fortalecer la recuperación mundial y promover una recuperación verde, resiliente e inclusiva, se necesitan políticas integrales, junto con una cooperación mundial enérgica en materia de vacunación, deuda y clima.

Los encargados de la formulación de políticas pueden dar prioridad al gasto en proyectos que impulsan las perspectivas de crecimiento a largo plazo, por ejemplo aquellos que facilitan la reducción de los grandes déficits de inversión. Una mayor movilización de ingresos internos puede ayudar a reponer los recursos de los mecanismos de amortiguación fiscal agotados debido al colapso de los ingresos relacionado con la pandemia. También se puede respaldar un aumento del gasto público.

Asimismo, es necesario un enfoque integral para revertir el aumento de la desigualdad mundial provocado por la COVID-19. El informe plantea que un primer paso debe ser acelerar la administración y distribución de las vacunas contra la COVID-19 en los MEED. Sin embargo, se necesitan reformas que mejoren la productividad para aumentar los ingresos per cápita. Con el fin de prevenir la consolidación del incremento de la desigualdad causado por la pandemia, las medidas de apoyo fiscal deben centrarse en los segmentos más vulnerables de la población.

Para implementar muchas de estas recomendaciones de políticas se requerirán considerables recursos fiscales, lo que no es fácil en una época de endeudamiento sin precedentes. Por consiguiente, será necesaria una mayor cooperación mundial para aumentar los recursos fiscales a disposición de las economías en desarrollo de bajos ingresos. También implica respaldar el sistema de comercio mundial basado en normas y facilitar un clima para la inversión que fomente un crecimiento más rápido de la productividad.

Con información del Banco Mundial