El espacio escolar transforma las infancias creando un entorno favorable para el crecimiento sostenido y equitativo

Guillermo Bernal
28 diciembre, 2022 - Comunidades y Alianzas

“Una escuela debe ser un lugar para todos los niños, no basada en la idea de que todos son iguales, sino que todos son diferentes” – Lorris Malaguzzi

 

Los espacios educativos suelen ser lugares en donde niños y niñas pasan una gran cantidad de tiempo durante las etapas más formativas de su vida. Desde la primera infancia, en estos espacios las personas aprenden a relacionarse con sus compañeros y se enfrentan a dilemas sociales, académicos y emocionales que van formando su carácter e identidad. 

 

Seguramente muchos han escuchado a alguien decir que “los niños son como esponjas”, en especial cuando se trata de las primeras etapas de vida. Esta frase se le atribuye a Maria Montessori –quien desarrolló un famoso esquema pedagógico a principios del siglo XX– y se refiere a que durante la primera infancia, los estímulos externos tienen un potencial enorme de afectar el desarrollo de la persona, ya sea de manera positiva o negativa. 

 

La importancia de los lugares como espacios de formación 

 

Los recuerdos que se forman durante la infancia nos acompañan toda la vida y afectan la manera en que nos relacionamos y percibimos el mundo que nos rodea. Aún como adultos, nuestra memoria conserva aquellos espacios donde inventábamos nuestros primeros juegos y formábamos nuestras primeras amistades. La mayoría de las personas podemos recordar aquellos lugares  donde aprendimos a andar en bicicleta o en donde emprendimos aventuras fantásticas. Éramos héroes y heroínas, príncipes y princesas cuando en el mundo todavía existía la magia. En ese entonces, cruzar el pasamanos, subirnos a los columpios o aventarnos de la resbaladilla eran hazañas dignas de leyenda.

 

No se puede menospreciar la importancia de los espacios educativos para la primera infancia. Para muchos de nosotros, estas vivencias –que nos formaron como personas y que recordamos con cariño– sucedieron en el patio del preescolar o del “kínder”. Ahí pasábamos el valiosísimo tiempo de recreo. Sin saberlo, a partir del juego desarrollamos capacidades imaginativas, cognitivas y físicas. Aprendimos a negociar con nuestros compañeros, a seguir las reglas y consejos de nuestros maestros y cuidadores, y formamos vínculos sociales, amistades duraderas. Todos estos momentos, fueron fundamentales para el desarrollo de nuestra personalidad y de nuestras relaciones con los otros. 

 

El problema de menospreciar la importancia de la infraestructura educativa para la primera infancia 

 

Lamentablemente, en México muchos niños y niñas que en sus primeras etapas de vida no tienen acceso a lugares donde puedan llevar su imaginación al límite y desarrollarse de la mejor manera: ni en el espacio público ni en el espacio educativo. Es una realidad de este país que existen varias instituciones preescolares con infraestructura deficiente, que presentan pocos juegos utilizables para los más pequeños y que, en ocasiones, incluso pueden presentar riesgos. 

 

Las carencias de infraestructura en espacios educativos que tratan con niños en la primera infancia tienden a ser mayores en regiones económica o físicamente rezagadas. Estas deficiencias pueden llegar a dificultar la labor de los maestros y afectan de manera negativa el desarrollo de los estudiantes. Incluso, informes realizados por el Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales han concluido que la falta de infraestructura educativa tiende a reproducir la desigualdad que afecta a las comunidades más vulnerables. Por este motivo, es importante crear soluciones sostenibles que atiendan el problema, para asegurar que todos los niños y niñas del país tengan acceso a lugares seguros donde puedan desarrollarse y vivir su infancia de la mejor manera posible. 

 

La propuesta: Lugares Amigables para la Primera Infancia (LAPIS)

 

¿Qué es LAPIS?

Las empresas impactan de muchas maneras en el bienestar de las niñas, niños y sus familias, por ello es tan importante que incorporen acciones para mejorar las condiciones ambientales y sociales de sus colaboradores, clientes, proveedores y de la comunidad de la que forman parte.

A razón de lo anterior, LAPIS surge como una iniciativa de Fundación Placemaking México y Fundación FEMSA, cuyo propósito es crear lugares que tengan una perspectiva de primera infancia en el espacio público. Esta perspectiva tiene en cuenta que el lugar creado sea accesible tanto para niños y niñas pequeños como para sus cuidadores, que sea estimulante y que permita generar un entorno saludable que propicie las experiencias positivas para las personas en sus primeros años de vida. 

 

A lo largo de 2022 se han inaugurado 30 Lugares Amigables para la Primera Infancia en diversos estados de la república mexicana. Desde cruces peatonales seguros para los más pequeños, hasta parques, plazas y áreas de juego. Estos fueron creados específicamente para tener en cuenta y satisfacer las necesidades y deseos de los miembros más pequeños de nuestras comunidades. Cada uno de estos LAPIS es creado por medio de acercamientos comunitarios en los que tanto niños y niñas como sus cuidadores pueden plasmar sus deseos e ideas para el lugar. Por eso, estos lugares son tan únicos como las infancias que los inspiran y disfrutan

 

Cabe mencionar que la creación de estos LAPIS no responden únicamente a una cuestión estética o lúdica, pues estudios sobre los beneficios de la naturaleza en los niños han demostrado que el contacto con las áreas verdes disminuye los síntomas de déficit de atención, mejora las habilidades cognitivas, la agilidad, la coordinación motriz y los hace sentirse más libres y relajados. Chawla (2006) y Corraliza y Collado (2011)

Un LAPIS en la escuela

OXXO Región Sureste también se sumó a la iniciativa LAPIS de Fundación FEMSA y Fundación Placemaking México con el fin de mejorar y acondicionar los espacios de juego de diversos preescolares en la región sureste de la república. Esta alianza culminó con la inauguración de cinco Lugares Amigables para la Primera Infancia en espacios educativos preescolares. 

 

Para todos estos proyectos, se contó con la colaboración de la organización Space for Play, quienes se dedican al diseño e implementación de áreas de juego diversas en espacios escolares. Sus asesorías aseguraron que estos LAPIS integraran distintos tipos de juegos (repetitivos, desafiantes, con reglas, de construcción, imaginativos, etc.) y que contaran con áreas verdes con vegetación local para que los niños en su primera infancia puedan relacionarse y generar interés por  la naturaleza, lo cual es crucial para  desarrollar habilidades sociales, emocionales y psicomotrices diversas en un solo espacio lúdico.

LAPIS Rosario Castellanos

ANTES / DESPUÉS

Niños y niñas de 0 a 6 años beneficiado
directamente: 351 
indirectamente: 1,239
Adultos beneficiados 
Directamente: 738
Indirectamente: 2602
1000m2 de espacio intervenido

 

Este Lugar Amigable para la Primera Infancia se encuentra ubicado dentro del preescolar Rosario Castellanos, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 

De la mano de los deseos de niños, niñas, cuidadores y maestras, se implementó un área de juego natural, con vegetación local, un recorrido de llantas, un juego con paredes y un foro al aire libre en las distintas áreas y patios del centro educativo preescolar. Por último se intervino con pintura: un colorido mural de jaguar (animal representativo de la zona) que recorre todo el espacio y se convierte en un camino para que los niños y niñas puedan recorrer las diferentes áreas. 

LAPIS La Florecita

ANTES/ DESPUÉS

Niños y niñas de 0 a 6 años beneficiados
directamente: 82
indirectamente: 394
Adultos beneficiados 
Directamente: 171
Indirectamente: 828
1890.5m2 de espacio intervenido

El LAPIS La Florecita se encuentra en la Col. Buena Vista 1ra sección Villahermosa, Tabasco, dentro del preescolar La Florecita. 

Originalmente no habían elementos lúdicos y coloridos que les permitieran a los niños y niñas relacionarse con el espacio e identificarlo de manera positiva. Con esto en mente, en el espacio se implementaron estructuras verticales de madera en un foro al aire libre, se recuperó el área de juegos existente y se instalaron plataformas para una experiencia de juego desafiante; se incorporó un arenero y se agregaron elementos lúdicos a la naturaleza. También, se intervino con pintura en un área de patio, con frases y palabras en lengua nativa, lo que le da un sentido identitario al espacio.  

 

LAPIS Carlos Pellicer

 

ANTESDESPUÉS

Niños y niñas de 0 a 6 años beneficiados
directamente: 96
indirectamente: 130
Adultos beneficiados 
Directamente: 170
Indirectamente: 280
400m2 de espacio intervenido

 

El LAPIS se encuentra en el  preescolar Carlos Pellicer, sobre la calle Prolongación Avenida Dos Bocas en Paraíso, Tabasco. 

Durante la ejecución del proyecto se dio mantenimiento a los juegos oxidados y se recuperaron las áreas verdes encharcadas, con la instalación de un piso de patio tipo adoquinado alrededor del árbol central. Asimismo, se construyó un circuito de llantas, se recuperó la techumbre del foro al aire libre y se agregaron vegetaciones locales. 

 

LAPIS 20 de Noviembre

 

ANTESDESPUÉS

Niños y niñas de 0 a 6 años beneficiados
directamente: 160
indirectamente:  431
Adultos beneficiados 
Directamente: 336
Indirectamente: 906
225.2m2 de espacio intervenido

Este LAPIS se encuentra ubicado en el preescolar 20 de noviembre, en el centro de Oaxaca de Juárez, Oaxaca. 

 

De acuerdo con los deseos de la comunidad educativa se incorporaron varios elementos de vegetación nueva para promover el contacto con la naturaleza en el espacio de juego;  se instaló una jardinera con un árbol, plantas colgantes en el balcón y macetas de piso. También se implementó mobiliario móvil, una plataforma o banca para el descanso, juegos de pared con el abecedario y un ábaco de madera; una pared de escalar horizontal, una resbaladilla, juegos de piso y cuerdas colgantes.

 

LAPIS Margarita Maza de Juárez

 

ANTES/ DESPUÉS

Niños y niñas de 0 a 6 años beneficiados
directamente: 132
indirectamente:  243
Adultos beneficiados 
Directamente: 278
Indirectamente: 510
1000m2 de espacio intervenido

El espacio intervenido se ubica en el interior del preescolar Margarita Maza de Juárez, en Puerto Angel, San Pedro Pochutla, Oaxaca. 

 

En la ejecución del proyecto se construyó una plaza debajo del árbol central con mobiliario para que los niños y niñas puedan disfrutar de la naturaleza en su tiempo de descanso y comida; se restauraron los juegos existentes y se creó un juego de tipis o casitas para fomentar la imaginación de los niños. Se le dió armonía al espacio al llenar las áreas en desuso con una mayor cantidad de posibilidades de juego y crear un sendero de recorrido. De igual manera se implementó malla sombra en la cancha y un muro de contención se modificó para que fuera apto para escalar.  

 

Los cinco proyectos antes mencionados fueron hechos con los deseos e ideas de los niños y niñas para, de este modo, atender las necesidades que cada espacio requería. Se le pidió  a los niños exponer sus ideas, mismas que plasmaron en una “hoja mágica” y vieron cómo su espacio de juego soñado se hacía realidad frente a sus ojos. 

 

Con estas acciones se espera que varias generaciones de niños y niñas que asisten a estos preescolares tengan un lugar que puedan llamar propio, para crear mundos mágicos, jugar a lo imposible y crear experiencias positivas que lleven consigo a futuro. 

Cada infancia es distinta y merece todas las herramientas necesarias para su mejor desarrollo. Por eso, es de suma importancia que más personas e instituciones nos sumemos para hacer cambios colectivos que garanticen el bienestar de las personas en sus primeros años de vida y que, por lo tanto, beneficien el futuro de nuestras sociedades. Todo empieza con lugares adecuados y amigables para los más pequeños.