Egen Koo vive en Seúl (Corea del Sur) y quiso mostrar el futuro a través de un niño de cinco años jugando con un disco y una rama rota, piezas con las que hace bellas escenas en una ciudad con aire puro.