Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Energía nuclear contribuiría a reducir la huella de carbono

Compartir en redes sociales:

Si se quiere alcanzar la meta de minimizar la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) por medio de un modelo energético sostenible, países como Colombia deberían incluir la energía nuclear en su matriz energética.

El docente mencionó que desde los años noventa, cuando Alemania decidió eliminar sus reactivos nucleares, se ha convertido en el país que más contamina en Europa y su huella de carbono (479 g) está casi cinco veces por encima de Francia (102 g). Foto: pexels-markus-distelrath-3044470

Así lo afirmó el físico Diego Alejandro Torres, profesor de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) e integrante de UNInnova –iniciativa de la Institución para responder a los retos del país– durante el Seminario Internacional Perspectivas de la Sostenibilidad Energética en la Región Amazónica, realizado en el marco del XXX Mes de la Investigación, que se desarrolla en la Sede Amazonia.

Señaló además que “para el país es urgente asumir el reto de producir energía nuclear, en especial para suplir la demanda de regiones apartadas, pero con un alto potencial de desarrollo, como la Amazonia y la Orinoquia colombiana, donde se deben brindar alternativas eficientes a la quema de combustibles fósiles o a la intervención con hidroeléctricas de alcance limitado”.

“La producción de energía eléctrica se debe hacer combinando diferentes sistemas de producción y privilegiando siempre el que garantice menor impacto ambiental y mayor sostenibilidad. Por eso, aunque la energía nuclear no es la panacea, sí forma parte de una estrategia combinada que sería viable”.

La generación de energía nuclear para regiones como la Amazonia representa una oportunidad muy grande de desarrollo propio a través de tecnologías de punta.

El docente mencionó que desde los años noventa, cuando Alemania decidió eliminar sus reactivos nucleares, se ha convertido en el país que más contamina en Europa y su huella de carbono (479 g) está casi cinco veces por encima de Francia (102 g), donde la energía nuclear supone el 77 % del consumo de electricidad.

Puntos a favor y en contra

Entre los pros y los contras de la producción de diferentes tipos de energía, el docente destacó que los fósiles –como el carbón– son altamente disponibles, fáciles de transportar y de producir, lo cual influye en sus bajos precios; sin embargo generan altas dosis de dióxido de carbono.

En relación con las energías renovables, señaló que “aunque parecieran inagotables esto no es tan cierto, ya que de noche los paneles solares no se usan y la energía eólica solo se produce cuando hay viento; además hay que tener en cuenta la ocupación de grandes extensiones para ubicar estos sistemas”.

Profesor Diego Alejandro Torres, de la Facultad de Ciencias de la UNAL e integrante de UNInnova.

“Por su parte, la electricidad producida con energía nuclear es de buena calidad y constante, algo positivo para una región como la Amazonia y hay bajas emisiones de CO2, aunque exige inversiones entre 5 y 10 veces más altas que otras tecnologías para generar energía”.

En ese sentido, consideró que “tener un reactor nuclear en Colombia requerirá de años de esfuerzo coordinado por parte del Gobierno nacional, pues los trámites internacionales y los requerimientos así lo exigen. A ello se sumaría un trabajo serio de difusión y apropiación de los proyectos por parte de la ciudadanía”.

Combatir desinformación

Durante su intervención, el experto hizo referencia al mito de la energía “limpia”, al señalar que la energía produce movimiento y genera calor, por lo que “todo manejo de la energía produce un impacto ambiental y tiene pros y contras”.

“Por ejemplo, los paneles solares tienen telurio de cadmio, el cual se utiliza como una delgada película que absorbe y convierte la luz del sol en electricidad; sin embargo, es sumamente contaminante, lo cual exige diseñar estrategias para el reciclaje de los módulos al final de su vida útil”.

Precisamente un estudio liderado por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos, cuyos resultados se publicaron en la revista Nature Energy, concluyó que en aproximadamente en tres décadas los paneles solares generarán alrededor de 80 millones de toneladas de residuos.

El profesor Torres recordó que en 1975 el colapso de la represa de Banquiao, en China, produjo entre 70.000 y 250.000 muertes: “este número supera por mucho los muertos producidos en accidentes de plantas nucleares, que han sido menos de 200 en Chernobyl (Ucrania) y Fukushima (Japón).

 

Con información de la Agencia de Noticias Universidad Nacional

Compartir en redes sociales:

0
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen