EPM

Empresa invitada
Comprometida con

EPM: el agua debida

EPM es una de las empresas de servicios públicos más respetadas de Latinoamérica. Es modelo como empresa pública, ya que es propiedad de la ciudad de Medellín en un 100 %. Gracias a su capacidad técnica y de gobierno, ha logrado integrar bajo una misma sombrilla, todos los servicios esenciales (energía, agua, saneamiento, gas, residuos sólidos), con solvencia y calidad.

En materia de agua limpia y saneamiento, son muchísimas las acciones y proyectos que desarolla esta compañía, desde la matriz y sus filiales en Colombia, y también en el continente, para cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6.

Por ejemplo, en protección hídrica, tan solo en 2017 se desarrollaron iniciativas que incidieron en la protección de 22 575 hectáreas en cuencas hidrográficas abastecedoras de sistemas y embalses.

En el control de agua no contabilizada – aquella que es bombeada o producida pero que posteriormente se pierde o no se contabiliza –, y que es uno de los problemas más comunes en los sistemas de suministro de agua municipal, EPM alcanzó también en 2017 un volumen de pérdidas de 86.6 millones de m3 y un índice de pérdidas por usuario facturado de 6.26 m3 /usuario/mes, cumpliendo así el estandar de la norma y convirtiéndose en un referente nacional en esta gestión.

Y ya en lo que respecta al tratamiento de aguas residuales también pueden mencionarse varios hitos en el último año: el inicio de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales PTAR de Malambo (Atlántico), con el objetivo de lograr la disminución de la carga contaminante aportada a las ciénagas de Malambo y Mesolandia; el avance en los procesos de contratación para modernizar la PTAR El Retiro y construir la PTAR El Escobero en Antioquia; y el proyecto de ampliación de la PTAR San Fernando y el inicio de la operación de la PTAR Aguas Claras, ambas en el área metropolitana de Medellín.

Con estos proyectos y acciones, es evidente el compromiso de la compañía con el abastecimiento y la protección del recurso hídrico.

Unidos por el agua, unidos por la dignidad

María de la Cruz Avendaño Valderrama lleva 14 años viviendo en La Honda, un barrio ubicado en la Comuna 3 de Medellín. Con un enorme esfuerzo ha levantado su casa en esa zona, gracias a trabajos esporádicos en casas de familia. Así ha logrado que a sus cuatro hijos no les falte un techo donde vivir.

Pero el agua potable sí hacía falta. El servicio era ilegal, muy precario y María de la Cruz debía buscar todos los días dónde recoger el líquido en canecas y ollas para lavar los platos y también para los requerimientos del baño. Pero hace un mes no se cambia por nadie. Gracias a EPM y a la suma de voluntades de varias entidades de la Alcaldía de Medellín, ya cuenta con agua potable y continua, y también con alcantarillado, a través del programa “Unidos por el Agua”.

“Unidos por el Agua” nació en 2015 como parte de las acciones de conmemoración de los 60 años de la empresa de servicios públicos. Desde el inicio de la estrategia, se ha logrado beneficiar a 11 326 hogares que estaban constituidos de tiempo atrás y no contaban con servicios públicos de acueducto y alcantarillado, además de mejorar su entorno con obras de infraestructura y espacio público; y reconocer sus edificaciones con un proceso de legalización e independización de los servicios públicos domiciliarios. La meta final del programa será llevar agua potable a 40.200 hogares de Medellín.

Pero “Unidos por el Agua” es solo una de las varias estrategias que tiene EPM en la ciudad de Medellín y en los demás municipios en los que la empresa tiene presencia en el territorio colombiano. Programas como Abastecimiento Comunitario de Agua, Mejoramiento Integral de Barrios, Agua Prepago, son la forma cómo la compañía garantiza que las personas tengan acceso a un servicio de calidad, para que como María de la Cruz, ya no tenga que madrugar a recoger agua y pueda un fin de semana, bañarse a la hora que ella o sus hijos quieran. Todas las canecas que tenía para la recolección ya las está regalando, porque son cosa del pasado. Y es que la dignidad está en los asuntos más pequeños, cotidianos de la vida.

El saneamiento del río Medellín, un proyecto ambicioso que avanza

El programa de saneamiento del río Medellín, que por cerca de 50 años ha desarrollado EPM, fue reconocido este año como una de las mejores prácticas y experiencias en agua y saneamiento para América Latina y el Caribe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La estrategia, desde la década de 1970, se ha basado en un servicio de alcantarillado permanente y eficiente. La empresa tiene hoy un sistema que atiende más de 1.1 millones de clientes, con 4 563 kilómetros de redes secundarias, colectores e interceptores, y dos grandes plantas de tratamiento de aguas residuales: San Fernando y Aguas Claras.

Es bueno señalar que el río Medellín antes del año 2000, estaba muerto. Pero con la Planta de San Fernando se elevó el nivel de oxígeno a 3 miligramos por litro; y con obras recientes adelantadas por la empresa como el interceptor norte, el programa Centro Parrilla y la Planta Aguas Claras, ese nivel subirá a 5 miligramos por litro. Un río cristalino, totalmente saneado, tiene 7.5 miligramos por litro.

El oxígeno en un cuerpo de agua es el indicador de vida y calidad de ese líquido. Las partículas que puedan existir en un rio urbano necesitan oxígeno para sobrevivir (las bacterias, los microorganismos, los peces); por ello en la medida en que se mejora el oxígeno en el río, se genera la capacidad para producir vida. Ese es el valor de este programa adelantado por EPM, en el que se han hecho, hasta ahora, inversiones cercanas a los 1 000 millones de dólares.

La ciudad de Medellín tiene más de 300 caños y quebradas de agua, en unas condiciones topográficas complejas, por lo que no es posible la recolección del 100 % de las aguas residuales que se generan. Pero sí se atenderá entre el 75 y el 80 %, lo que representa un excelente porcentaje.

¿Pero por qué no se puede sanear el 100 % de las aguas residuales? El porcentaje total se ve limitado por otras contaminaciones asociadas al cauce del río que son por ejemplo: las canteras, el barrido y la basura en las calles de la ciudad y otras fuentes que no llegan al alcantarillado.

 

Agua Limpia y Saneamiento, derecho y objetivo fundamental

El acceso a agua, saneamiento e higiene es un derecho humano, y sin embargo, miles de millones de personas tienen enormes limitaciones para acceder a este servicio elemental.

Cerca de 1 800 millones de personas en todo el mundo utilizan una fuente de agua potable que está contaminada por restos fecales. Y unos 2 400 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento, como retretes y letrinas.

La escasez de agua afecta a más del 40 % de la población mundial y este porcentaje podría aumentar. Más del 80 % de las aguas residuales resultantes de la actividad humana se vierte en los ríos o en el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación.

En el caso de Latinoamérica hay una cifra muy inquietante: el 70 % de las aguas fecales o residuales en las ciudades vuelven a los ríos y a otras fuentes hídricas, lo que significa un problema complejo de salud pública y de medio ambiente, según estudios del Banco Mundial.

El tema preocupa aún más si tenemos en cuenta que en la región el 80 % de la población vive en ciudades, y un número alto de personas -110 millones- en asentamientos o barrios informales cercanos a las fuentes contaminadas.

Lo peor de todo es que Latinoamérica es una de las regiones más biodiversas del mundo y reúne la tercera parte de las fuentes de agua dulce del planeta. Por ello, la contaminación del agua es un crimen contra esa biodiversidad.

Cómo podemos trabajar TODOS para que el ODS 6 se cumpla

Los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil debemos trabajar para exigir que los gobiernos inviertan en investigación y desarrollo de los recursos hídricos y promuevan la participación de los ciudadanos y las comunidades en la gobernanza de esos recursos.

También podemos colaborar en las campañas del Día Mundial del Agua y el Día Mundial del Retrete, que tienen por objeto proporcionar información e inspiración para adoptar medidas sobre cuestiones de higiene y salud.

Y por último, cuando los gobiernos no cumplen con estas tareas, deben ser emplazados y denunciados, porque el acceso al agua y saneamiento, como ya lo mencionamos, es un derecho fundamental.

 

 

Los Gates y su obsesión con los retretes

Para el fundador de Microsoft y filántropo, Bill Gates, y su esposa Melinda Gates, una de sus mayores obsesiones es el tema de la salud pública, especialmente en los países africanos y asiáticos. Por ello, el empresario presentó el pasado 6 de noviembre el prototipo de un inodoro que no necesita agua, no está conectado a ningún sistema de alcantarillado y es capaz de transformar los desechos humanos en fertilizantes. Sin duda, una solución efectiva para aquellos países del mundo cuyos sistemas de saneamiento son inexistentes o precarios.

La fundación Bill y Melinda Gates lleva invertidos más de 200 millones de dólares desde 2011 para reinventar los inodoros con nuevos prototipos que promuevan la salud de las personas –especialmente niños-, y también el tratamiento adecuado de los desechos. Incluso hay prototipos, hoy probados en ciudades como Durban (Sudáfrica), capaces de generar agua limpia que puede usarse de forma segura para lavarse las manos. De esta manera ambos millonarios se han comprometido con el cumplimiento del ODS 6.