Estación Colinas del Norte, foco del actual trabajo en la obra del Quito Cables

LA Network Ciudades - Ciudades
13 septiembre, 2017 - Hábitat y Desarrollo Urbano

Quito Cables será ambientalmente amigable, con cero generaciones contaminantes y un profundo enfoque de inclusión social.

Foto: Alcaldía de Quito

El Gobierno de la ciudad ecuatoriana de Quito avanza en la adecuación de las estaciones correspondientes a la obra del Quito Cables y es así que al momento los trabajos se concentran en actividades requeridas para las cimentaciones de las Estaciones, esta vez particularmente en la estación Colinas del Norte.

La estación Colinas del Norte, detallada dentro de este proyecto que quedará ubicado en el norte de la capital ecuatoriana, en Roldós-La Ofelia, es la estación motriz considerada como prioritaria en la planificación del proyecto y en la misma se han ejecutado correctamente 24 pilas prebarrenadas correspondientes a la estructura de la estación.

Los ingenieros, detallaron que el Diseño de las Pilas Prebarrenadas corresponde a un tipo de cimentación profunda, calculada y diseñada por especialistas geotécnicos de la Escuela Politécnica Nacional, el detalle de las mismas varía según cada elemento estructural y cuyas alturas oscilan entre 3,0 metros y 10,0 metros.

Inicialmente, 40 barrios se verán beneficiados con la construcción de esta primera línea de Quito Cables y en ellos 200 mil personas resultarán impactadas con una obra que comprende intervenciones sociales y mejoras en espacios públicos como parques, senderos y escenarios recrativos.

Foto: Alcaldía de Quito

Sobre ello, la Alcaldía de Quito detalló que las estaciones son espacios públicos que incluyen facilidades requeridas para los usuarios dentro de un sistema de transporte público de calidad, tales como: baterías sanitarias, rampas de acceso universal, andenes, áreas verdes con espacios de esparcimiento, elevadores para personas con movilidad reducida, así como todos los sistemas de seguridad y emergencia exigidos.

Además, tienen como objetivo revalorizar y dinamizar los barrios del Noroccidente de la ciudad que históricamente fueron desatendidos, y con cuyos habitantes de las comunidades que resultan intervenidas y beneficiadas, la Alcaldía ya realizó un proceso de socialización.

Quito Cables, un proyecto de movilidad masiva cuyos parámetros hacen parte de los objetivos estipulados en la nueva Agenda Urbana aprobada en Hábitat III, será ambientalmente amigable, con cero generaciones contaminantes y un profundo enfoque de inclusión social, al representar un sistema de transporte público de calidad, digno, cómodo y seguro.

El sistema estará compuesto por dos líneas: la línea 1 servirá a 30.000 personas diarias de los sectores de Roldós y Pisulí en la parroquia El Condado y la línea 2 servirá a 40.000 personas diarias de los sectores de La Argelia, Solanda, Mena 2, Conocoto y el cantón Rumiñahui.