Football, realeza, racismo y globalización

LA Network - Equipo editorial
28 diciembre, 2022 - Identidad

Por Bibiana Guerra

A simple vista podríamos pensar que en poco o nada se relacionan el Mundial de Football que justo acaba de terminar, la globalización y la realeza europea, en particular, la inglesa. Resulta que las sociedades están entremezcladas y hoy en día son multiculturales y multirraciales, sin embargo, el proceso de aceptar esta nueva realidad dista mucho de ser tranquila, empática y aceptada por todos. Dos ejemplos muestran cómo, a pesar de la situación, el racismo a nivel global, incluso en países desarrollados y en la realeza inglesa, persiste.

Foto de manu mangalassery: https://www.pexels.com/es-es/foto/silueta-de-un-nino-jugando-a-la-pelota-durante-la-puesta-de-sol-978695/

En primer lugar, ha sido llamativo ver a los integrantes de equipos europeos como Países Bajos, Suiza, Alemania y Bélgica en el mundial. Históricamente, nuestro primer pensamiento al respecto es pensar en jugadores altos, de piel blanca, pelo y ojos claros. A pesar de lo anterior, si algo ha llamado la atención en esta versión es la diversidad de personajes al interior de los equipos, muchos de origen africano. De hecho, en 2018, el 11% de los jugadores nació en un país distinto al que representó. Incluso se dice que los niveles de xenofobia en Francia disminuyeron desde hace 4 años, cuando varios de los foráneos del equipo metieron goles y dieron la victoria al país. Este año, 135 jugadores nacieron fuera de sus países de representación y solo 4 de 32 equipos tienen a todos sus jugadores nacidos en el respectivo país.

Por otro lado, tenemos a Harry y a Meghan Markle. La nueva serie de Netflix sobre esta pareja real refleja el racismo que sigue vivo, incluso en países desarrollados y a ese nivel. La actriz americana señala fuertemente que nunca se sintió tan discriminada como cuando inició su amorío con el príncipe inglés. Su relación coincidió, además, con el Brexit, proceso en el cual Reino Unido salía de la Unión Europea y cuyo discurso de unión nacional fomentó el racismo y la xenofobia para frenar la migración.

La diversidad es positiva, las migraciones tienden a tener una connotación negativa, pero las grandes ciudades, y para la muestra Nueva York, son el resultado de estos procesos interraciales y multiculturales. El mundial y la serie de Netflix son el reflejo de nuestra sociedad actual, una bastante mezclada en la cual la pureza racial es cada vez más escasa, donde si bien hay un arraigo cultural hacia ciertos territorios, nos sentimos cada vez más ciudadanos globales, ciudadanos del mundo. La palabra de moda es, como consecuencia, la empatía. El llamado es a sentirla y practicarla.