Guadalajara: modelo de planeación metropolitana del territorio

LA Network - Equipo editorial
9 diciembre, 2018 - Hábitat y Desarrollo Urbano

La ciudad mexicana se llevó uno de los cinco galardones del Premio Internacional de Innovación Urbana de Guangzhou por su plan de coordinación metropolitana, cuyo propósito es controlar la expansión y reducir los impactos negativos del desarrollo urbano que genera la conurbación.

El jurado del Premio Guangzhou reconoció el trabajo de Guadalajara como “un raro ejemplo de una comunidad orientada por una autoridad metropolitana encargada de la planificación y coordinación de la región de la ciudad”.

La Constitución Política de México establece claramente tres niveles de gobierno: el gobierno federal, el gobierno estatal y el municipio. Pero la realidad es que las ciudades vienen hoy rompiendo estas barreras conurbándose en grandes centros que complejizan la dinámica urbana. Por ello es necesario que exista una coordinación, que con una sola visión integre los intereses de quienes habitan la zona conurbada, sin importar el municipio al que pertenezcan.

El Estado de Jalisco dio un paso adelante en estos procesos de articulación metropolitana, al crear la Ley de Coordinación Metropolitana, que estableció un esquema de coordinación entre los municipios. Es así como los 9 municipios que conforman el área metropolitana de Guadalajara, que suman una población de 4.5 millones de habitantes, decidieron adoptar este enfoque metropolitano de la planificación, en lugar de los tradicionales esquemas de planificación y gobierno fragmentado por municipios.

La reforma de planificación se formalizó con la creación de un instituto llamado IMEPLAN (Instituto Metropolitano de Planeación), el primero de su tipo para México, y uno de los pocos ejemplos en toda América Latina.

La idea central del IMEPLAN es llevar a cabo las acciones necesarias para la eficacia de la coordinación metropolitana, velar por el cumplimiento de la Agenda Metropolitana y autorizar los instrumentos de planeación, programación y proyectos específicos, además de involucrar a sus ciudadanos, expertos y municipios en el proceso de planificación participativa a través de mesas redondas colaborativas, talleres y un currículum educativo.

Los mayores méritos en la creación de esta herramienta son controlar la expansión, reducir los impactos negativos del desarrollo urbano no planificado y superar las fuerzas políticas tradicionales que socavan la gobernanza metropolitana, proponiendo un ejercicio colaborativo. Adicionalmente, las actividades alientan a todos los ciudadanos y entidades interesadas ​​a imaginar, innovar y planificar a escala metropolitana.

El Global Metro Monitor 2018, índice desarrollado por el centro de pensamiento estadounidense Brookings y que compara las 300 áreas metropolitanas más importantes del mundo, mostró cómo Guadalajara fue una de las pocas ciudades que lideró el crecimiento metropolitano en la región, con un 3 % del PIB per cápita y una suma combinada de 366 000 empleos. Esto evidencia la importancia de la articulación metropolitana que quiere fortalecer la ciudad mexicana.

El jurado del Premio Guangzhou reconoció el trabajo de Guadalajara como “un raro ejemplo de una comunidad orientada por una autoridad metropolitana encargada de la planificación y coordinación de la región de la ciudad” y expresó que aunque la iniciativa es relativamente nueva, “ha ganado fuerza en un corto período de tiempo con un énfasis fuerte en controlar la expansión.”

Para los expertos que integraron el comité técnico y el gran jurado, esta iniciativa es relevante para el cumplimiento del ODS 11: Comunidades y ciudades sostenibles; y también para el ODS 12: Asegurar patrones de producción y consumo sostenibles.