Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Comfama Top Home
Donar

Incertidumbre: principal temor de ciudades latinoamericanas en materia fiscal y financiera por pandemia

Compartir en redes sociales:

Buenos Aires, Guadalajara, Curitiba y Cali fueron las invitadas al webinar de la Red de Ciudades del BID: no saber lo que se espera, el punto más complejo para los gobiernos y encargados de la hacienda pública.

Incertidumbre: principal temor de ciudades latinoamericanas en materia fiscal y financiera por pandemia
Foto:. Curitiba. Esta ciudad brasilera, para el año 2020, dejarán de percibir unos 588 millones de reales en impuestos de todo tipo.

Un juego sin reglas. Eso es lo que están viviendo las ciudades latinoamericanas y del mundo por cuenta del impacto económico generado por la pandemia por COVID-19.

No saber un punto final, que a la vez pueda ser un lugar de partida para la estabilización y posteriormente para la recuperación económica, es lo que más trasnocha a los funcionarios encargados de la hacienda pública en las ciudades de Cali, Guadalajara, Curitiba y Buenos Aires que fueron invitados a una jornada más de webinar de la Red de Ciudades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID): ‘Estrategias para fortalecer los ingreso de las ciudades en tiempos COVID-19’, que se realizó este martes.

“A mí lo que realmente me quita el sueño es que, si bien uno hace cálculos en cualquier crisis, acá no puede saberse cuál es el final, ni de dónde va a tener que arrancar para decir vamos a empezar a hacer acciones”, indicó Demian Tujsnaider, director general de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, ante la pregunta de qué es lo que más les preocupa en este tiempo de efectos de la pandemia.

Incertidumbre: principal temor de ciudades latinoamericanas en materia fiscal y financiera por pandemia
Demian Tujsnaider, director general de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad de Buenos Aires

Tanto para él, como para Sandra Deyanira Tovar, tesorera de Guadalajara; para Vitor Pupi, secretario de Planeación, Finanzas y Presupuesto de Curitiba y para Diego Giraldo, Gestor de Planeación Territorial de ProPacífico, en Cali; pese a que se han empezado a reactivar paulatinamente algunas actividades económicas en sus ciudades, la seguridad de que las medidas que han tomado en materia fiscal, de recorte del gasto, de financiación, sean las correctas, no es posible.

Los funcionarios fueron invitados a explicar cómo han sorteado los enormes desafíos en materia de recaudo tributario, una de las principales, sino la principal, fuente de ingresos de la mayoría de las ciudades, ingresos que se han visto reducidos drásticamente debido a la situación de los distintos sectores productivos que no les permiten cumplir con el pago de sus obligaciones fiscales.

En un efecto dominó, las ciudades han dejado de percibir ingresos mientras a su vez se les han incrementado los gastos para la atención de la emergencia y a ello se suma las estrategias, por ejemplo, de financiación o de condonación del pago de los impuestos que han tenido que implementar.

Incertidumbre: principal temor de ciudades latinoamericanas en materia fiscal y financiera por pandemia
Sandra Deyanira Tovar, tesorera de Guadalajara

“Nuestro impuesto a los servicios se ha reducido un 17.4 %; el impuesto sobre transacciones de bienes inmobiliarios un 20.8 %; las transferencias generales del gobierno nacional bajaron en un 8.3 %, por citar algunas disminuciones”, explicó Pupi sobre la situación de Curitiba para el año 2020 donde dejarán de percibir unos 588 millones de reales.

Aunque todos los participantes detallaron los diferentes esquemas de ingreso de cada ciudad, en la que algunas dependen más de otras del recaudo directo o de las transferencias de los gobiernos nacionales y explicaron las medidas generadas durante la crisis; para todos queda la duda de si son las correctas y de si no deberán cambiar en pocos días frente a un nuevo rebrote del virus que devuelva a cero la actividad económica.

Pedirles a los ciudadanos que puedan, que paguen anticipadamente sus impuestos, ampliar las bases fiscales, aumentar los porcentajes a grandes contribuyentes, revaluar las grandes obras de infraestructura, echar mano de los fondos de estabilización -que por cierto fueron destacados como uno de los mejores salvavidas para las ciudades-, diferir pagos, medidas drásticas de austeridad y alianzas con los sectores privados; son algunos de los mecanismos que las ciudades han puesto en acción para no dejar caer sus arcas en estos tiempos.

“Hemos disminuido los presupuestos de algunos proyectos, la cancelación de otros. Nosotros teníamos en 2020 grandes expectativas, ya habíamos destinado casi el 10 % a grandes proyectos, pero seguiremos evaluando el escenario y aplicando políticas de austeridad. No concebimos el ingreso sin voltear a ver el egreso”, señaló la Tesorera de Guadalajara, Sandra Deyanira Tovar.

Reducciones de recaudo en Curitiva.

Agregó la mexicana, coincidiendo con los otros funcionarios invitados, que deberán ser muy ingeniosos para resolver las necesidades básicas de las ciudades y mantener los servicios fundamentales en condiciones aceptables de funcionamiento.

Para Vitor Pupi, una de esas prioridades será el apoyo a los sistemas públicos de transporte que son de los más afectados por la reducción de la demanda y la imposibilidad de aumentar la oferta, al menos en los que a capacidad se refiere.

Por su parte Diego Giraldo, gestor de Planeación Territorial de ProPacífico, en Cali; señaló que la prioridad será la atención de la emergencia y ante la reducción de los ingresos de las ciudades; buscarán en la integración regional y la articulación con los demás actores del territorio, visto como unión de ciudades, el mecanismo que les permitirá solventar mejor la caída de ingresos y a su vez estimular mejor la productividad.

“Una de las lecciones aprendidas es que debemos dejar de mirar la solución local y mirar una más integral con los otros municipios, es decir a nivel regional. Tenemos unas relaciones fuertes que debemos fomentar y tenemos que seguir estimulando”, manifestó.

Finalmente, el director general de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, Demian Tujsnaider, dejó en el aire una preocupación mayor que llamó el “mal humor social” y es que, de darse una ampliación de las cuarentenas, se genere una rebelión social y económica que deje a las ciudades sin recursos.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros