Jerarquías al escoger cómo movilizarnos en las ciudades

Jerarquías al escoger cómo movilizarnos en las ciudades

Krishan Barr Rosso - Director del Área de Investigación e Innovación en Ciudades y Transporte Sostenibles de Ficus (Perú).
27 junio, 2021 - Movilidad
Jerarquías al escoger cómo movilizarnos en las ciudades
En este artículo, mostramos que sea cual sea la realidad de la ciudad, siempre se puede mejorar en temas de movilidad; por lo que es importante ir cambiando poco a poco hacia lo que todos los ciudadanos soñamos: una ciudad sostenible.

Todos, sin lugar a excepciones, necesitamos desplazarnos de un lugar a otro. Existen distintas alternativas para que el ciudadano se transporte por la ciudad: entre ellas, transporte público; movilidad activa como el caminar y usar la bicicleta; y el uso de vehículo motorizado. Una ciudad debe brindar la infraestructura necesaria; para que todos estos modos de movilización puedan llevarse a cabo de manera sostenible, amigable con el medio ambiente, económica, inclusiva y atractiva. Los tomadores de decisiones son clave para fomentar modos de transporte más sostenibles. Y entender que la ciudad pertenece a las personas y no a los vehículos. Esta jerarquía – movilidad activa- transporte público – vehículos motorizados – se debe respetar si se quiere lograr ciudades modernas, atractivas y sostenibles.

Movilidad activa

Por lógica, todo traslado dentro de la ciudad comienza y termina con alguna forma de movilidad activa. Es económico, amigable con el medio ambiente, genera mayores beneficios en la salud y la mejor opción, cuando sea posible, para trasladarnos caminando, usando bicicleta, u otros.

Lograr que la ciudad nos brinde la infraestructura mínima necesaria para que esta opción sea viable es el reto que todo gobierno debe plantearse. Ciudades como Barcelona, han sido diseñadas bajo los lineamientos de los súper bloques. Que garantiza al ciudadano verse invitado por la ciudad a recorrerla sin la necesidad de utilizar transporte público o transporte vehicular privado. La presencia de veredas inclusivas, intersecciones bien señalizadas, ciclovías bien diseñadas y cómodas, y una gran variedad de usos y servicios como centros médicos, centros de abastecimiento de víveres, parques, colegios, etc. hacen que los ciudadanos opten por esta forma de movilizarse.

Otro concepto importante que garantiza esta elección de movilizarnos dentro de la ciudad es la presencia de fachadas activas. Brinda una arquitectura agradable a la vista, con diversos negocios a lo largo de la calle para que este elemento resalte en importancia e invite a las personas que la recorren a tomarse un respiro en su tránsito y puedan disfrutar de la ciudad. Es fundamental aquí la presencia de áreas verdes, árboles, y zonas de descanso.

Transporte público

Dentro del concepto de un sistema integrado de transporte, las ciudades deben contar con transporte público masivo, inclusivo, cómodo, amigable con el medio ambiente y eficaz. Hay mucha variedad y complejidad referente al transporte público alrededor del mundo; sin embargo, para que esta forma de movilizarse funcione en grandes ciudades, es importante que cumpla no sólo con las características ya mencionadas, sino también que tenga una adecuada interacción con la ciudad y el ciudadano; presencia de paraderos en un rango accesible para los grupos vulnerables; que se permita la interacción con otras formas de transporte como bicicletas o Scooters (Imagen 02); que sean de fácil acceso (rampas, ascensores, señalización). Estas son características que se deben garantizar para que el transporte público se convierta en un elemento esencial dentro de la ciudad.

Dentro del concepto de un sistema integrado de transporte, las ciudades deben contar con transporte público masivo, inclusivo, cómodo, amigable con el medio ambiente y eficaz. Foto: Krishan Barr Rosso en Berlín

Uso del vehículo privado

La elección de utilizar el vehículo privado debe de ser la última opción en un esquema jerárquico de movilidad sostenible dentro de la ciudad. Si la ciudad no brinda las condiciones necesarias para movilizarse activamente y tampoco brinda un adecuado sistema de transporte público, el ciudadano optará por la falsa comodidad al utilizar su vehículo motorizado.

Esta elección trae, no sólo que los niveles de gases contaminantes se eleven en la atmósfera, sino también afectos negativos en la economía y salud de las personas; debido a la falta de actividad física, altos niveles de estrés generado en horas punta y a los gastos de gasolina, petróleo, y mantenimiento del vehículo. Si el gobierno identifica que ésta es la elección prominente en su contexto, los encargados deben brindar alternativas de mejoras como, por ejemplo, los vehículos compartidos, ingresos escalonados en las oficinas y la utilización de vehículos con fuentes de energías renovables.

En este artículo, mostramos que sea cual sea la realidad de la ciudad, siempre se puede mejorar en temas de movilidad; por lo que es importante ir cambiando poco a poco hacia lo que todos los ciudadanos soñamos: una ciudad sostenible. Es muy importante resaltar que está en los ciudadanos formar parte de este cambio y ver alternativas que podemos optar para lograr este bien común.