La aplicación “Vive Segura CDMX” registra más de cuatro mil descargas

LA Network Ciudades - Ciudades
12 octubre, 2016 - Seguridad y Convivencia

La delegación Iztapalapa, con 54 casos, es la de mayor reporte de sensación de seguridad.

Foto: Gobierno CDMX
Foto: Gobierno CDMX

La App móvil a través de la cual las mujeres de Ciudad de México registran los casos de violencia o inseguridad en la ciudad, “Vive Segura CDMX, consiguió llegar a 4.269 descargas desde su puesta en marcha el pasado 24 de agosto.

Durante los casi dos meses, por medio del aplicativo se han recibido 717 reportes sobre casos específicos agrupados en cinco funcionalidades, que van desde identificar el lugar donde se sufrió violencia, hasta el grado de seguridad que ofrecen las zonas de la ciudad.

En el caso de las llamadas al numeral 066, fueron reportadas 10 eventualidades: dos en Coyoacán, Benito Juárez, y Cuauhtémoc; y un caso en Xochimilco, Gustavo A. Madero, Iztapalapa y Álvaro Obregón. En el caso de las demás variables, el sistema recibió 42 reportes por violencia sexual, 309 respuestas en la sensación de seguridad, 108 lugares calificados y se recibieron 80 registros por mobiliario urbano.

Entre las agresiones sexuales atendidas, el reporte detalla que las más comunes fueron silbidos, miradas lujuriosas, comentarios indecentes, abuso sexual, tocamiento y/o manoseo; así como fotografías o videos sin consentimiento. El espacio público, el transporte colectivo y público, fueron los lugares más recurrentes con este tipo de agresiones.

De su lado, sobre la sensación de seguridad, de los 309 reportes 54 corresponden a la delegación de Iztapalapa, 46 a Cuauhtémoc y 27 a Benito Juárez.

Todos los casos son recibidos a través de la Procuraduría General de Justicia, las Secretarías de Seguridad Pública, y de Salud, el C4 y el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (INMUJERES CDMX), con las cuales, además, se trabaja en la implementación del programa piloto “Vive Segura tu Delegación”, con el que buscan recuperar los espacios públicos identificados con riesgos y establecer zonas que se puedan denominar “libres de violencia”.