En resumen, el mobiliario urbano de una ciudad debe ser mezcla de creatividad y practicidad, porque, en esencia, los elementos no pueden perder su utilidad en la vida urbana, como este basurero para los desechos de las mascotas.