Aunque parece pleonasmo, el reto de las ciudades latinoamericanas es transformarse para hacerse más amables y mejor habitables.