La emisión de CO2 batió todos los records en 2017

La emisión de CO2 batió todos los récords en 2017

LA Network - Equipo editorial
2 agosto, 2018 - Ecología Urbana

De acuerdo con un informe sobre el estado del clima en el mundo, 2017 ha quedado registrado como el año con mayor producción y emisión de dióxido de carbono (CO2) en la historia del planeta con 405 partes por millón. Otros asuntos también inquietan en este informe.

La emisión de CO2 batió todos los records en 2017
La concentración media mundial anual de dióxido de carbono (CO2) en la superficie de la Tierra para 2017 fue de 405 partes por millón.

La Sociedad de Meteorología de Estados Unidos publicó este miércoles su informe sobre el Estado del Clima en 2017, un trabajo basado en las investigaciones de por lo menos 500 científicos de 65 países, y que deja en evidencia que los habitantes del planeta siguen de oídos sordos a los llamados y acuerdos por disminuir la emisión de gases y la contaminación ambiental.

El informe señala cómo los Gases de Efecto Invernadero (GEI) liberados en la atmósfera de la Tierra (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso), aumentaron una vez más en 2017, alcanzando nuevos récords.

La concentración media mundial anual de dióxido de carbono (CO2) en la superficie de la Tierra para 2017 fue de 405 partes por millón. Esto fue 2.2 ppm mayor que las cantidades de 2016 y fue el año más alto en el récord de medición atmosférica moderna y en los registros de muestras de hielo que datan de 800 000 años. La tasa de crecimiento global del dióxido de carbono casi se ha cuadruplicado desde principios de los años sesenta.

Mientras tanto, las temperaturas de la superficie global estuvieron de 0,38° -0,48° C por encima del promedio de 1981-2010, según el conjunto de datos utilizado. Esto pone a 2017 como el segundo año con la temperatura más alta desde que comenzaron los registros a mediados de 1800 y lo convierte en el año más cálido sin la presencia del fenómeno del Niño, tras el año de 2016.

El informe agrega que durante el año hubo un gran cambio en las precipitaciones extremas, con algunas áreas que experimentaron una notable precipitación de ciclones tropicales y postropicales, mientras que otras se vieron afectadas por las prolongadas sequías.

Después de un pico significativo en el área de la sequía global en 2016, el área de la sequía cayó bruscamente a principios de 2017 antes de volver a subir a valores superiores a la media una vez más adelante en el año. Al menos el 3 % de la superficie terrestre se vio afectada por condiciones extremas de sequía en cada mes de 2017, y este es el cuarto mayor porcentaje mensual de sequía severa desde 1950 (después de 1984, 1985 y 2016).

Huracán Irma a su paso por Key West

Situación de América Latina y el Caribe

El informe advierte que gran parte de Suramérica experimentó temperaturas nocturnas normales en 2017, con anomalías cercanas o superiores a + 1° C. La precipitación también fue más alta que el promedio de 1981-2010 en la mayoría de las áreas. El año cálido y húmedo en las partes septentrionales de Suramérica puede atribuirse en parte al calentamiento de la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico ecuatorial oriental durante los primeros meses de 2017.

En Ecuador, las lluvias torrenciales de febrero y abril produjeron inundaciones y deslizamientos de tierra que fueron mortales y en Colombia un deslizamiento de tierra en marzo mató a más de 250 personas. Las inundaciones repentinas y los deslizamientos de tierra en mayo en el noreste de Brasil afectaron a más de 8 400 familias y dejaron a más de 16 500 sin hogar.

En contraste, el centro de Argentina y el centro de Chile estuvieron muy secos durante el comienzo de 2017, lo que provocó una sequía severa que fomentó la aparición de incendios forestales. Estas condiciones secas se vieron agravadas por una ola de calor masiva en enero que duró más de dos semanas. La temperatura alcanzó 43.4° C el 27 de enero en la ciudad argentina de Puerto Madryn, la temperatura más alta registrada hasta ahora en el sur, en cualquier parte del mundo, señala el estudio.

Ya para el caso del Caribe, la mayoría de las estaciones informantes registraron temperaturas medias anuales en 2017 que estaban cerca o por encima de su promedio de 1981-2010, y varias ubicaciones experimentaron temperaturas máximas anuales que estaban entre las cinco más altas registradas. Las temperaturas medias en San Juan (Puerto Rico), tanto en febrero como en septiembre fueron las más altas desde que comenzaron a registrarse en 1898.

Además gran parte de la excesiva precipitación caribeña en 2017 se puede atribuir a los ciclones tropicales, incluidos los huracanes Irma, José y María, que cruzaron la región durante un período de dos semanas. En gran parte debido a estos tres huracanes, el índice de Energía Ciclónica Acumulada (ECA) de septiembre de 2017 fue el más alto para cualquier mes en la cuenca del Atlántico desde 1851.

Como bien se conoció, el huracán Irma fue responsable de destruir gran parte de la infraestructura de la isla de Barbuda y el huracán María llegó apenas dos semanas después, devastando a Dominica y Puerto Rico. María ha sido clasificada como el tercer ciclón tropical más costoso registrado en los EE.UU. (Después de Katrina 2015 y Harvey 2017), con daños por $ 90,000 millones en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, y fue el huracán más fuerte en impactar a Puerto Rico desde 1928.