La Paz quiere construir un futuro con planificación de largo plazo

La Paz quiere construir un futuro con planificación de largo plazo

LA Network - Equipo editorial

Movilidad sostenible, expansión territorial y suministro de agua, son algunos de los aspectos más relevantes del Plan que tiene la capital boliviana con visión 2040.

La Paz quiere construir un futuro con planificación de largo plazo
150 buses están circulando en la ciudad de La Paz y este 14 de julio se incorporó un nuevo actor dentro de ese sistema de transporte masivo en el municipio.

La Paz es considerada la urbe más alta del mundo con sus más de 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar y así de altas también son sus aspiraciones de crecer y desarrollarse con base en la planificación del territorio gracias a su primer Plan Integrado La Paz 2040, el tercer plan de desarrollo que ha tenido la ciudad y el primer plan de ordenamiento territorial de la capital boliviana.

LA Network dialogó con Marcelo Arroyo, su secretario de Planeación, un Administrador de Empresas con posgrado en Finanzas Públicas y Gobernabilidad que desde hace más de 16 años se ha desempeñado en cargo relacionados con la planeación. Con él abordamos distintos aspectos del presente y futuro de la ciudad latinoamericana.

¿Cómo está La Paz planificando su desarrollo, su futuro, su expansión, garantizando sostenibilidad?

Todo el proceso de planificación o modelo de desarrollo de la ciudad está plasmado en el Plan Integrado La Paz 2040, con una visión de desarrollo de largo plazo y en este plan, que se constituye a la vez en el tercer plan de desarrollo municipal, pero que es el primer plan de ordenamiento territorial del municipio, es ahí donde se tiene el desarrollo de la ciudad.

Estamos hablando de un modelo compacto, sobre todo en la parte consolidada (los sectores con mayor oferta de servicios, infraestructura, transporte) en el área central, pero también policéntrico, a través de la identificación de centralidades urbanas. Hemos identificado 12 centralidades urbanas y un modelo integrado para el municipio de La Paz con una extensión de 3.021 kilómetros cuadrados de los cuales el 98 % son áreas rurales y solamente el 2 % es área urbana. En este sentido no podemos pensar en el desarrollo sino es con una integración de lo urbano con lo rural en este continuo territorial.

¿Con qué herramientas cuentan este Plan?

Hemos desarrollado instrumentos específicos que van a permitir planificar en estas áreas de transición entre lo urbano y lo rural. Nosotros les hemos denominado los ‘modelos de ocupación’ y ya hemos trabajado en un proyecto piloto en una comunidad al sureste de la ciudad que es la comunidad de Chinchaya, donde se han podido establecer los usos del suelo y los patrones de asentamiento posibles en esta área de transición que tiene características mixtas entre urbano y rural y bueno, todo este modelo está totalmente justificado y respaldado en este plan integrado La Paz 2040.

La Paz quiere construir un futuro con planificación de largo plazo
Marcelo Arroyo, secretario de Planeación de La Paz

¿Qué tan estable puede ser este plan de ordenamiento que en las ciudades latinoamericanas es común se rinda ante intereses económicos o políticos?

En realidad, es un riesgo permanente. Creo que en todas las administraciones tenemos este riesgo. Sin embargo, el desarrollo de este plan ha sido pensado como “una política de estado a escala municipal” con la idea de que independientemente de la gestión del gobierno que pueda suceder al actual, recupere o mantenga los elementos centrales del plan y pueda materializar varios de estos compromisos que son finalmente una mirada de desarrollo de la ciudad.

Sin embargo, en la parte de la metodología, en la parte técnica, está previsto que se realicen evaluaciones quinquenales y ajustes al Plan Integral La Paz 2040 y ello también es un principio básico de la planificación, porque cuando nosotros planificamos, lo hacemos bajo determinados supuestos cuyas condiciones pueden cambiar en el transcurso del tiempo y bueno…se van incorporando muchos más retos de los que inicialmente se tenía previsto”.

¿Muchas ciudades en el mundo tiene el reto del suministro de agua, cuál es la realidad de La Paz?

En realidad, hemos tenido una crisis de agua en un sector importante de la ciudad hace algunos años atrás que ha dejado por 3 meses a parte de la población sin abastecimiento.

Lamentablemente, dadas las características topográficas de la ciudad, tenemos las reservas principales de agua en otros municipios o en áreas limítrofes cuya jurisdicción todavía no está claramente definida. Hay problemas de límites muy complejos entre La Paz con algunos de sus vecinos y parte de las reservas de agua justamente están en estas áreas. Sin embargo, como gobierno municipal de La Paz en alianza con el gobierno municipal de El Alto, se ha planteado una propuesta para poder trabajar en la administración del abastecimiento y la dotación del servicio de agua de forma conjunta, ya que actualmente este servicio está intervenido por el Gobierno Nacional, pero consideramos que en esta administración ‘bimunicipal’ se podría generar mayor eficiencia en el abastecimiento de agua a la población y evitar crisis como las que hemos tenido hace un par de años atrás.

La Paz quiere construir un futuro con planificación de largo plazo
Sistema de buses Chiki Titis

¿Cómo ha mejorado la movilidad con el cable o teleférico y cómo marcha el desarrollo de un sistema masivo de transporte?

Esencialmente este sistema por cables es un proyecto impulsado desde el Gobierno Nacional. Actualmente estamos generando los mecanismos de coordinación para poder integrar el sistema del teleférico con el sistema de transporte masivo desarrollado por la alcaldía de La Paz.

Este sistema de transporte masivo tiene el objetivo de incorporar buses de capacidad importante para generar un mejor servicio de calidad en las diferentes laderas; es decir las viviendas que se encuentran en alta pendiente en el municipio y la idea es poder establecer la integración de estos sistemas de transporte y la coexistencia de ambos sobre todo para beneficio de la población.

¿Pero será el teleférico el modo central de este sistema del que habla?

El cable termina siendo un tanto más complementario al sistema integrado como tal, porque dada la topografía de la ciudad, necesitamos generar una articulación a través de rutas transversales alimentadas con los Pumakatari, con los Chiki Titis e interconectada con el sistema de cables; ese es un poco el objetivo y la visión de desarrollo que tenemos plasmado en nuestro modelo de planificación de la movilidad urbana en La Paz.

Hemos realizado estudios, se llevaron a diseño final en temas de capacidad, de conectividad y acceso; estos estudios han tomado cerca de 2 años y estamos en el tercer año de implementación ya de la operación de los buses.

Entonces ha sido importante generar esta evaluación antes de traer los nuevos buses con capacidad más alta que van a tener acceso a las vías que, por la estrechez, no permiten el acceso a los buses más grandes y de esta manera y construyendo este sistema de transporte el rol de los buses Pumakatari y de los Chiki Titis son como alimentadores de un sistema de BRT (Bus Rapid Transit) que está pensado a futuro, el cual va a permitir consolidar justamente todo el sistema.

¿En qué consiste este sistema de buses?

Es una iniciativa municipal y estamos hablando ya de más de 150 buses que están circulando en la ciudad de La Paz y este 14 de julio se incorpora un nuevo actor dentro de ese sistema de transporte masivo en el municipio que son buses más pequeños que como mencioné, se denominan Chiki Titis, los buses más grandes que ya están operación se llaman Pumakatari y la idea es que estas intervenciones permitan consolidar un sistema integrado de transporte conformado por los buses de La Paz, con el teleférico, pero también con una integración importante con el municipio de El Alto a través de su sistema de buses qué es el Guaynabus y generar de esta manera un sistema integrado de transporte de alcance metropolitano.