Las mujeres son las que reciben a los turistas que días tras día visitan las islas, como parte del tour que ofrecen por el Lago Titicaca.