Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Comfama Top Home
Donar

Las ciudades no están pensadas para los niños, porque ellos no son prioridad para los políticos

Compartir en redes sociales:

Experto en desarrollo internacional y salud pública en la fundación holandesa Bernard Van Leer, Sam Sternin, propone cuatro estrategias de intervención en favor de los niños y las comunidades vulnerables de las ciudades en Latinoamérica.

Las ciudades no están pensadas para los niños, porque ellos no son prioridad para los políticos
Una de las intervenciones propuesta es la creación o mejoramiento de espacios verdes, parques. Acciones para la seguridad vial, para estimular y facilitar la movilidad activa y segura.

Los problemas sociales son esencialmente urbanos. De hecho, mientras hace 50 años la pobreza se concentraba en las zonas rurales afectando mayoritariamente a la población campesina, ahora la mitad de las personas pobres del mundo están en las ciudades.

Eso dice el experto en primera infancia franco estadounidense Sam Sternin, graduado de Harvard en Ciencias Políticas, magíster en Administración Pública de Princeton, especialista en desarrollo internacional, salud pública y respuestas humanitarias; para quien además las ciudades no son solo un entorno complejo para los niños menores de cinco años, sino también el lugar de las oportunidades, de la buena vida, del desarrollo infantil.

Sobre ello habló en el reciente Foro de Internacional de Intervenciones Urbanas en Lima en el que compartió un mensaje de transformación, “de reimaginar y de rediseñar los entornos urbanos”.

De allí que LA Network dialogará con Sternin para conocer cuáles pueden ser las soluciones para intervenir en problemas infantiles en las urbes.

Para él, existen tres elementos fundamentales que se erigen como retos para la transformación urbana con enfoque en desarrollo de la primera infancia, entendiendo que los cuidados y las posibilidades de los niños en sus primeros años de vida son determinantes para su futuro.

Las ciudades no están pensadas para los niños, porque ellos no son prioridad para los políticos
Experto en desarrollo internacional y salud pública en la fundación holandesa Bernard Van Leer, Sam Sternin, propone cuatro estrategias de intervención en favor de los niños y las comunidades vulnerables de las ciudades en Latinoamérica.

El primero de ellos es el espacio público ya que es un hecho que las ciudades están diseñadas para el trabajo, necesidad y disfrute de los adultos. “Entonces la fundación desde hace algunos años tiene una iniciativa focalizada en ciudades que se llama el programa Urban 95 ya que 95 es la altura promedio de un niño de tres (3) años en el mundo entonces la idea es qué tal si miramos la ciudad desde la altura de 95 centímetros, ¿qué cambiaríamos?”

Agregó sobre este elemento que las ciudades requieren que todos los niños accedan a ese espacio público de calidad para ellos: parques, zonas infantiles, plazas, zonas naturales, áreas verdes, “para que puedan jugar, explorar y disfrutar de ello”, advirtió Sternin.

Un segundo elemento primordial es la movilidad. Para Sternin la movilidad de las madres, padres o cuidadores requiere de infraestructuras o servicios de transporte diseñados para ellos lo que no ocurre en las ciudades actuales donde no se privilegian la movilidad activa o el transporte público de calidad “que le permitan a una madre desplazarse fácil con un segundo hijo de dos o tres años”.

Y un tercer elemento es el bienestar de los cuidadores. El experto señala que estos deben contar con la posibilidad de acceder a los servicios de salud, apoyo en nutrición, educación y empleo.

Cuatro tipos de intervenciones de bajo costo

Para el experto en primera infancia de la Fundación Bernard Van Leer, la primera infancia no es una prioridad para los políticos.

Declara que los políticos responden a las demandas de las poblaciones adultas. “Podría decirte que en muchos países el tema de la primera infancia y de los bebés no es la prioridad de los políticos, ni de los votantes y ni del público. Por eso es normal que los partidos políticos y los poderes públicos no se focalicen mucho en eso porque no es visto como una prioridad”.

Por ello, señaló es necesaria mucha más participación de la ciudadanía, de organizaciones y movimientos de la sociedad civil, culturales, de padres y madres, con el objetivo, insistió el experto franco estadounidense, en “focalizar las decisiones en los primeros cinco años de vida”.

Las ciudades no están pensadas para los niños, porque ellos no son prioridad para los políticos
El experto remarca que las ciudades no son solo un entorno complejo para los niños menores de cinco años, sino también el lugar de las oportunidades, de la buena vida, del desarrollo infantil.

A esto se suma según el experto, las conductas culturales y sociales de los ciudadanos que no permiten o impiden un desarrollo infantil integral. “Seguro muchos papás quieren jugar con sus niños, pero en su contexto cultural eso no está bien o muchas mujeres, teniendo la posibilidad, no cumplen con sus programas de controles prenatales. Son problemas conductuales, como cuando una persona sabe que debe hacer dieta, pero no logra controlarse”.

De allí que en Lima durante el Foro Internacional de Intervenciones Urbanas de Lima (FIIU 2020) y en este diálogo con LA Network, Sternin recordara cuatro tipos de intervenciones en la conducta de las personas y comunidades para estimular mejores condiciones de desarrollo infantil.

La primera es intervenciones al entorno físico: creación o mejoramiento de espacios verdes, parques. Acciones para la seguridad vial, para estimular y facilitar la movilidad activa y segura.

“La segunda es algo muy clásico y se ha usado con frecuencia en salud pública: las campañas de comunicación”. Estas deben focalizarse en el contexto cultural, por ejemplo, en Latinoamérica las telenovelas son muy importantes, entonces ellas pueden llevar mensajes muy fuertes”.

El tercer tipo de intervención son las que el experto llama ‘participativas’. Se trata de no ser explícitos con las personas sino a través de grupos sociales, el club deportivo o cultural, las bases del barrio.

Y, por último, el tipo de intervención que enmarca en la llamada Economía Conductual usada por el Premio Nóbel de Economía, el psicólogo Daniel Kahneman, para estimular recuerdos que les ayuden a las personas, a los padres, a cambiar conductas. “Por ejemplo, vemos casos en que el 30 a 40 % de las personas cambian comportamientos gracias a mensajes por SMS.

Compartir en redes sociales:

5
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros