Las emisiones de la mayoría de los autos diésel en Europa superan los niveles de las pruebas de laboratorio

Las emisiones de la mayoría de los autos diésel en Europa superan los niveles de las pruebas de laboratorio

LA Network - Equipo editorial
22 septiembre, 2018 - Ecología Urbana

Esa es la principal conclusión de un estudio liderado por investigadores del MIT en Estados Unidos. En este caso, la conducción real produce hasta 16 veces más emisiones, causando 2 700 muertes prematuras en toda la Unión Europea, estiman los expertos.

Las emisiones de la mayoría de los autos diésel en Europa superan los niveles de las pruebas de laboratorio
El estudio se centra en las emisiones de óxidos de nitrógeno, o NOx, un tipo de gas que se produce en los gases de escape de los motores diésel.

En septiembre de 2015, el mundo descubrió que el fabricante de automóviles alemán Volkswagen había engañado ilegalmente a las pruebas de emisiones federales en los Estados Unidos, programando intencionalmente dispositivos de control de emisiones para encender solo durante las pruebas de laboratorio. Los dispositivos permitieron que más de 11 millones de vehículos de pasajeros cumplieran con los estándares de emisiones de Estados Unidos en el laboratorio, a pesar de producir emisiones hasta 40 veces más altas que el límite legal en condiciones reales de conducción.

Ahora, un nuevo estudio de MIT (Massachusetts Institute of Technology) informa que Volkswagen no es el único fabricante de automóviles que fabrica autos diésel que producen mucho más emisiones en la carretera que en las pruebas de laboratorio. La investigación muestra que 10 grandes fabricantes de automóviles en Europa produjeron automóviles diésel, vendidos entre 2000 y 2015, que generaron hasta 16 veces más emisiones en la carretera que en las pruebas reglamentarias, un nivel que excede los límites europeos, pero ciertamente no viola ninguna ley de la Unión Europea.

Además, los investigadores estiman que estas emisiones excesivas tendrán un impacto significativo en la salud, causando aproximadamente 2 700 muertes prematuras por año en toda Europa. Estos efectos sobre la salud, encontraron, son “transfronterizos”, lo que significa que las emisiones de diésel producidas en un país pueden afectar negativamente a las poblaciones de otros países, a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia.

“Se puede creer que donde ocurren las emisiones excesivas es donde las personas pueden morir más tempranamente”, señala el autor del estudio Steven Barrett, profesor de Aeronáutica y Astronáutica de Raymond L. Bisplinghoff en el MIT. “Pero en cambio encontramos que el 70 % de los impactos en la salud son transfronterizos”. Es por ello que el investigador afirma que la coordinación no es suficiente en cada país, sino necesaria a escala continental, para “tratar de resolver este problema de exceso de emisiones”.

Es claro que el exceso de emisiones de los 10 fabricantes no es el resultado de violaciones ilegales, como fue el caso de Volkswagen, advierten los científicos. Pero sí “los procedimientos de prueba permisivos a nivel de la UE y las estrategias de control de emisiones defectuosas” pueden ser los culpables.

Steven Barrett, profesor de Aeronáutica y Astronáutica de Raymond L. Bisplinghoff en el MIT.

Detalles del estudio

El estudio se centra en las emisiones de óxidos de nitrógeno, o NOx, un tipo de gas que se produce en los gases de escape de los motores diésel. Cuando el gas se oxida y reacciona con el amoníaco en la atmósfera, forma partículas finas y pueden viajar largas distancias antes de establecerse. Cuando se inhalan estas partículas, pueden alojarse profundamente en los pulmones, causando enfermedades respiratorias, asma y otras afecciones pulmonares y cardíacas. Además, las emisiones de NOx causan la formación de ozono, un contaminante asociado durante mucho tiempo a los resultados adversos para la salud.

“Hay muchos más autos diésel en Europa en comparación con los EE. UU., en parte porque la Unión Europea comenzó a impulsar el diésel por razones medioambientales, ya que produce menos emisiones de dióxido de carbono en comparación con la gasolina”, explica Barrett. “Es un caso en el que el diésel probablemente ha sido beneficioso en términos de impacto climático, pero ha sido a costa de la salud humana”.

Recientemente, la Unión Europea comenzó a ajustar sus estándares para el escape de diésel para reducir las emisiones de NOx y los efectos asociados a la salud. Sin embargo, las investigaciones independientes han encontrado que la mayoría de los automóviles diésel en la carretera no cumplen con los nuevos estándares de emisiones en condiciones reales de conducción.

Riesgos para la salud

En este estudio, Barrett y sus colegas cuantificaron los impactos en la salud en Europa del exceso de emisiones de NOx, emisiones que no se tuvieron en cuenta en las pruebas estándar de los vehículos pero que se producen en condiciones reales de conducción. También estimaron las contribuciones de fabricantes específicos a los impactos totales en la salud relacionados con el exceso de emisiones.

Los investigadores consideraron 10 grandes fabricantes de automóviles diésel vendidos en Europa, para los que se disponía de datos de emisiones de laboratorio y de carretera: Volkswagen, Renault, Peugeot-Citroën, Fiat, Ford, General Motors, BMW, Daimler, Toyota y Hyundai. Juntos, estos grupos representan más del 90 por ciento del número total de automóviles diésel vendidos entre 2000 y 2015, en 28 estados miembros de la UE, junto con Noruega y Suiza.

Para cada fabricante, el equipo calculó la cantidad total de emisiones sobrantes producidas por los modelos de automóviles diésel de ese fabricante, sobre la base de los datos de emisiones disponibles de las pruebas de laboratorio y las pruebas independientes en carretera. Descubrieron que, en general, los automóviles diésel producen hasta 16 veces más emisiones de NOx en la carretera que en las pruebas de laboratorio.

Luego calcularon el exceso de emisiones asociadas con el automóvil diésel de cada fabricante, al tener en cuenta el número de automóviles que se vendieron entre 2000 y 2015.

El equipo utilizó GEOS-Chem, un modelo de transporte químico que simula la circulación de productos químicos y partículas a través de la atmósfera, para rastrear el lugar donde viajó el exceso de emisiones de NOx de cada fabricante a lo largo del tiempo. Luego, superpusieron un mapa de población de la Unión Europea en el modelo atmosférico para identificar poblaciones específicas que estaban en mayor riesgo de exposición al exceso de emisiones de NOx.

Finalmente, el equipo consultó el trabajo epidemiológico para relacionar la exposición de varias poblaciones de NOx a su riesgo de salud estimado. Los investigadores consideraron cuatro poblaciones principales en estos cálculos: adultos con cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer de pulmón.

En general, estimaron que, cada año 2 700 personas dentro de estas poblaciones perderán al menos una década de sus vidas debido a la exposición al exceso de emisiones de NOx de los automóviles de pasajeros. Desglosaron esta cifra por fabricante y descubrieron una amplia gama de contribuciones al impacto en la salud: Volkswagen, Renault y General Motors producían automóviles diésel asociados con la mayoría de las muertes prematuras anuales, cada una de cientos, mientras que Toyota, Hyundai y BMW estaban asociados con menos muertes tempranas.

“No hay un nivel seguro”

Para cada país, el equipo también comparó el exceso de emisiones que produjo, versus el número de muertes prematuras en las que incurrió su población, y prácticamente no encontró ninguna relación. Es decir, algunos países, como Polonia y Suiza, produjeron muy pocas emisiones de NOx y, sin embargo, experimentaron un número desproporcionado de muertes prematuras por el exceso de emisiones originado en otros países.

Barrett dice que este efecto transfronterizo puede deberse a la naturaleza de las emisiones de NOx. A diferencia de las partículas emitidas por las chimeneas, como el hollín, que se asienta principalmente en el área local, el NOx se emite primero como un gas, que puede transportarse fácilmente por el viento a lo largo de miles de kilómetros, antes de reaccionar con el amoníaco para formar partículas, una forma de la sustancia química que finalmente puede causar problemas respiratorios y cardíacos.

“La solución es eliminar NOx por completo”, dice Barrett. “Sabemos que hay impactos en la salud humana hasta niveles preindustriales, por lo que no hay un nivel seguro.”

Ya precisamente varias ciudades europeas se están dando a la tarea de prohibir el uso de vehiculos diésel. Hamburgo fue la primera ciudad alemana en aplicar la prohibición de circulación a vehículos diésel más antiguos. Mientras que ciudades de París, Madrid y Atenas, se comprometieron a poner fin a la circulación de vehículos que usan diésel para 2025. El año pasado la comisaria de Industria de la Unión Europea, Elzbieta Bienkowska, era enfática sobre este asunto al señalar que “El diésel desaparecerá. Y lo hará más rápido de lo que pensamos. Es tecnología del pasado”.

Artículo escrito con información del MIT