Manizales planifica la ‘Ciudad de 15 minutos’

LA Network - Equipo editorial
15 noviembre, 2022 - Hábitat y Desarrollo Urbano

Los sectores del Centro Histórico, El Cable, los barrios La Sultana, La Enea y Versalles, y el centro del municipio de Villamaría, concentran la mayor parte de la actividad urbana y brindan a sus habitantes una amplia disponibilidad de servicios básicos de proximidad (salud, educación, recreación, servicios financieros, administrativos, entre otros). Por eso serían los entornos idóneos para que la capital de Caldas implemente el concepto de “Ciudad de 15 minutos”.

La “Ciudad de 15 minutos” busca la movilidad sostenible y el reverdecimiento urbano. Fotos: Juan Esteban Aristizábal, investigador Grupo de Investigación en Movilidad Sostenible (GIMS) de la UNAL Sede Manizales. Foto: Archivo LA Network

Acuñado por Carlos Moreno, profesor colombo-francés de la Universidad de la Sorbona de París (Francia), el concepto urbanístico de “Ciudad de 15 minutos” se define como un territorio que se adapta a las necesidades de sus habitantes en un rango de desplazamiento de máximo 15 minutos, donde sea posible vivir, trabajar y tener espacios de esparcimiento.

El ingeniero civil Juan Esteban Aristizábal, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, menciona que “dicho concepto implica una descentralización masiva de la ciudad, con el objetivo de mejorar el bienestar y la calidad de vida de la población, además de activar la economía con un desarrollo de escala barrial”.

Así, el estudio realizado por el Grupo de Investigación en Movilidad Sostenible (GIMS) de la UNAL Sede Manizales, se convierte en un insumo de planificación para la capital de Caldas y para otras ciudades intermedias, pues identifica los polos económicos.

Para la investigación se captaron dos fuentes de datos abiertos: (i) la Encuesta Domiciliaria de Viajes del último Plan Maestro de Movilidad de Manizales, y (ii) el uso del suelo en la ciudad, obtenido del Geoportal de la Alcaldía de Manizales, el cual contiene la información cartográfica producto del Plan de Ordenamiento Territorial.

Con esta información se determinaron cuáles son los polos económicos de la ciudad, según tres criterios evaluados en las Zonas de Análisis de Transporte (ZAT) de la ciudad: (i) flujo diario de viajes, (ii) uso del suelo, y (iii) diversidad de servicios.

Así, se determinó que seis zonas de la ciudad cumplen en conjunto con los tres criterios evaluados: El Cable, el Centro Histórico, La Sultana, La Enea, Versalles y el centro del municipio de Villamaría.

“El área de estudio comprende 36 km2 y la existencia de seis polos económicos nos dice que en Manizales existe un polo económico cada 6 km2”, anota el ingeniero civil.

El Centro y El Cable son los lugares más visitados por los pobladores y turistas, porque albergan la mayor concentración de comercio, instituciones educativas, espacios de esparcimiento, hoteles e instituciones financieras y administrativas.

Los barrios La Sultana, La Enea y Versalles son sectores que se caracterizan por una gran actividad urbana y brindan servicios de proximidad a sus habitantes.

Por otra parte, el municipio de Villamaría aún conserva tradiciones del típico pueblo colombiano, con una gran relevancia de su parque central como punto de encuentro y cohesión social de sus habitantes. Allí se presenta un alto flujo de personas y existe un uso mixto del suelo.

Además, se encontró que la Ciudadela del Norte y la Ladera Sur de Manizales son sectores que se deben convertir en polos económicos por su gran número de habitantes y por la ausencia de servicios de proximidad para sus habitantes.

La zona norte de Manizales (comunas Ciudadela del Norte y Nuevo Horizonte) cuenta con cerca de 106.000 habitantes, pero es una zona de baja actividad urbana y muy poco espacio público, lo cual hace que la gente deba desplazarse a los polos económicos de la ciudad con el fin de acceder a las oportunidades y actividad urbana.

En el mismo sentido, la Ladera Sur de Manizales, donde viven alrededor de 129.000 personas, es una zona sin muchos servicios de proximidad, por lo que sus habitantes se ven obligados a desplazarse a otros polos económicos para ejercer su ciudadanía y el disfrute del espacio público.

Al respecto, el profesor Diego Escobar, investigador del GIMS, menciona que “la ciudad de 15 minutos busca abandonar el modelo urbano centralizado en polos económicos, y llevar el desarrollo de la ciudad a los barrios-dormitorio, dotándolos de servicios que dinamicen la actividad urbana en estos, lo cual tiene un gran potencial de aportar en la justicia socioespacial, la cual consiste en que todas las personas tengan las garantías para ejercer su ciudadanía y disfrutar del espacio público y de la actividad urbana, independientemente del lugar de la ciudad donde viven”.

Los resultados de la investigación se presentaron el 27 de octubre en el XII Encuentro Regional de Semilleros de Investigación en la Universidad Tecnológica de Pereira y le fue otorgada el primer lugar de su sala.

Con información de la Agencia de Noticias Universidad Nacional