Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Mayoría de ciudades del estado de São Paulo tiene poca capacidad para adaptarse al cambio climático

Compartir en redes sociales:

En contraste, las ciudades ubicadas en áreas metropolitanas de este estado brasileño puntúan mejor, según un índice que mide la existencia de políticas públicas diseñadas para ajustar sectores críticos a los impactos del cambio climático.

Según Cathrin Zengerling, profesora de la Universidad de Friburgo, pocas ciudades del mundo están cerca de alcanzar los objetivos de emisión de gases de efecto invernadero necesarios para mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de 2 ° C

La mayoría de las ciudades del estado de São Paulo (Brasil) tiene poca capacidad para adaptarse al cambio climático en términos de formular políticas públicas que faciliten la modernización de sus sistemas de vivienda y transporte, por ejemplo, para dar cuenta del impacto del calentamiento global.

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de São Paulo (USP), en alianza con colegas de la Universidad de Campinas (UNICAMP) y la Universidad Federal de Itajubá (UNIFEI) en Brasil, y la Universidad de Michigan en los Estados Unidos.

Los hallazgos claves se presentaron en el IX Diálogo Brasileño-Alemán sobre Ciencia, Investigación e Innovación, titulado “Ciudades y clima, el desafío de la gobernanza multinivel”.

“Encontramos que la mayoría de las ciudades del estado de São Paulo todavía tiene muchas dificultades para alinear las políticas públicas que pueden conectarse con la adaptación al cambio climático”, aseguró Gabriela Marques Di Giulio, autora principal del estudio y profesora de la Universidad de São Paulo.

Para ayudar a las ciudades a evaluar su capacidad para hacer frente al impacto del cambio climático mediante la implementación de políticas que combinen la sostenibilidad y la adaptación a corto y largo plazo, los investigadores desarrollaron un Índice de Adaptación Urbana (AUI), que mide la efectividad de las políticas públicas y la legislación o regulación en la intervención urbana relacionada con el cambio climático en varias áreas, como la vivienda, la movilidad, la agricultura y el medio ambiente.

“Los indicadores de la AUI pueden basarse en datos públicos, como el censo realizado por el IBGE (la oficina nacional de estadísticas de Brasil), por lo que el índice es de fácil acceso y puede actualizarse dinámicamente para reflejar los cambios que ocurren en las ciudades”, dijo Di Giulio.

Los investigadores utilizaron el índice para evaluar los 645 municipios del estado de São Paulo. Los resultados señalaron puntuaciones bajas para más de la mitad en las cinco dimensiones evaluadas.

Las ciudades ubicadas en áreas metropolitanas, donde vive más del 50 % de la población del estado, obtuvieron los puntajes más altos. “La AUI puede ayudar a fortalecer la capacidad de las ciudades para adaptarse y provocar un debate más informado sobre cómo deben prepararse mejor para el cambio climático”, explicó Di Giulio.

El papel de las ciudades

Las ciudades deben establecer estrategias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, lograr la neutralidad climática y contribuir a los esfuerzos globales para mitigar los efectos del cambio climático, dijo Sabine Schlacke, profesora de la Universidad de Münster (WWU) en Alemania.

Debido a que son parte de los estados-nación, las ciudades no tienen poderes de política exterior y su capacidad para actuar de acuerdo con la agenda internacional de mitigación del cambio climático es limitada, pero pueden promover la cooperación con otras ciudades en redes como C40.

“Las ciudades no son abordadas directamente por el Acuerdo de París, por ejemplo. Sin embargo, pueden participar en el desarrollo de contribuciones determinadas en el nivel nacional, las NDC que deben ser presentadas por los estados miembros”, afirmó Schlacke.

Según Cathrin Zengerling, profesora de la Universidad de Friburgo, pocas ciudades del mundo están cerca de alcanzar los objetivos de emisión de gases de efecto invernadero necesarios para mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de 2 ° C y limitarlo a 1,5 ° C por encima de la preindustrial. nivel, según lo establecido por el Acuerdo de París.

Una de ellas es São Paulo. “Entre las razones por las que a São Paulo le ha ido tan bien en este sentido es que la mayor parte de su electricidad proviene de la energía hidroeléctrica”, dijo Zengerling.

Las ciudades que más emiten gases de efecto invernadero son Denver, Chicago y Los Ángeles en Estados Unidos, y Shanghái y Beijing en China, agregó.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen
Imagen

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros