Medellín avanza en proyectos de inclusión a la comunidad LGBT+

Santiago Montoya
9 mayo, 2017 - Inclusión

Proyectos como El Observatorio Ciudadano LGBT en Medellín son la mayor fuente de normalización y acompañamiento para la comunidad, dando así un avance no solo para la imagen de la cuidad ante actores internacionales, sino, también, a la educación de los medellinenses.

La cultura machista y homofóbica predomina en los antioqueños, ya que tenemos grandes influencias religiosas, así que los paisas somos reconocidos por nuestro pensamiento de “echados pa’ lante” en el que predomina la hombría, la fuerza física y reconocimiento del Dios católico, cualquier “hombre” que no esté dentro de estos parámetros merece ser excluido, aborrecido y rechazado, lo que justamente pasa con las personas gais, bisexuales y transgénero.

Con palabras insultantes del parlache medellinense como “marica”, “loca”, y constantes comparaciones con comportamientos “femeninos” es como mostramos el pensamiento de rebajar a la mujer, que no solo se ve aquí sino en todas partes del país y de toda Latinoamérica (como en México donde estas palabras especificas también son muy comunes).

Para crear un cambio se han creado varias instituciones, grupos y proyectos para visibilizar y normalizar la comunidad, tanto a nivel nacional; con: Colombia diversa (a nivel nacional), Centro Comunitario Distrital LGBTI (tres en Bogotá), Asociación Lesbiapolis (Cali) y Armario Abierto (Caldas); como regional; con: LesTorbamos, el Observatorio Ciudadano LGBT en Medellín, el Centro para la Diversidad Sexual y de Genero y Panteras Rosa. En todos estos me quiero enfocar en el más reciente, el Observatorio Ciudadano LGBT en Medellín, que trae consigo un control, un registro de las situaciones inconvenientes para el colectivo, como los índices de suicidio, homicidio y abuso hacia este.

Este proyecto es importante porque por el momento solo contamos con registros periodísticos y de la personaría de Medellín y estudios hechos por la organización Colombia Diversa; en donde se comunican cerca de 250 asesinatos a personas del colectivo por su orientación sexual o su cambio de género, a esto hay que sumarle 60 desplazamientos forzados en la zona rural de la cuidad y varios casos de suicidios en menores de edad, abusos sexuales a mujeres trans que ejercen como trabajadoras sexuales, rechazo en instituciones educativas y abuso de la autoridad por parte de la policía; pero gran parte de esta información tiene vacíos en la información por los mismos pensamientos discriminatorios de los periodistas. Un ejemplo es el caso de la mujer transgénero Shirley, la cual es tratada en la noticia de minuto 30 como “una transgénero” en casi todo el artículo y lo peor, al final de este mismo dice “El ataque dejó a otro miembro de la comunidad Lgbti herido”. Así que el Observatorio Ciudadano, al enfocarse en comunicar debidamente estos hechos, da un nuevo carácter de seriedad a la documentación, visibilización, sistematización y seguimiento de las noticias y evolución de la comunidad y sus tratos.

Colombia es un país tercermundista con grandes metas de desarrollo, en esas está el cumplimento de los derechos humanos, ya lo vimos con la nueva paz dada la desmovilización de las FARC, y en años anteriores con la legalización de la adopción igualitaria y la aprobación de uniones civiles en parejas del mismo sexo. Así que no todo es malo, tenemos un camino que recorrer y un gran futuro por descubrir.