Medellín y tres municipios cercanos protegerán 22,5 hectáreas de ecosistemas estratégicos

LA Network Ciudades - Ciudades
17 noviembre, 2017 - Ecología Urbana

En su compromiso con el cuidado del ambiente, EPM prevé sembrar más de diez mil árboles dentro de las compensaciones ambientales de sus proyectos, a través de un contrato con el Jardín Botánico de Medellín.    

Foto: Tomada de Youtube H13 Noticias

Los municipios de Medellín, Envigado, Bello y La Estrella, en compañía de las Empresas Públicas de Medellín – EPM, firmaron un acuerdo de compromiso para avanzar en la protección de 22,5 hectáreas de coberturas vegetales en zonas de conservación en el área metropolitana del Valle de Aburrá (como se le conoce al valle donde están 10 municipio conurbados con Medellín), en el marco de las compensaciones ambientales de los proyectos de infraestructura de servicios públicos que desarrolla EPM en estas localidades.

“Lo que estamos haciendo no es sembrar árboles en cualquier parte y de manera dispersa, sino mirar más allá y convertir las compensaciones ambientales en oportunidades para conservar ecosistemas estratégicos, proteger y fortalecer corredores ecológicos, aumentar los espacios verdes y generar beneficios para la comunidad”, destacó el gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta.

De acuerdo con el Funcionario, el acuerdo pactado con los cuatro municipios permitirá a EPM protegerá predios o sembrará árboles en zonas tan importantes del Valle de Aburrá como el parque lineal ambiental La Heliodora en Envigado (Sur), el cerro Quitasol en Bello (Norte) y la reserva El Romeral entre los municipios de Medellín y La Estrella (Sur), así como en inmediaciones de la quebrada La Iguaná (Occidente), en desarrollo de las compensaciones de varios de sus proyectos.

Con la firma de este convenio, además, EPM protegerá 13 hectáreas situadas en la reserva El Romeral durante la vida útil del proyecto, estimada en 25 años aproximadamente y también intervendrá cerca de siete hectáreas en áreas del parque lineal ambiental La Heliodora, como compensación por la afectación de especies en veda.

Las compensaciones ambientales son medidas encaminadas a “resarcir y retribuir a las comunidades, a las regiones y, en general, al ambiente, los impactos o efectos negativos ocasionados por un proyecto o actividad sobre las coberturas vegetales, que no puedan ser prevenidos, corregidos o mitigados”, destaca EPM.

En este escenario, EPM siembra en los predios y cuida los árboles por uno, dos, tres y hasta cinco años, luego de los cuales los municipios asumen directamente su mantenimiento y conservación.